En la mañana de ayer el fiscal especializado en Delitos de Lesa Humanidad, Ricardo Peciballe, informó que después de que el Grupo de Investigación en Antropología Forense (GIAF) trabajó durante toda la noche completando la excavación en el predio del ex Batallón de Infantería Blindado Nº 13, en Instrucciones y Casavalle, se podía asegurar que el hallazgo del martes correspondía a un esqueleto completo, que estaba enterrado “más o menos a un metro” de profundidad y que había sido cubierto de cal en el momento del enterramiento. Consultado sobre la importancia del hallazgo desde el punto de vista jurídico, Perciballe dijo que “la relevancia es que se encontró un cuerpo, que es algo muy importante para los familiares, y además una esperanza de que se sigue trabajando en el tema”. Contestando una pregunta recurrente, el fiscal aseguró que encontrar el cuerpo fue consecuencia de “un trabajo de rutina que se viene haciendo desde hace años”. “Fue la casualidad que se encontrara en una búsqueda intensa que se venía realizando en este lugar”, agregó. Con respecto a la causa, dijo que “si se identifica a la persona”, esta podría tener “probablemente una causa por desaparición forzada”, pero “lo que cambia podría ser la situación jurídica, si en algún momento se sabe quiénes son los responsables”.

La organización Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos había solicitado formalmente a la jueza penal de 23º Turno, Isaura Tórtora, poder ingresar al predio militar, lo que fue concedido.

Lo que cuenta la tierra

Al mediodía, los familiares de detenidos desaparecidos llegan al ex Batallón Nº 13. Un soldado los recibe y les comunica que no están autorizados a entrar. Ellos le muestran la autorización judicial, pero el soldado responde que necesitan la presencia de la jueza. Unas horas después, la magistrada llega al lugar y los familiares ingresan al predio militar. “Es una cuestión de sensibilidad. Para mí es un familiar mío. Lo más seguro es que no sea mi hermano, pero Familiares es una gran familia. Hace 40 años que nos juntamos para trabajar, somos una gran familia. Para nosotros es importante tomar contacto con la tierra que nos devuelve a un familiar. Es algo fundamentalmente afectivo e importante”, dijo el integrante de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos Ignacio Errandonea a Teledoce.

Desde la entrada del Batallón al lugar del hallazgo hay casi un kilómetro de distancia. Más tarde, un ómnibus del Ejército traslada a la prensa hasta el predio cautelado. En el suelo hay bolsas de tierra, baldes con etiquetas y pequeñas palas. Un arroyo bordea la tierra removida. Unos pequeños banderines rojos indican el lugar de los restos. Alicia Lusiardo, la antropóloga encargada de la excavación, cuenta que lo que sobresale de la tierra es un cráneo.

El silencio es absoluto. La máquina retroexcavadora está quieta. Los antropólogos tienen sus manos lejos de la tierra, y esperan parados mientras escuchan el relato de la antropóloga. Lusiardo habla rápido, sin mucha pausa. Los rastros de sol que quedan son fundamentales para culminar el trabajo.

Integrantes de equipo de antropólogos, en la excavación en el Batallón 13.
Integrantes de equipo de antropólogos, en la excavación en el Batallón 13.

La antropóloga continúa narrando cómo fue el procedimiento para dar con los restos. “Se trabajó con la retro y con material fino”, dice, y luego cuenta que el esqueleto hallado está completo. Al momento, los antropólogos constataron que se trata de un individuo adulto, y que el patrón de enterramiento es el mismo que en los cuatro hallazgos de restos de desaparecidos en Uruguay: esqueletos cubiertos de cal y enterrados a unos 80 centímetros de profundidad (ver recuadro).

El desafío en esta oportunidad, cuenta Lusiardo, era doble por la cercanía de la excavación con el arroyo Miguelete: “Teníamos que hacer la recuperación prácticamente en vertical, sin dañar los restos, y teníamos la preocupación de que estuviera completo y que con el transcurso de los años hubiéramos perdido parte del esqueleto. Sin embargo, se ha podido hacer la recuperación casi completa”.

Ayer de tarde se había detectado un “textil” debajo del cráneo, en otras palabras, una camisa, y los miembros superiores junto con las manos y un fragmento de pelvis que todavía no habían retirado. “En estas horas vamos a estar retirando esos restos y también lo que queda de tórax, [para] llevar todo esto al laboratorio”, cuenta Lusiardo.

