"¿Me pasás la ensalada?", decimos los que coloreamos y completamos el plato con vegetales. En otoño están el repollo, el zucchini, el tomate, el rabanito, el zapallito y otros que ya van apareciendo, como el brócoli. Así da gusto comer ensaladas. Ese frescor único que nos llena de energía nos encanta. A algunos les gusta disfrutarlas solas, a algunos antes y a otros después del plato principal.

Tenemos varios trucos para que no nos dé pereza prepararlas y para que los vegetales no se nos echen a perder, abandonados en la heladera. Luego de hacer las compras, ya sea en nuestro puesto de confianza, en la feria o con la canasta orgánica que nos traen a casa, hay que lavar todo en la pileta con abundante agua y dejar un ratito con una cucharada de vinagre o de bicarbonato. Esto es fundamental y, de paso, ya nos quedan listos para futuras preparaciones.

Secamos los vegetales con repasador. Para las hojas verdes se puede usar la centrifugadora o papel de cocina. Una vez escurridas, las guardamos en un tupper con papel por debajo y por encima, luego tapamos y a la heladera, prontas para consumir; además, así duran mucho más. ¿Qué mejor que llegar a casa y tener todo limpio y fresco para armar una rica ensalada?

Acá les dejo dos opciones para aprovechar los vegetales crudos al máximo en su mejor momento, y para salir un poco de la típica mixta de lechuga y tomate. Primero, una sabrosa combinación que amo desde mi infancia; después, un descubrimiento que tengo la necesidad de contarles.

Ensalada de zucchini, rabanitos y ciboulette

Ingredientes 1 zucchini mediano 5 rabanitos Hojitas de ciboulette Aderezo: sal rosada, pimienta, aceite de oliva y vinagre de manzana Preparación Cortamos el zucchini y los rabanitos en rodajas finas, picamos fino la ciboulette y acomodamos en una linda fuente. Condimentamos a gusto y reservamos un ratito antes de comer para que macere.

Ensalada de repollo y tomate

Ingredientes 1⁄4 repollo 2 tomates perita Opcionales para agregar: zanahoria rallada, pasas de uva o ciruela, almendras o nueces. Sal rosada, pimienta y vinagre a gusto Preparación Picamos el repollo lo más fino que nos salga, luego el tomate perita en cubos, y agregamos los opcionales a elección. Condimentar.