La tranquilidad de la ciudad de Durazno permaneció intacta a pesar del movimiento inusual de autos oficiales, que llevaban a los jerarcas a recorrer establecimientos locales y a sus múltiples audiencias por la ciudad antes del Consejo de Ministros, que se celebrará hoy en el gimnasio polideportivo de Pueblo Centenario. Algunos vecinos y organizaciones sociales de todo el departamento aprovecharon la tarde soleada y calurosa para acercarse a los ministros. Las primeras audiencias fueron en el Club Wanderers, donde el titular del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), Víctor Rossi, pautó sus reuniones.

Media hora antes de la convocatoria, un auto negro con las siglas MTOP en blanco daba cuenta de que Rossi ya estaba allí. No había mucha gente para ver al ministro; sólo se concretaron siete audiencias, aunque algunos vecinos más llegaron sin previo aviso y pidieron hablar con Rossi. Un grupo de padres y docentes del liceo 1 de Paso de los Toros planteó al ministro la necesidad de un gimnasio para el centro educativo, al que concurren cerca de 700 estudiantes. “No hay espacio para hacer deporte, los chiquilines hacen gimnasia en una plazoleta. El gimnasio disponible es municipal y, como se hace mucho deporte, siempre está ocupado”, dijo un par de padres a la diaria. Además, sostuvo que la instalación de un gimnasio sería significativo para toda la zona, ya que a él accederían “el otro liceo, las instituciones y todo el pueblo”.

Entre los duraznenses que esperaban ser atendidos se generaron dos visiones opuestas sobre la instalación de UPM en las proximidades de la ciudad. “Yo tengo expectativas positivas, porque me parece espectacular” y porque va a movilizar una zona donde “hay poco laburo”, dijo un vecino a la diaria. Una mujer que lo acompañaba comentó: “Va a ser un bien para todos, desde comerciantes hasta todos los ciudadanos”. Ambos reconocieron que a muchos ciudadanos les preocupa “la cuestión ambiental” y “todo lo otro que se viene”, porque es una “ciudad tranquila”, y, si bien explicaron que los vecinos no ven con buenos ojos la llegada de mucha gente “que no es del pueblo”, enfatizaron que el impacto, para ellos, será positivo.

Sin embargo, otros se mostraron molestos con la instalación de la nueva planta de celulosa. “Nos va a perjudicar”, señaló un hombre, que luego profundizó: “Hablan de fuentes de trabajo, pero será por tres años mientras duren las obras de construcción. Después se pierden esos trabajos”. Una señora sentada a su lado dijo con ímpetu: “El presidente [Tabaré Vázquez] hizo todo mal. Tendría que haberle preguntado al pueblo, que es al que realmente le interesa [el impacto de la obra], porque a ellos [los gobernantes] sólo les interesa la guita. Nada más. ¿Qué futuro tiene esto para mis nietos? Yo no veo ningún futuro”.

Rossi también recibió a un grupo de vecinos en representación de la cooperativa de vivienda Convi-Unión de Paso de los Toros. Según dijo uno de ellos a la diaria, el terreno por el que luchan desde 2011 para instalar cinco cooperativas que abarcarían a 50 familias lo “están negociando con UPM”. Este vecino aseguró incluso que el predio fue alambrado por las autoridades municipales. “Estamos perdiendo las tierras nuestras por UPM”, afirmó. Hasta el momento no se les había planteado una solución, pero tras la reunión con el ministro comentaron que aún tienen la posibilidad de pelear por el terreno, porque no ha sido vendido. Para eso necesitan que sea adquirido por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) y este lo destine al establecimiento de viviendas. “Si seguimos luchando, puede ser nuestro”, esbozó uno de los cooperativistas.

Al finalizar las audiencias, Rossi dijo a la prensa que se trató de encuentros “movidos”, en los que los vecinos plantearon una variedad de preocupaciones en relación con el “desarrollo –por la vía de convenios– de obras de distinto tipo”, las “consecuencias del trabajo que se está preparando para el Ferrocarril Central” y “determinados sectores de la producción por las afectaciones del accidente del puente de Sarandí del Yi”, entre otros temas. Asimismo, destacó “la posibilidad del intercambio”, como la de “conocer en profundidad algunos temas” y llevarse “casi siempre más trabajo” de los consejos abiertos. También señaló que “la instalación de UPM y el hecho de que [hoy] el gabinete se realice en Pueblo Centenario incorporan algunos temas específicos”, pero igualmente es un espacio como otros.

Sobre el inicio de las obras del Ferrocarril Central, Rossi dijo que no le “molesta” que no se hayan empezado, porque conoce “cuáles son las dificultades para que se disponga la habilitación ambiental”. Subrayó que el trabajo ya ha comenzado y que “lo único que no se puede abordar es el trabajo físico”, sí “el desarrollo de proyectos”.

“La cooperativa es la mejor solución”

Más tarde, una decena de vecinos esperaba a la titular del MVOTMA, Eneida de León, frente a la sede del ministerio en la ciudad. Tenían planteos centrados en problemas de cooperativas de vivienda. Dos mujeres dijeron que fueron a reclamar que se redujera a 2% la tasa de interés para su cooperativa y los representantes de Convi-Unión –que más temprano se reunieron con Rossi– que fueron a pedir explicaciones sobre el posible proceso de adquisición de su terreno por el ministerio.