Caso sensible

También habló con la prensa Tórtora, quien confirmó que “los trabajos se van a continuar realizando, por eso se cauteló la zona, justamente por una colega que estaba antes, y se va a seguir trabajando”. “Va a seguir como zona cautelada, porque era lo que estaba establecido en el expediente”, indicó, y dijo que en los próximos días se reunirá con los técnicos del GIAF para determinar los pasos a seguir continuando con los trabajos en el predio. En cuanto a las muestras de ADN, Tórtola dijo que se tomarán dos, una que se enviará a Córdoba, Argentina, y otra muestra “testigo” que quedará en Uruguay. La jueza dijo: “La sede entiende la sensibilidad del caso, es un caso de naturaleza especial, de derechos humanos, y no puede ser similar a otros”. Según Perciballe, el envío del ADN a Argentina podría tardarse dos semanas.

Detenidos desaparecidos hallados e identificados en Uruguay hasta ahora

Ubagesner Chaves Sosa
Hallazgo: 29 de noviembre de 2005
Lugar: chacra de la Fuerza Aérea (Pando)
Nacimiento: 15 de febrero de 1938
Familia: casado y padre de una hija
Secuestro: 28 de mayo de 1976
Militaba en la Unión Nacional de Trabajadores del Metal y Ramas Afines y en el Partido Comunista del Uruguay

Fernando Miranda
Hallazgo: 2 de diciembre de 2005
Lugar: Batallón de Infantería 13 (Montevideo)
Nacimiento: 4 de julio de 1919
Familia: casado y padre de dos hijos
Secuestro: 30 de noviembre de 1975
Militaba en el Partido Comunista del Uruguay

Julio Castro
Hallazgo: 21 de octubre de 2011
Lugar: Batallón de Infantería Paracaidista 14 (Toledo)
Nacimiento: 13 de noviembre de 1908
Familia: casado y padre de dos hijos
Secuestro: 1º de agosto de 1977
Militaba en la Federación Uruguaya de Magisterio

Ricardo Blanco
Hallazgo: 15 de marzo de 2012
Lugar: Batallón de Infantería Paracaidista 14 (Toledo)
Nacimiento: 27 de diciembre de 1938
Familia: casado y padre de dos hijas
Secuestro: 20 de diciembre de 1978
Militaba en la Agrupación de Funcionarios de UTE y en el Partido Comunista Revolucionario

Más allá del hallazgo y de la expectativa que genera, en diálogo con la diaria Óscar Urtasún, de Madres y Familiares, se mostró molesto porque llegaron puntualmente a la hora a la que fueron citados, pero “la jueza nos hizo esperar dos horas y media afuera”, “siendo familiares que estamos hace 40 y pico de años en la búsqueda de la verdad”. También criticó la actitud de los efectivos militares que los recibieron: “No había uno solo con mando como para tomar una decisión y responder ante nosotros”, y cuestionó la ausencia del ministro de Defensa Nacional, José Bayardi, en el lugar. Por el contrario, saludó el trabajo del GIAF. “Estuvimos contemplando el trabajo de los antropólogos y son unos fenómenos, gente que parece de otro planeta por como laburan, por el esmero, porque no se pasan quejando de las condiciones en que están trabajando”, expresó, en referencia al estado en el que se encuentra la zona cautelada, que no se puede limpiar y en la que se asientan residuos arrastrados por el arroyo. Respecto del significado del hallazgo de nuevos restos, Urtasún se mostró cauteloso y dijo que “hay que esperar” para hacer más valoraciones.

También ayer se pronunció sobre el hallazgo el candidato a la presidencia de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, cesado por el presidente Tabaré Vázquez como comandante en jefe del Ejército por realizar duros cuestionamientos a la Justicia cuando esta remitió al Poder Ejecutivo los fallos del Tribunal Especial de Honor sobre la conducta de Luis Maurente, Jorge Silveira y José Nino Gavazzo, condenados por múltiples delitos de lesa humanidad. Manini Ríos dijo a Radio Monte Carlo que el nuevo hallazgo es “una buena noticia, en la medida en que se confirme que es uno de los desaparecidos que se estaban buscando”. “Es una buena noticia y ojalá que haya más hallazgos que puedan de alguna forma ayudar a ir cerrando esa página tan dolorosa de nuestro pasado”, agregó, y sostuvo que cuando era comandante en jefe del Ejército siempre dio “el apoyo total a la vigilancia del predio, al apoyo logístico, todo lo que se precisó”. El militar retirado aseguró que de llegar a la presidencia continuará con las búsquedas de desaparecidos, “siempre que haya información creíble”.