El abogado Óscar López Goldaracena presentó este lunes, ante la jueza penal de 24º Turno, Ana Ruibal, y ante inteligencia policial, una denuncia en la causa que investiga las amenazas del Comando Barneix, realizadas en febrero de 2017, contra 13 personalidades defensoras de los derechos humanos, entre ellos el propio López Goldaracena. El abogado acompaña la denuncia con las noticias divulgadas por La República y la diaria en las que se consigna la circulación de mensajes de Whatsapp, firmados por el Comando Barneix, que días antes del balotaje instaban a votar a Luis Lacalle Pou “como presidente, con el apoyo de nuestro comandante” Guido Manini Ríos. Los mensajes decían además que se trataba de “una orden” y que “las órdenes se acatan y el que no lo haga es un traidor. Sabemos cómo tratar a los traidores”. Además, el abogado señala que una de las publicaciones citó a un analista político brasileño que en un medio de ese país asoció los mensajes de Whatsapp con el empresario Luciano Hang, uno de los que financiaron la campaña de Jair Bolsonaro, que en vísperas del balotaje en Uruguay llamó vía Twitter a los uruguayos a votar contra la izquierda. Una de las razones de que se asociaran los hechos con el analista es que algunos de estos mensajes llegaron a Uruguay desde números telefónicos de Brasil.

López Goldaracena sostiene que, sin perjuicio de que la conducta denunciada podría calificar de “delito de violencia privada ejercida contra los destinatarios puntuales de los wasaps desde el momento que pretende que realicen un hecho mediante amenazas”, o que también podría calificar de “delito electoral por coartarse el ejercicio libre del sufragio” o de “delito de atentado político no previsto por la ley”, “constituye una agresión indisimulable contra el sistema democrático, el orden político del Estado, las libertades políticas y los derechos de los ciudadanos.