El Grupo de Investigación en Arqueología Forense (GIAF) del Uruguay encontró restos humanos en el predio donde funcionaba el Batallón de Infantería Blindado Nº 13, en Avenida de las Instrucciones 1933 y camino Casavalle. La información fue confirmada a la diaria por el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo, cuando se dirigía al predio militar en la tarde de ayer. Horas antes, el ministro de Defensa Nacional, José Bayardi, recibió la información del hallazgo e “inmediatamente se dirigió al lugar” al que también llegaron Roballo, el subsecretario de Defensa Nacional, Andrés Berterreche, el director de Derechos Humanos de esa cartera, Juan Delgado, y el comandante en jefe del Ejército, Claudio Feola. También se hicieron presentes en el lugar el fiscal especializado en Crímenes de Lesa Humanidad, Ricardo Perciballe, la jueza penal de 23º Turno, Isaura Tórtora, y un equipo de la Policía Científica.

Ya entrada la noche, y luego de varias horas dentro del ex cuartel, la primera en salir y hablar con la prensa fue Tórtora. “Recién los antropólogos están comenzando a trabajar, porque carecían de luces. Ahora ya les instalaron luces y van a comenzar a trabajar”, explicó la jueza, quien confirmó la información que ya circulaba entre los periodistas de que el GIAF iba a trabajar toda la noche en la excavación, para asegurar la extracción de los restos antes de la lluvia que estaba pronosticada. La jueza también informó que los restos hallados ayer estaban “cerca” de los de Fernando Miranda, que fueron encontrados en el mismo predio en 2005. Sin embargo, Tórtora dijo que no podía precisar la distancia entre ambos lugares. Consultada sobre si se trataba de restos de una o varias personas, dijo: “No tenemos conocimiento aún”.

La jueza de Pando, Isaura Tórtora, ayer, en el Batallón 13.
La jueza de Pando, Isaura Tórtora, ayer, en el Batallón 13.

Instantes después de que se fuera la magistrada actuante, Bayardi, Roballo, Berterreche, Delgado y Feola salieron del ex cuartel para informar a los medios de comunicación. El ministro de Defensa Nacional dijo que había sido notificado en el correr de la tarde de ayer de que “se habían encontrado restos sobre la barranca cerca del arroyo”. “Son restos humanos que todavía no se extrajeron. El equipo de antropología va a seguir trabajando toda la noche para tratar de extraer todos los restos. Es una zona inundable”, agregó.

Bayardi dijo que la zona del hallazgo “está cautelada judicialmente desde el año 2011” y en el lugar “se venía trabajando, y en el marco del trabajo que ya venían haciendo los antropólogos fue que aparecen” estos restos. “El equipo va a tratar de determinar si estos hallazgos óseos son restos aislados o se logra extraer todo, si fuera un esqueleto”, dijo el ministro.

Finalmente, Bayardi consideró que el hecho es significativo “para la sociedad uruguaya en su conjunto y particularmente para los familiares de detenidos desaparecidos”, pero advirtió que “este es un tema muy sensible”, por lo que cualquier información será “acotada a lo que diga” la Justicia actuante. “Lo peor que hay en esto es generar expectativas, sabemos que las expectativas después llevan a frustraciones”, añadió.

Foto del artículo ''

En 2005, fueron encontrados en esta unidad militar los restos del escribano y militante comunista Fernando Miranda, padre del actual presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, que estaba desaparecido desde 1975. En 2016, el juez penal, Pedro Salazar, solicitó que se retomen las excavaciones en el predio donde funcionaba el Batallón de Infantería Blindado Nº 13, en busca de los restos de María Claudia García de Gelman. En esta unidad funcionó durante la última dictadura militar el centro clandestino de detención "300 Carlos".

Por su parte, Roballo habló sobre el presidente Tabaré Vázquez: señaló que “está siguiendo paso a paso lo que está pasando” y que les había pedido que “dispusiéramos todo lo necesario para que los equipos y la Justicia puedan avanzar”. El prosecretario de Presidencia valoró que este hallazgo “tiene que ver con años de esfuerzo, de persistir en la materia”. Luego, los jerarcas, el fiscal Perciballe y el móvil de la Policía Científica se retiraron del lugar. El fiscal especializado dijo a la diaria: “Lo primero que hay que hacer es el trabajo de campo, que es extraer el cuerpo”. “Una vez que se extrae el cuerpo, se lleva al laboratorio del GIAF, ahí se reconstruye el cuerpo o todas las piezas que se encontraron. Después de eso se extrae el ADN y con posteridad a la extracción de ADN se envía a Argentina para el cotejo de los rasgos genéticos. Lleva su tiempo todo este trabajo previo, ni que hablar el envío a Buenos Aires, pero desconozco de cuánto tiempo estamos hablando. Acá hay como diez o 15 días de trabajo previo”, informó.

Repercusiones

El anuncio del hallazgo coincidió con la realización de actos de la campaña electoral, por lo que se conocieron rápidamente las opiniones de los candidatos a la presidencia. Daniel Martínez, del Frente Amplio, dijo a la salida de un conversatorio de presidenciables que “la lucha para saber qué ha pasado con los desaparecidos es para mí un problema de ética, de valores”. “Que aparezca un cuerpo más ratifica que esta lucha debe continuar, que pese a que se ha intentado muchas veces tirar un manto de olvido sobre esto, hasta que no se sepa qué pasó con cada desaparecido es una lucha que debe continuar”, agregó. Sostuvo luego que se siente comprometido “para seguir trabajando para que la verdad se sepa y no quede un solo familiar sin saber”.

Por su parte, el candidato a la presidencia por el Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, también se refirió al tema. Reconoció que en la campaña de las pasadas elecciones se le preguntó cuál había sido su peor error político: “Yo dije que el peor error que había cometido no era un error político sino un error humano, que era más grave”. Lacalle Pou se refirió a la ocasión en la que sobre la búsqueda de los desaparecidos dijo que había que “dar vuelta la página”, pero ahora valoró que había cometido “una enorme injusticia sobre el sentimiento de familiares que no van a dar vuelta la página hasta que satisfagan la necesidad de saber dónde están sus seres queridos”. Por eso prometió “prestar atención y dar toda la asistencia que sea necesaria” para continuar la búsqueda. En tanto, el candidato del Partido Colorado, Ernesto Talvi, dijo que su posición sobre el tema es muy clara y que “la responsabilidad del Estado no se va a extinguir nunca”, y “siempre que haya un hilito de esperanza para que las familias puedan hacer su duelo y saber qué fue de la vida de sus seres queridos va a haber que seguir buscando”.

Finalmente, en diálogo con la diaria Ignacio Errandonea, integrante de la organización Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos, dijo que están tramitando la posibilidad de entrar en el lugar.

El 27 de junio de 2016 se instalaron frente al ex Batallón Nº 13 y al Servicio de Material y Armamento (edificio vecino al ex cuartel) dos placas de la memoria que decían: “Aquí funcionó el Batallón de Infantería Nº 13, que fue centro de detención, desaparición, tortura, muerte y enterramiento clandestino entre 1972-1985”, y la otra: “En el Servicio de Materiales y Armamento, funcionó el Centro Clandestino de Detención 300 Carlos, también llamado ‘Infierno grande’, lugar de detención, desaparición, tortura y muerte desde 1975”. Ambos textos culminan así: “Nunca más terrorismo de Estado. 27 de junio de 2016”. Estas placas fueron vandalizadas la semana pasada.