Ayer, a las 14.30, llegaron a las inmediaciones de la terminal de Punta del Este los 120 caminantes de la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (FUCVAM). El jueves, más de 70 personas iniciaron esta marcha desde Montevideo, pero por el camino se fue sumando más, hasta alcanzar aquella cifra. A los manifestantes no se les presentó ningún problema, ni para entrar al balneario ni para acceder a la plaza General Artigas, donde se hizo el acto final.

Desde las 11.00, alrededor de 1.500 cooperativistas de todo el país esperaron cerca de la parada 1. Muchos niños aprovecharon la oportunidad para jugar en la arena, mientas sus padres ultimaban detalles, preparaban las banderas naranjas y las pancartas con las consignas.

Cuando empezó la marcha, sobre la calle Juan Gorlero, los trabajadores de las tiendas y los pocos turistas que recorrían el lugar miraban extrañados y preguntaban quiénes eran y por qué protestaban. Algunos vecinos no estuvieron de acuerdo con que la protesta se hiciera en Maldonado, pero ninguno se acercó a manifestar esa disconformidad. “Que vayan al Palacio Legislativo; no sé por qué tienen que venir para acá”, dijo un veterano a una señora que estaba a su lado mientras miraban a los cooperativistas pasar. A pesar de que hubo un par de quejas, no todos se mostraron en contra: muchos choferes de ómnibus saludaron la protesta con bocinazos, e incluso uno aminoró la marcha para decir: “Arriba los que luchan”, estirando el brazo para darle la mano a una de las integrantes de la FUCVAM.

Los días previos, el intendente de Maldonado y precandidato del Partido Nacional, Enrique Antía (Partido Nacional, Mejor País), había dicho que la manifestación sería perjudicial para el turismo en el departamento. El jueves, mandó una carta al presidente Tabaré Vázquez, en la que expresó la inconveniencia de la movilización. Aseguró que la marcha no sólo no aportaba, sino que perjudicaba “nuestro principal balneario, especialmente en esta temporada, que necesita la solidaridad y la compresión de todos”. Antía quería que el acto no se hiciera en la plaza General Artigas, sino en la parada 42 de la playa Mansa, algo que no aceptaron los cooperativistas.

Manifestante de Fucvam, ayer, en Punta del Este.
Manifestante de Fucvam, ayer, en Punta del Este.

Antes de llegar a Maldonado, en los ómnibus, los participantes iban pensando consignas para cantar contra Antía, pero no hubo mucha creatividad y, finalmente, lo que se escuchó en la actividad fue: “Y ya lo vé y ya lo vé, es para Antía que lo mira por TV”. Los integrantes de una cooperativa de Young (Río Negro) fueron los más contundentes: “Señor Antía, la libertad de expresión no es negociable”, decía su pancarta. Muchos consideraron que las declaraciones del intendente sirvieron para que la convocatoria de ayer fuera mayor.

Alicia Maneiro, presidenta de la FUCVAM, descartó en una rueda de prensa haber perjudicado a los trabajadores del departamento. “Creo que está más que demostrado que somos trabajadores y no pretendemos perjudicar a los trabajadores; son de nuestra clase. Ayer [por el sábado] ingresamos a primera hora a Maldonado y desde ese momento hemos estado consumiendo aquí”, sostuvo.

Quienes recorrieron a pie los 142 kilómetros que separan a Punta del Este de Montevideo fueron quienes ocuparon las primeras filas del acto en la plaza. Estaban muy cansados y algunos tenían llagas en los pies. Uno de ellos contó a la diaria que esta fue una de las actividades más emotivas, ya que se vio la unidad del movimiento, y aseguró que muchos de quienes hicieron el recorrido a pie debieron pedir licencia en sus trabajos.

Los discursos fueron breves y no se profundizó en los reclamos. Jorge Díaz, secretario general de la FUCVAM, reiteró que en Punta del Este están “la oligarquía y el capital”. “Ni un solo papelito hemos tirado, para no perjudicar al turismo y para que no digan que somos sucios”, sostuvo. Calificó de injusto que algunas cooperativas paguen 2% de tasa de interés en los créditos inmobiliarios, mientas que otras pagan 5%. La FUCVAM pide que las tasas de interés se unifiquen en 2%. Como en otras oportunidades, la organización reclamó la exoneración del IVA a los materiales de construcción y pidió que se suba en 50% el impuesto al patrimonio para aumentar el presupuesto del Fondo Nacional de Vivienda.

Manifestantes de Fucvam, ayer, en Punta del Este.
Manifestantes de Fucvam, ayer, en Punta del Este.

Por su parte, Maneiro aseguró que “la pelota la tiene el Ministerio de Vivienda [Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA)]” y que se sentarán a negociar si los vuelven a convocar. “Si no nos llaman, redoblaremos la apuesta [con una] vigilia y con todo lo que tenga que venir”, agregó. El año pasado, la FUCVAM mantuvo una serie de encuentros con las autoridades del MVOTMA, pero la propuesta de reducir una de las cuotas a los buenos pagadores, en lugar de bajar la tasa, fue rechazada en una asamblea.

Sergio Segredo, integrante de la Secretaría de Comunicación de la Dirección Nacional de la FUCVAM, destacó el esfuerzo de los participantes; dijo que están convencidos de que “la lucha paga”. “La plataforma es larga. Lo que pasa es que ahora lo que nos une es el 2%. Vamos a tener muchas luchas más, porque, desde que salimos de la dictadura hasta el día de hoy, hemos luchado gobierno tras gobierno para poder mantener este 2%”, afirmó.