Cabildo Abierto, el partido que postula a la presidencia al ex comandante en jefe del Ejército Guido Manini Ríos, tiene entre sus dirigentes a un convencional identificado por el Ministerio del Interior por integrar organizaciones neonazis en Uruguay.

Según publicó hoy El Observador, se trata de Germán Dorrego, quien se subió junto a Manini Ríos a un balcón el 31 de julio para inaugurar el “Cabildo Reglamento de tierras de 1815” en el Cerro, y dio su voto como convencional a la candidatura a vicepresidente de Guillermo Domenech.

Según este medio, su pasado neonazi es ampliamente documentado en redes sociales, donde publicada fotos y respondía en Facebook al nombre de Germán Panzerfaust, en alusión a un lanza granadas antitanque de origen alemán, utilizado por el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial.

En su antiguo perfil de Facebook, Dorrego tiene fotos tatuándose la palabra skinhead en su pierna izquierda y también lo muestra con un tatuaje en el hombro derecho en el que hay un escudo con el águila nazi y la leyenda skinhead. También tiene fotos junto a una pintada callejera que dice “Skinhead oeste”, y dos imágenes que aluden a la “Juventud Patriota Montevideo”.

Además, dos videos lo muestran ensayando con su banda de música “Contra ataque 88” que, según sostuvo El Observador, en base a la página Metapedia, se formó a fines del año 2009 “con el fin de revivir la escena musical del RAC (Rock Against Communism) en Uruguay y levantar la escena skinhead local”. El medio consigna que Contra ataque 88 se transformó en 2012 en la primera banda de RAC en Uruguay en editar un álbum. Dorrego además tiene el logo de la banda, compuesto por dos tubos o caños cruzados, tatuado en el brazo derecho, según se ve en varias de las fotos que tiene en su Facebook.

Según El Observador, se trata de la misma imagen que apareció en la tapa de dos boletines de propaganda skinhead incautados por la Policía en la casa de uno de los integrantes de un grupo de simpatizantes nazis que habían protagonizado una golpiza en el bar Los Girasoles a fines de julio de 2017, entre los que estaba el propio Dorrego, informó el medio en base a fuentes policiales.

Tras ser detenido, Dorrego admitió ante la jueza Ana Ruibal que había estado en el bar en el que se hicieron saludos nazis y que también participó el 19 de agosto en un encuentro en las Canteras del Parque Rodó que rindió culto a Rudolf Hess, un militar y político alemán muy cercano a Adolf Hitler. A pesar de su declaración, tras la situación solo hubo un procesamiento y Dorrego recuperó su libertad.

En declaraciones a El Observador, Domenech dijo que “ignoraba” el pasado de Dorrego. “Me entero por usted. Le aseguro”, le respondió al periodista. Incluso dijo que no podría identificarlo. “Esto, como se dice vulgarmente, es buscarle el pelo al huevo. Lo único que le digo es que nosotros rechazamos esa ideología… Y, bueno, también habrá gente que tiene antecedentes de haber integrado el Partido Comunista, de una célula terrorista del PCU o del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros […] Uno no puede estar haciendo un estudio minucioso de la gente que se le acerca”, declaró. Dorrego, por su parte, declaró al medio que los skinheads son una "tribu urbana" y que jamás se identificó ni propagó el nazismo. "Yo soy uruguayo, soy artiguista, creo en mi país", aseguró.

El pasado 25 de julio, un día después del acto de un acto de Cabildo Abierto, la diaria publicó la foto de un joven con un buzo que tenía las siglas “HKN KRZ”, una abreviatura en alemán para la palabra esvástica. El joven fue separado del partido, que rechazó esta "ideología foránea".