La precandidata por el Frente Amplio (FA) Carolina Cosse confía en que va a ganar las elecciones internas. Sobre su vínculo con el Movimiento de Participación Popular (MPP), dice que se siente respaldada por el sector y por su líder, José Mujica. Asimismo, se refirió a un escenario sin mayoría parlamentaria y se mostró confiada en poder tender puentes con la oposición: “En todas mis responsabilidades, cuando armo equipos no le pregunto a nadie a quién vota. En mis equipos hay gente que es del FA y gente que no lo es”.

“Ser mujer en campaña ha sido una nueva experiencia. He visto que nadie me discute las propuestas. Eso se llama invisibilización”, dijo en un acto. ¿Qué discriminaciones ha sentido en el correr de la campaña por ser mujer?

De la gente, ninguna. Estoy teniendo una campaña muy intensa con la gente. Si te fijás, no tengo vía pública; no tengo enormes carteles en ninguna carretera. El foco de la campaña está en las propuestas y en la gente. Entonces, como la campaña está basada en propuestas y con la gente, te puedo decir que la gente no me hace ninguna discriminación y que he recibido el apoyo de una enorme cantidad de mujeres, incluso de otros partidos políticos. La discriminación viene de los aparatos, en particular del político. Lo dije no porque me queje, porque no sé ponerme en papel de víctima. Soy una luchadora, soy una ingeniera que trata de resolver los problemas para ir delante y no me quedo lloriqueando en un rincón. Pero me hicieron la pregunta y la contesté.

¿Comparte el criterio de que el que gana las elecciones internas es el que elige a su dos en la fórmula, o considera que tiene que ser la fuerza política la que lo defina?

Creo que tiene que ser una decisión de la fuerza política, lo he dicho siempre. Por supuesto, todas las voces se tienen que oír: de la que gana o del que gana y de toda la fuerza política. No creo que esto sea un juego en el que si gano, la pelota es mía y hago lo que quiero. Yo desearía que me acompañara uno de los otros tres precandidatos.

El precandidato Daniel Martínez planteó que si gana, no es seguro que usted integre la fórmula. ¿Cómo le cayeron estas declaraciones?

No sé lo que dijo Daniel. Cada cual puede opinar lo que quiera, yo ya dije lo que pienso.

¿Integraría la fórmula si pierde?

Yo estoy trabajando al 100% para ganar. Gane quien gane, la definición la tiene que hacer el FA. No me niego a nada, porque acá lo importante es el proyecto. Hay que conversar; es un puente que hay que cruzar en ese momento y tenemos que cruzarlo todos.

A pesar de que esta interna es más competitiva que la de 2014, parecería que el FA no ha logrado grandes niveles de movilización en esta campaña. ¿Coincide?

Recorro mucho el interior y veo que la gente se está moviendo. Montevideo está mucho más quieto. En el interior voy a comités y se llenan, incluso queda gente afuera. No veo que esté flojo en el interior.

Los niveles de aprobación de esta gestión de gobierno no son buenos. ¿Dónde cree que estuvieron las fallas?

Estos años han sido los más complejos desde el punto de vista internacional, no sólo para Uruguay. El panorama internacional geopolítico ha cambiado muchísimo en estos cinco años. La economía también es más compleja. Nuestros gobiernos frenteamplistas lograron arreglar una enorme cantidad de situaciones de Uruguay, pero en el medio el mundo cambió, y eso no lo podemos dominar. Creo que este gobierno ha tenido un marco diferente y que lo que ha logrado es mantener la estabilidad y cierto crecimiento, pero en un marco absolutamente adverso.

El precandidato Daniel Martínez ha manifestado discrepancias y ha tomado distancia con este gobierno. ¿Siente que quedó en un lugar de “precandidata oficial” de la actual gestión?

Soy profundamente frenteamplista, y para mí eso implica una noción muy importante, que es la lealtad con el proyecto. Si me dicen que soy la precandidata oficialista, me siento orgullosa si es que es así, porque soy antes que nada frenteamplista y siempre voy a defender las gestiones del FA, sin dejar de desconocer dificultades y las cosas que quedan por hacer.

Uno de los temas presentes en la agenda de la campaña electoral es la reducción del déficit fiscal. Usted planteó que una solución es aumentar los ingresos, ¿pero qué gastos se pueden reducir?

Yo planteé algo antes de eso: desde un punto de vista político, plantear que el nudo del futuro de Uruguay es el déficit fiscal es un error. El nudo del futuro de Uruguay no es un indicador económico, el nudo es hacia dónde y cómo queremos ir. Después, para implementar ese camino, hay que entenderse con la realidad, y eso implica que uno de los índices que hay que cuidar mucho es el déficit fiscal. Si queremos hablar de eso, por supuesto que hay que reducir los gastos. Hay que ir sección por sección del Estado, viendo dónde podés ahorrar. En algunos casos vas a poder, en otros no. Unifiquemos todos los programas para la infancia en un solo paraguas, destinemos un único fondo a todos esos programas y vamos a tener una efectividad muchísimo mayor, porque vamos a estar focalizando en el universo donde nos queremos focalizar. Reducimos gastos y aumentamos eficiencia.

Pero cualquiera sabe, ya sea en un hogar o en una empresa, que si la estrategia de futuro es reducir gastos y aumentar la eficiencia del gasto, estás sonado. Tenés que tener una estrategia de futuro, y esa estrategia tiene que apuntar a que también aumenten los ingresos. ¿Cómo se aumentan los ingresos? Haciendo cosas distintas. Si yo tengo la misma matriz productiva y el mundo sigue igual de complicado, no voy a poder aumentar los ingresos. Entonces tengo que apostar a mantener el tejido social, promoviendo obra pública con inversión privada.