Un vecino comentó indignado que le llamó la atención “la poca gente” que concurrió a las audiencias y lamentó que los ciudadanos perdieran la “oportunidad de manejar información de primera mano” sobre sus viviendas, el ferrocarril y UPM. “Por redes sociales todo el mundo tiene problemas, pero ¿y acá?”, se preguntó. Luego añadió que “en 2015 [en un gabinete abierto en Carlos Reyles] pasó exactamente lo mismo”. Explicó que, si bien el tema le preocupa, fue a manifestarse por su casa y algunos procedimientos de regulación que enfrenta la cooperativa a la que pertenece.

En diálogo con la prensa, De León sostuvo que fundamentalmente recibieron a cooperativistas de Durazno y Paso de los Toros con dificultades en la búsqueda de terrenos y otras cuestiones por estar “lejos de los institutos”. Resaltó la fuerza del movimiento cooperativo de Durazno y apuntó que para su cartera la cooperativa es la “mejor solución” habitacional, porque logra una mejor integración con la sociedad. Consultada por la prensa, aseveró que se “mantiene en diálogo” con el sindicato del MVOTMA (que el viernes volvió a paralizar las autorizaciones ambientales, luego de que se frustrara una reunión tripartita) y que por ahora el conflicto no se interpone con las habilitaciones necesarias para el inicio de las obras del Ferrocarril Central. “En general, creo que hoy la Dinama [Dirección Nacional de Medio Ambiente] tiene todos los elementos para elaborar una resolución, pero eso depende de las medidas gremiales”, manifestó. En relación con UPM, comentó que este conflicto tampoco obstaculiza los avances en la negociación, porque “aún no hay una resolución de la instalación de la planta”. Enfatizó que no hay “plazos perentorios” para presentar los permisos y que “cinco o seis funcionarios” no van a perjudicar el acuerdo entre el país y la empresa finlandesa.

Víctor Rossi, durante una audiencia con productores de Sarandi del Yi, por un nuevo puente.
Víctor Rossi, durante una audiencia con productores de Sarandi del Yi, por un nuevo puente.

Pasillos congelados

Al caer la tarde, el titular del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, participó en una recorrida con el ministro de Industria, Energía y Minería, Guillermo Moncecchi, por las instalaciones del frigorífico Breeders & Packers Uruguay (BPU), que el 13 de febrero concretó la primera exportación de carnes al mercado japonés en 19 años, tras la apertura del mercado nipón anunciada por Vázquez a inicios de diciembre del 2018.

Antes de ingresar a las instalaciones, Murro intercambió algunas palabras con la prensa. Destacó el valor del frigorífico para Durazno y Uruguay, y felicitó las nuevas obras para ampliar la producción de la planta, que emplea a más de 700 personas. Asimismo, celebró la apertura del mercado de carnes al “mercado más exigente del mundo”.

Murro sostuvo que está “expectante” de lo que ocurrirá en “Durazno, Tacuarembó y todo el centro y noreste” del país con la nueva planta de celulosa y el ferrocarril desde Paso de los Toros a Montevideo. “(UPM) va a generar miles de puestos de trabajo y va a darnos la oportunidad de desarrollar otras cosas”, aseguró. “Lo mismo sucederá con [las obras de] el ferrocarril, que queremos iniciar cuanto antes”, añadió. Lamentó “los palos en la rueda” que “algunos dirigentes de la oposición” están poniendo a estos emprendimientos. “Estamos en Durazno, que tiene 14% de desocupación. Son 26.000 personas trabajando y 3.600 desocupados. Esa gente que está poniendo palos en la rueda tendrá que explicarles a estas personas desocupadas por qué no quieren que en este gobierno se inicien estas obras”, concluyó.

Una vez dentro de la obra, con fachada de puro vidrio, el director y gerente del BPU, Daniel de Mattos, hizo una presentación del funcionamiento general de la planta. Señaló que el establecimiento cuenta con “tecnología de vanguardia” y que tiene una “capacidad de faena de 1.200 cabezas por turno”. “Es una planta de las más modernas”, aseguró. Mientras tanto, el ministro, atento, tomaba apuntes de cifras y datos.

Luego, los presentes, que vestían chalecos naranjas y cascos grises, se trasladaron al predio donde se construirá la extensión de la planta, que se prevé inaugurar en diciembre de este año. Allí donde hoy hay un enorme pozo rodeado de montañas de pedregullo, arena y otros materiales, y donde se comenzaron a construir los cimientos, se proyecta la construcción de un galpón destinado a la producción de “harina de sangre” y “sebo no comestible”, que sirve para producir jabón, grasa para tortas fritas y biodiesel, señaló el ingeniero a cargo del recorrido. De Mattos cerró la presentación diciendo: “Hay que tener imaginación”, mientras mostraba un diseño del futuro galpón. Comentó que se trata de un emprendimiento “de última tecnología”, que incorporará por primera vez en Uruguay un sistema que eliminará por completo el mal olor en la producción. Sobre el final, mientras el sol se ponía en pleno atardecer, Murro felicitó a quienes trabajan en el frigorífico y terminó el recorrido.