El Plenario Departamental del Frente Amplio (FA) en Rocha ya definió a sus tres candidatos. Competirán dentro de la fuerza de izquierda en mayo el actual intendente Aníbal Pereyra (Movimiento de Participación Popular, MPP), el ex jefe comunal Artigas Barrios (Partido Socialista) y la dos veces alcaldesa del Chuy Mary Urse (Asamblea Uruguay). En conversación con la diaria, Pereyra se mostró confiado en que el FA de Rocha pueda ganar por cuarta vez consecutiva el gobierno departamental.

¿Cómo está la interna del FA en Rocha? ¿Qué papel juega Artigas Barrios?

Desde que asumió el gobierno departamental, el FA comprendió que la tarea más importante no es mirarse el ombligo ni cómo queda parado cada sector o cada dirigente. La tarea de construcción es mucho más amplia; lo entendimos. Pensamos en cómo se deben construir las políticas públicas, que tienen que transformar a la sociedad involucrando al ciudadano, pero errores siempre va a haber. La construcción política del FA en nuestro departamento ha sido un tesoro. No en vano es el único departamento del interior, junto con Canelones, que tiene la posibilidad de ganar cuatro gobiernos consecutivos. Me preguntaron si la candidatura del Chueco [Artigas Barrios] era impuesta, y es todo lo contrario. Artigas planteaba una candidatura única y yo discrepaba, él entendía que había una buena visión de los vecinos, pero es claro que la figura del Chueco excede al FA, hay vecinos que lo quieren.

"A veces en la competencia olvidamos el objetivo principal por el que nos debe mover la militancia política".

Me decía que en Rocha hay un “tesoro” en el que no se mira a los candidatos, sino al proyecto. ¿Le parece que eso se quebró en Montevideo?

No digo que se haya quebrado, digo que a veces en la competencia olvidamos el objetivo principal por el que nos debe mover la militancia política. Me duele cuando veo diferencias que no se basan en cuestiones filosóficas, políticas o ideológicas. Me preocupa la atomización. Pero eso no pasa sólo en política, está pasando en toda la sociedad: en las comisiones barriales, en los clubes. Cuando hay diferencias dentro de un colectivo, lo más fácil es cortar campo, autoproponerse como candidato y construir otra lista u otra fracción. El FA tuvo una forma diferente de construir política: desde lugares que parecían antagónicos nos juntamos tras un proyecto. Tenemos que seguir construyendo el proyecto de futuro. Yo soy respetuoso de los colectivos, porque entiendo que es la construcción más sólida pero más difícil, sobre todo en estos tiempos de individualismo y selfies. Nos transformamos en algo que no somos.

No entiendo esa explicación aplicada a lo que pasa en el FA en Montevideo. ¿Quiere decir que los precandidatos se están mirando mucho a sí mismos y no al proyecto?

No, no estoy hablando de los candidatos, estoy hablando de una lógica que me parece que se está instalando en la sociedad: si no estoy de acuerdo con alguien y estamos en un mismo proyecto, en lugar de buscar seguir dialogando para construir, busco el camino más corto, formo un sector y me autopostulo candidato. No estoy hablando de nadie en particular, sino de un fenómeno que está instalado. A veces hay gente que desde abajo fogonea esa forma de hacer las cosas.

"Pensamos que los procesos son como dar vuelta una página, que la renovación y los cambios son fáciles. Todo cuesta un poco más. Lo de Mujica va a estar mientras Mujica esté vivo".

El MPP sigue dependiendo mucho de la figura de José Mujica. ¿Cómo se está dando el proceso de renovación en el sector?

Es muy difícil desprenderse. Nos pone en crudo debates que a veces minimizamos. Pensamos que los procesos son como dar vuelta una página, que la renovación y los cambios son fáciles. Todo cuesta un poco más. Lo de Mujica va a estar mientras Mujica esté vivo. Va a haber mucha gente que lo va a seguir viendo como lo que es, sin dudas el MPP tiene una trascendencia a partir de él. Pero tampoco pesa lo que él manda hacer. La izquierda tiene que capitalizar el aporte de las grandes figuras, como el Pepe, Tabaré [Vázquez] y Danilo [Astori]. Yo insisto en no perder la identidad de ser de izquierda; lo que nos tiene que identificar es la construcción generosa de la sociedad.

Una de las lecturas que se hicieron después de la segunda vuelta es que cuando el MPP se hizo cargo de la campaña, el FA repuntó. ¿Qué opina de esta teoría?

No es así. No creo que las derrotas y los triunfos sean a raíz de una sola causa o un fenómeno, creo que hay muchas causas. Parte de la derrota es responsabilidad del propio FA. Hay que dejar que pasen las elecciones departamentales para hacer catarsis y mirar el escenario completo. Es importante ser humildes y reconocer los errores, e identificar los problemas para resolverlos.

“Estos 15 años de gobierno [del FA en Rocha] han levantado la vara de las demandas y las exigencias de las cuestiones que hay que aterrizar”.

¿Cómo va a ser su campaña?