Carolina Cosse.

Carolina Cosse.

A contracorriente de los demás candidatos, usted propone no aumentar los impuestos a los sectores más pudientes.

El programa del FA dice que se estudiará la factibilidad de que eso suceda y yo estoy de acuerdo con eso. Lo que digo es que tal como está la realidad, me propongo focalizar todos los esfuerzos en dinamizar el mundo del trabajo. Para dinamizarlo preciso obra pública, y para hacer obra pública, como estoy limitada por el déficit fiscal, preciso inversión privada. Hay cierta cantidad de capacidad de ahorro privado nacional y creo que es importante darle la oportunidad de invertir en obra pública. Entonces, en lugar de ponerle impuestos, yo quiero darle la capacidad de invertir y después medir si es que no invertía porque no se podía o porque se no quería. Entonces, después de eso vemos.

El asesor de economía del Partido de la Gente, Javier de Haedo, propuso subir el Impuesto al Valor Agregado (IVA) para conseguir resultados a corto plazo en el abatimiento del déficit fiscal. ¿Qué opina de esta propuesta?

Me parece la propuesta más contra los uruguayos que pueda haber, porque no hay impuesto más injusto que el del IVA, que es al barrer, y al barrer siempre pierden los más débiles. Me parece un disparate. Es el impuesto más regresivo.

¿Cómo evalúa el vínculo con el MPP?

Muy bien. El vínculo viene bien con todos los sectores. Quiero destacar el trabajo comprometido que está haciendo toda la gente del MPP, no solamente los dirigentes, todos los militantes. Voy mucho al interior, trabajo mucho con ellos, con los demás sectores y con gente independiente. Ellos mismos fueron los que me propusieron crear para estas internas la lista 42020, para que la gente que quiere votar esta candidatura y que no quiere votar un sector tenga una opción. Así que la relación es muy buena, es de trabajo y permanente.

En sus declaraciones sobre este ciclo electoral, José Mujica hace más referencia a la importancia de octubre (y en particular, a la elección que pueda hacer el MPP en esa instancia) que al resultado de la interna. ¿Esperaba mayor respaldo de Mujica?

Creo que Pepe es un referente nacional e internacional. Ha dicho en innumerables ocasiones que yo soy la candidata que el país necesita y para mí eso es un honor. Pepe está haciendo en esta campaña lo que tiene que hacer. La candidata soy yo, él no puede estar en mi lugar. Tenemos muchos actos en común y otros donde va él y no voy yo, porque, igual que con los demás, nos estamos complementando bien. En todo caso, yo confío en él.

¿No esperaba un mayor apoyo del que está recibiendo?

Confío en él, en el sentido en que confío en su palabra. Él dice que soy la candidata que el país necesita, hace lo que tiene que hacer. No esperaba ni más ni menos, está haciendo lo que la biología le permite y además expresándose con mucha claridad.

Uno de los escenarios posibles es que el FA gane sin mayorías parlamentarias; ¿con qué partidos entablaría puentes?

Hay que matarse laburando para que el FA gane con mayoría parlamentaria. Creo que no hay que tener vergüenza en decirlo, porque acá se trata de un proyecto u otro y para eso se precisa mayoría. En cualquier caso, siempre hay que tener las puertas del diálogo abiertas. En todas mis responsabilidades, cuando armo equipos no le pregunto a nadie a quién vota. En mis equipos hay gente que es del FA y gente que no lo es, y me ha ido bastante bien. Tengo vocación unitaria dentro del FA, lo he demostrado muchas veces, de muchas maneras. La mayoría de las veces no haciendo declaraciones, porque creo que el silencio también es un valioso medio de comunicación, y he demostrado en todos estos años mi vocación unitaria en el FA y también mi vocación de diálogo en mis trabajos. Así que, ¿con quién habrá que dialogar, con o sin mayorías parlamentaria? con todos, pero con sensatez.

¿Cómo estará compuesto el gabinete?

Tengo para elegir a rolete gabinete en todo el FA.

¿Tiene algún nombre en la mente? Por ejemplo, para Economía o Industria.

Hay gente muy capaz en todo el FA, muy capaz. [Mario] Bergara sería un lujo en cualquier lugar. Para mi sería un lujo en cualquier posición.

¿Qué opina del fenómeno Sartori?

Me parece bien que la gente se integre a la política. Lo expresaste bien en la pregunta, en el sentido de que no lo personalizaste en él, hablaste de un fenómeno, y el fenómeno me parece que es un peligro para la democracia, porque me hace temer que los uruguayos vendan su voto; ahí me pregunto si las elecciones se ganan con plata. Es como si estuviéramos eligiendo una marca de dulce de leche, de yogur o de ropa. No estamos eligiendo un envase, estamos eligiendo a la persona y el proyecto que va a conducir al país. Veo un enorme despliegue de dinero justamente de gente que critica el despilfarro. Espero que los uruguayos tomen una buena definición y no se dejen confundir.

¿Y del candidato de Cabildo Abierto, Guido Manini?

Eso ya se veía venir de lejos.

¿Cuando integraba el gobierno veía que era posible la candidatura del ex comandante?

Sí, lo veía como un movimiento político partidario muy calculado.

En las últimas encuestas, Manini creció en intención de votos y pasó de un 2% a un 7%. ¿Cómo lo evalúa?

La gente es libre de elegir lo que quiera, eso es la democracia y es el marco democrático el que hay que proteger. A la ultraderecha hay que contestarle hablando con la gente, invitándola a reflexionar, a tener memoria, a pensar en los últimos años de su vida, en lo que fueron los anteriores.