Mientras que desde el gobierno consideran que la mejor estrategia para combatir la ola de robos a cajeros automáticos es colocar un sistema de entintado de billetes en todas las unidades durante los próximos 90 días, los bancos privados opinan que la medida es demasiado cara. “Entre perder plata porque los ladrones nos roban y perder plata porque el gobierno nos obliga a gastar, me quedo con lo primero, porque no me gusta pero tampoco va contra mis condiciones ideológicas. Ladrones de verdad son los populistas de izquierda y su manejo irresponsable de las finanzas”, aseguró un ejecutivo de un banco privado. Mientras continúa la polémica, el Ministerio del Interior anunció que intensificará el patrullaje policial en los cajeros que no tienen sistema de entintado. Desde la cartera explicaron: "Estamos seguros de que la medida va a dar resultado. Es más, creemos que podemos darle múltiples usos. Por ejemplo, para combatir la violencia de género. Porque el tema de la custodia policial a las víctimas está complicado, pero si cada una de ellas se instala en un cajero automático, ahí las vamos a poder proteger”. Esta propuesta forma parte de una estrategia mayor del gobierno, consistente en llevar a las mujeres que están amenazadas por sus parejas “a aquellos lugares en donde la custodia policial es realmente importante, como los bancos, los barrios de gente de clase media alta y los comercios que venden mucho”.