Voy a renunciar el 8 de febrero a la Intendencia. Vamos a definir ejes. Sin duda, estos 15 años de gobierno han levantado la vara de las demandas y las exigencias de las cuestiones que hay que aterrizar. Los gobiernos departamentales nunca pueden dejar de lado la inversión en infraestructura pública ni la mejora de los espacios públicos. Sacar el agua de un barrio que se inunda es construcción de una vida mejor. Un eje fundamental es el manejo equilibrado de los recursos públicos; estos cinco años nos demuestran cómo lo hicimos: se han potenciado las inversiones públicas, algo que no todos los gobiernos departamentales han conseguido. En abril habilitaremos un relleno sanitario, una inversión de más de tres millones de dólares que salieron de las arcas públicas departamentales, de los impuestos que pagan los vecinos. Ese era el salto que había que dar en el manejo de los residuos sólidos.

¿Le parece que Yamandú Orsi es una figura con proyección nacional para las elecciones de 2024?

Con Yamandú nos conocemos desde hace muchos años, de la militancia. Es un compañero con mucha capacidad. Hay responsabilidades con las que se aprende mucho, como la que él ha tenido, y eso te va consolidando como referente, sobre todo al ponerse en el lugar del otro, al no ser dogmático y tener la capacidad de articular sin perder la claridad de tu idea. Creo que el FA tiene muchos compañeros y compañeras con esa proyección, y no sólo para las próximas elecciones, sino para la construcción política. Se ganarán las elecciones o no, pero tiene que haber una mirada política a largo plazo.

¿Quién más tiene proyección nacional?

No sé. Los pingos se ven en la cancha.

¿Cree que usted tiene esa proyección nacional?

No me gusta hablar de mí.

¿Cuáles son sus impresiones sobre el anteproyecto de ley de urgente consideración?

He leído algunas cosas que me han preocupado, también algunas cosas que fueron planteadas por el gobierno actual y no fueron votadas por la oposición. Creo que hay que hacer un análisis profundo del articulado y tener un debate profundo, sin caer en cortinas de humo.

¿Cuáles son los puntos que más llamaron su atención?

La seguridad es un tema muy sentido por la población y necesita soluciones, pero yo quiero ver con lupa otros artículos, como qué va a pasar con ANCAP, qué va a pasar con los salarios.

"Cuando tú construyes algo para embromar a otro, o con ambiciones personales, no tiene mucho futuro".

¿Cómo ve a la coalición “multicolor”?

El único motivo que los sigue juntando es ganarle al FA; hasta que no encuentren un programa común, formas que los lleven juntos sin pisarse los callos..., recién ahí van a tener una propuesta sólida. Ya hay choques en algunos departamentos, porque se juntan algunos y dejan a otros afuera. Cuando tú construyes algo para embromar a otro, o con ambiciones personales, no tiene mucho futuro. Yo espero que, por el país, las cosas salgan bien. Lo que veo es que el formato de construcción tiene esa debilidad.

Hace algunos años tuvo duros cruces con el entonces diputado Álvaro Delgado, del PN. ¿Cómo lo ve en su nuevo rol de secretario de Presidencia?

El entredicho fue hace más de diez años y se mantuvo en el tiempo. Los hechos consolidan las palabras; yo sé que se quiso sacar del eje y decir que no era tan cierto lo de la forma en que adquirió la tierra de [el Instituto Nacional de] Colonización, que no fue como un organismo público tiene que actuar. Lo que digo es que si estás en un pedestal durante diez años, acusando al gobierno de corrupción y en lo relacionado con políticas públicas, exigiendo austeridad, y en tu accionar haces todo lo contrario, se estaba exigiendo lo que no se cumplía. No es una cuestión personal. Álvaro Delgado sabe más que nadie que no fue algo personal.

Si gana el FA en Rocha, va a haber un gobierno nacional de otro partido. ¿Cómo ve ese cambio?

En este país ese tema incidió fuertemente, a tal punto que hubo departamentos que tuvieron una guerra permanente con el gobierno central, Rocha fue uno. Ahora el país ha transitado por otros caminos y tiene definiciones institucionales más sólidas. En los últimos 15 años la mayor parte de los gobiernos departamentales los tuvo el PN, y si algo tuvieron fue certeza en el porcentaje de las transferencias definidas en el Presupuesto, coordinadas en el Congreso de Intendentes con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, y eso no va a cambiar, porque el presidente electo sabe, y lo dijo con mucha claridad que hay que dialogar.

Una definición declarativa

La semana pasada los guardavidas de Rocha se declararon en preconflicto por temas de infraestructura. Pereyra dijo a la diaria que se trata de “una definición declarativa”, porque hay servicio en las playas del departamento. El actual intendente se mostró sorprendido por la definición de los trabajadores porque, según él, también hacen un reclamo por 14 funcionarios sancionados en la temporada 2016-2017, que no aceptaron hacerse controles de espirometría, “que por protocolo se estableció en base a determinaciones del Ministerio de Trabajo [y Seguridad Social]” para todo el quinquenio. El intendente admitió que este año tampoco se hizo ese control, pero aseguró que la casilla que falta en Aguas Dulces es por un problema de avance del agua por las construcciones privadas sobre la costa.

.