El gobierno uruguayo rechazó la convocatoria aprobada por la Organización de Estados Americanos (OEA) al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), por la iniciativa de algunos países.

"Uruguay se negó a apoyar esta convocatoria que muestra un claro intento, nuevamente, de manejar políticamente instrumentos jurídicos internacionales en pos de intereses cuya única meta es el derrocamiento de un gobierno, no importa lo legítimo del procedimiento que se utilice", sostuvo en una rueda de prensa el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa.

El canciller además sostuvo que los mismos países que promovieron esta resolución, rechazaron una enmienda propuesta por Costa Rica para excluir de forma expresa el uso de la fuerza.

"La única lectura posible de este rechazo es que lo que pretenden, justamente, es utilizar la fuerza", dijo Nin Novoa. El canciller argumentó que estos países "intentan darle legitimidad a una intervención armada que echa por tierra los esfuerzos realizados por la OEA desde hace 70 años para que los conflictos entre los países de la región se resuelvan por la vía pacífica", bajo el argumento que “la crisis en Venezuela representa una clara amenaza a la paz y la seguridad en el hemisferio".

Según Nin Novoa, una eventual invasión de “puede tener consecuencias”, ya que “además de la terrible pérdida de vidas humanas y el sufrimiento del pueblo venezolano, es una verdadera desestabilización en el continente”.