Hoy, en una sesión especial que empezará a las 10.00, la Cámara de Diputados comenzará el tratamiento de la Rendición de Cuentas, de 353 artículos. Al inicio, los cuatro partidos principales presentarán sus informes. El diputado nacionalista Gustavo Penadés adelantó a la diaria que su partido no va a apoyar el proyecto cuando se vote en general y presentará una posición “crítica”, ya que el informe económico-financiero de la Rendición de Cuentas constata “el fracaso de la política económica” del gobierno del Frente Amplio (FA). "Confirma que haber gastado todo lo que el país crecía fue una táctica equivocada, y tiene como consecuencia un sistemático crecimiento del déficit fiscal y de la deuda externa”, comentó. Sin embargo, Penadés confirmó que los blancos sí votarán la reasignación de 350 millones con destino a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), la Fiscalía General de la Nación, la Ley de Salud Mental y el Centro de Rehabilitación de Maldonado (los recursos saldrán de partidas asignadas a los ministerios y del Fondo de Estabilización Energética). De todos modos, Penadés subrayó que se reasignan “nada más” que 10 millones de dólares, que el monto implicado en ese procedimiento ha venido bajando, y que “eso es producto de que ya están rascando el fondo de la olla”.

El diputado colorado Conrado Rodríguez dijo a la diaria que su partido también votará contra el proyecto en general, sobre todo, “teniendo en cuenta la situación económica”, ya que “el déficit fiscal es 4%” del Producto Interno Bruto. “Es una situación compleja también para el empleo y para las cuentas públicas en general. Lo que se propone esta Rendición de Cuentas es más gasto –en vez de medidas de austeridad–, con previsiones de crecimiento que los analistas económicos más destacados dicen que no se van a cumplir”, sostuvo. También señaló que los colorados no están de acuerdo con que parte del excedente del Fondo de Estabilización Energética –200 millones de pesos– termine en la ANEP, porque aunque piensan que la educación debe tener más recursos, “ese dinero lo pusieron los clientes de UTE y tiene que volver a ahí, para bajar las tarifas”.

Por el lado del oficialismo, el diputado comunista Gerardo Núñez destacó que con este proyecto el FA apuesta a continuar “en un escenario de redistribución”, en un contexto regional “complejísimo”, en el que “los gobiernos de derecha de Brasil y Argentina están aplicando lo que la oposición quiere aplicar en Uruguay”: “Recortes de gasto social que perjudican a los sectores más complicados”.