La hora de las definiciones se acerca y el tablero político del Frente Amplio (FA) en la capital está que arde. La posibilidad de reflotar la candidatura de Daniel Martínez sacudió este miércoles la interna frenteamplista y los acontecimientos se precipitaron, ya que los tiempos son cada vez más cortos. Álvaro García bajó su precandidatura y este jueves se reunirá con Martínez; en paralelo, algunos grupos del espacio “moderado” oficializarán en las próximas horas su apoyo al ex intendente. La novedad también incidirá en la complicada interna socialista, y Martínez deberá resolver cómo quedará su vínculo con el histórico partido, al que está afiliado desde hace 46 años. En paralelo, el Movimiento de Participación Popular (MPP) confirmó este miércoles que respalda a Villar, y Cosse sumó el apoyo de Casa Grande. El Plenario Departamental, convocado para el 24 de enero, tendrá la palabra final.

Después de perder en la segunda vuelta de las elecciones de 2019, el entonces candidato del FA, Daniel Martínez, se tomó unas vacaciones y, tiempo después, volvió a aparecer en algunas actividades frenteamplistas. En aquel momento varios integrantes del FA empezaron a manejar su nombre como posible precandidato a la Intendencia de Montevideo (IM) y él dijo a sus allegados que tenía intenciones de postularse.

Sin embargo, luego de reunirse con la dirigencia del Partido Socialista (PS), y ante los reparos que le manifestó el secretario general, Gonzalo Civila, Martínez resolvió dar un paso al costado y anunció en su cuenta de Twitter que no sería candidato a la IM. La dirección del PS continuó explorando las opciones, y el 10 de enero la Departamental socialista anunció formalmente su respaldo a la ex precandidata del FA Carolina Cosse. Esto desencadenó tensiones internas en el PS, dado que varios integrantes del ala renovadora cuestionaron el manejo que hizo la dirección en ese proceso, ya que no consultó a los organismos pertinentes.

Daniel Martínez (archivo, julio de 2016).
Daniel Martínez (archivo, julio de 2016).

Tras la baja de Martínez, el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García, resolvió tirarse a la carrera electoral y negociar con Pablo Ferreri, subsecretario del Ministerio de Economía y Finanzas, para definir cuál de los dos mantenía su postulación, ya que representan al mismo electorado “moderado” en la interna frenteamplista.

Sin embargo, la situación dio un giro sorpresivo en las últimas 48 horas, cuando empezaron a decantar algunas conversaciones que habían empezado hace una semana en una reunión en la casa de la diputada Cristina Lustemberg (Participar, Articular, Redoblar, PAR) en el balneario Punta Negra (Maldonado). En ese encuentro participaron Ferreri, García y varios dirigentes del oficialismo, entre ellos Fernando Nopitsch, Gerardo Rey, Enrique Rubio y Marcelo Melo (Vertiente Artiguista, VA), Rafael Michelini (Nuevo Espacio), Jorge Rodríguez y Marcelo Schelotto (Partido Demócrata Cristiano, PDC), Eduardo Pereyra (5005), Óscar Curutchet (Asamblea Uruguay) y delegados del movimiento PAIS. Allí, según pudo saber la diaria, Rubio fue enfático en la idea de reflotar la candidatura de Martínez. El presidente de la VA también fue el primero que se contactó con el ex intendente capitalino para que volviera a pensar en la posibilidad de postularse y habilitó el diálogo del ex presidenciable con otros sectores. “En todo este proceso Rubio jugó un rol clave al colocarse en un lugar parecido al que ocupó en el comando de la campaña”, comentó este miércoles un allegado a Martínez.

Con este cambio, la decisión de Martínez dependerá de que un “arco político grande” le pida que revea su postura y que tanto Ferreri como García renuncien a presentarse. El director de la OPP se comunicó en la tarde de este miércoles telefónicamente con Martínez y le transmitió que lo apoyaría, según pudo saber la diaria. Plataforma, su sector político, divulgó en la noche del miércoles un comunicado en el que manifiesta que “ante la disposición que nos ha expresado” Martínez de “aceptación de su candidatura”, impulsará los “mayores consensos a favor de la misma, por ser quien mejor refleja el espacio progresista amplio”.

En las próximas horas, además, es probable que surjan otras expresiones formales de respaldo, y las miradas apuntan a grupos como la VA, la Liga Federal, PAR, la lista 5005, el PDC, el movimiento PAIS o el Partido Obrero Revolucionario. “La decisión de Álvaro de largarse se dio cuando Daniel se había bajado. Ahora la situación cambia, porque para nosotros siempre era la primera opción”, comentó un dirigente de Plataforma.

