El viernes 4 de enero, el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó el valor del Índice de Precios del Consumo (IPC) correspondiente a diciembre de 2018. En el último mes del año, el IPC tuvo se redujo 0,38%. Según este instituto, la cifra final de inflación del año alcanzó 7,96%. Uno de los rubros que explican la reducción es la salud, que tuvo un aumento extraordinario en noviembre, pero una caída de 3,79% en diciembre. Pero el factor principal fue el costo de la vivienda, que bajó 2,88%, por las “bajas en electricidad (-10,41%), debido a la implementación del Plan UTE Premia”, indica el informe del INE. Esta rebaja, en realidad, contrarrestó el aumento de 0,46% en los alquileres de vivienda.

Al igual que en los últimos años, la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE) emitió un comunicado en el que asegura que el gobierno “otra vez” manipula el precio de las tarifas públicas y otros servicios regulados por el Estado para que exista deflación en diciembre. Los trabajadores ponen como ejemplo el plan UTE Premia y aseguran que habrá una inflación “fuera de lo común” en enero. En diciembre la inflación acumulada fue de 7,96%, con lo cual superó el rango meta establecido por el Banco Central del Uruguay, de entre 3% y 7% para ese año. En el comunicado, la COFE recuerda que el IPC se usa para ajustar los salarios tanto de los funcionarios públicos como de los privados, “directa o indirectamente cuando se utiliza como elemento en la negociación colectiva”. Además señalan que el índice afecta las pasividades.

Joselo López, presidente de la COFE, dijo ayer a la diaria que el gobierno manipula el IPC “para que la inflación baje artificialmente y con eso generar un ajuste salarial”. Esto se hace modificando precios como el de la electricidad, lo que afecta bastante en la medición del IPC. “Van seis o siete años en los que la inflación en el último mes [del año] cae”, por lo que se da un ajuste de salarios, y “al mes siguiente [en enero] no sólo se ahorran la plata del ajuste, sino que también aumentan las tarifas, lo que genera una situación que no es la real” y que influye en el salario real de los trabajadores, explicó. Dijo que el gobierno usa otros mecanismos, además del plan UTE Premia, ya que antes de la aplicación de este también se registraba una modificación en el alza del valor del IPC entre diciembre y enero, aunque la suba no era tan pronunciada como lo fue desde el primer año de la aplicación del beneficio, en 2012.

Foto del artículo ''

“En otros momentos se retocaban otros precios. En algún año se llegó a retocar el Cinco de Oro, que también pesa en la medición de los componentes del IPC. Lo que se hizo fue bajar el valor del juego, pero se inventó el pozo revancha. Lo que bajaba por un lado lo subían por el otro. Pero lo que contaba era el Cinco de Oro oficial, y con eso generaron una deflación", aseguró.

En el comunicado, la COFE asegura que no pone en duda la transparencia de los datos del INE, pero asegura que se emplea una canasta promedio de consumo “que data de los años 2005 y 2006”. “Entendemos esto como una falencia técnica, responsabilidad de las autoridades, en base a que una economía en crecimiento desde 2005 y con el impacto de las nuevas tecnologías ha cambiado en los hogares de los uruguayos los patrones de consumo [...]. En otras palabras, no es lo mismo el consumo promedio de un hogar uruguayo en 2005 que en 2018”, dice el comunicado.

López sostuvo que en la actualidad “los uruguayos consumen determinados elementos que no se miden tanto en la canasta como, por ejemplo, las comunicaciones, en lo que tiene que ver con los celulares. Tampoco tenemos una canasta obrera, para medir el consumo de un trabajador medio. Hoy se mide, por ejemplo, la compra de autos cero kilómetro, a los que mucha gente no tiene acceso”.

El sindicalista aclaró que la confederación no está planteando eliminar el plan de la empresa, porque no quieren ir en contra de un beneficio para la población, sino que se haga la rebaja del consumo de la tarifa en los primeros meses del año. La COFE también pide que “el rango meta de la inflación se acerque más a la realidad y a las expectativas de los agentes económicos”. Sobre esto, el presidente del sindicato dijo que el gobierno “permanentemente le está errando a la banda de flotación de la inflación. Ellos plantean que estará entre 3% y 7%, y hace años que le vienen errando. Como el ajuste de los salarios se hace con el centro de la banda, 5%, eso genera que siga siendo el salario de los trabajadores estatales una variable de ajuste para el gobierno”. Hace varios años que los funcionarios públicos hacen este reclamo, recordó López, aunque la confederación no prevé tomar ninguna medida concreta.

Ferreri: la discusión debe centrarse en el salario real

El subsecretario del Ministerio de Economía y Finanzas, Pablo Ferreri, dijo a la diaria que si bien la opinión de COFE es “respetable”, la discusión debería rondar en torno a qué tanto se ajustan las tarifas públicas en relación con el crecimiento de los salarios. “Todas las tarifas, absolutamente todas, aumentaron por debajo de la inflación. Entonces, en términos reales todas bajaron, en un contexto en el que el salario real sigue creciendo, por lo que esto significa una mejora en la capacidad de compra real de los trabajadores uruguayos”. “La discusión debería centrarse en eso”, sostuvo.

Además, Ferreri dijo que hay que tener en cuenta el “contexto regional”, en el que Uruguay se transforma en un “rara avis”, ya que “los salarios crecen y las tarifas bajan en términos reales”, a diferencia de lo que ocurre en los países vecinos.