Ferreri, en tanto, no ha decidido por ahora bajar su candidatura. Este miércoles llegó de un viaje y hoy analizará el escenario, en particular con sus compañeros del Nuevo Espacio y de Asamblea Uruguay (AU), el primer grupo que lo apoyó. Por otra parte, en AU no hay una decisión tomada. El sector tenía fijada el martes 21 la reunión del Consejo Político para definir su candidato, pero es probable que la decisión se adelante. Óscar Curutchet, dirigente de AU, dijo que el proyecto encabezado por Martínez los integró; sin embargo, agregó que se decantarán por la persona que sea mejor para el FA y para Montevideo.

Por otra parte, José Antonio Maldonado, dirigente de la Liga Federal, dijo a la diaria que su sector “siempre” estuvo dispuesto a apoyar a Martínez y que esta sigue siendo su “primera opción”. Según evaluó, si el ex candidato a la presidencia no se postula a la IM, luego se le dificultaría para ser presidenciable en 2024. “Sin duda, es el mejor candidato. Lo que palpamos con los militantes es que ni la candidatura de Cosse ni la de Villar mueve gente”, afirmó. “Ya lo dijimos: si es la mejor opción como candidato a presidente, lo es también para ser intendente, sobre todo cuando no va a haber recursos económicos”. “Daniel, con toda la experiencia que tiene, entendemos que es el mejor”, resaltó. Si bien la primera opción es apoyar a Martínez, la segunda apuesta sería apoyar a la “tercera vía”, en concreto, a la candidatura de Ferreri.

Por otra parte, este miércoles de tarde la Departamental de Montevideo de Casa Grande se reunió para tomar una decisión respecto de las candidaturas. la diaria supo que la decisión de Martínez de postularse no cambió el escenario que manejaba el sector y finalmente apoyó a Cosse por amplia mayoría.

“No voy a entrar en una telenovela”

Cosse estuvo reunida este miércoles con la Departamental de Montevideo. Allí puso su nombre a disposición para que el Plenario la tenga en cuenta como candidata a la IM. En una rueda de prensa dijo: “En la reunión lo que intercambiamos es que yo estoy de acuerdo con que se maneje mi nombre [...] Tuvimos una larga y fraterna charla con los compañeros y las compañeras”, dijo.

Consultada sobre la posible precandidatura de Martínez, con quien compitió y perdió en las internas del FA, dijo: “No voy a entrar en una telenovela, esto es serio. Lo último que sé es que el compañero había decidido no participar en las elecciones, es un tema personal, yo no soy de hablar de los demás”, dijo. Con relación al apoyo del PS, aseguró que para ella es un honor, porque “es un partido fundacional del FA”.

Sobre la posibilidad de que el MPP, que en la interna apoyó a la ingeniera pero ahora respalda al neurocirujano Álvaro Villar, dijo: “Me parece bien. Cada sector tiene sus procesos, sus tiempos. Para mí son entrañables compañeros; vivimos instancias muy intensas durante la campaña”.

Hasta el momento Cosse tendría el respaldo del PS, el Partido Comunista del Uruguay, Casa Grande y el Frente Izquierda de Liberación. Este sector emitió este miércoles un comunicado en el que destaca la experiencia de Cosse en la gestión, “con visión de futuro” y su participación en las elecciones internas.

Álvaro Villar.
Álvaro Villar.

Más tarde, el MPP formalizó su decisión y mediante un comunicado respaldó la precandidatura de Álvaro Villar. El texto destaca que durante su trabajo como director del Hospital Maciel Villar demostró “ser un hombre íntegro, sensible y comprometido con aquellas personas que menos tienen” y con “la construcción de una sociedad más igualitaria”. Además, considera que Villar representa “valores y prácticas” con los que el FA debe “reconectar”: “un frenteamplista independiente con una profunda vocación de servicio”. “Estas características son las que necesita el candidato a intendente del departamento de Montevideo: humildad y experiencia de gestión de calidad”, agrega.

Las propuestas de Cosse

Cosse dijo este miércoles que “hay que soñar con una Montevideo integrada”, para que “la Montevideo que recorren los turistas sea la clase de Montevideo que disfrutamos”. Aseguró que un rol fundamental es contar con el espacio público para trabajar contra la marginación. “Resolver la falsa dicotomía entre mercado inmobiliario y espacio público, resolver la falsa dicotomía de lo rural y lo ciudadano”, dijo.

Cosse fue parte de la IM en 2008, durante el mandato de Ricardo Ehrlich, cuando trabajó en la División Tecnología de la Información. “En mi trayectoria hay una acumulación de experiencia de gestión y de política. En los temas básicos de la gestión de la IM, lo que resta por hacer hay que hacerlo bien, mientras que lo que se hizo bien hay que hacerlo mejor. Tenemos que querer una ciudad limpia, luminosa, cuidadosa, cercana e integrada”.

Carolina Cosse, ayer, en la sede del Frente Amplio.
Carolina Cosse, ayer, en la sede del Frente Amplio.

Consultada sobre la relación entre la IM y la Asociación de Empleados y Obreros Municipales (ADEOM), Cosse aclaró que no le gusta hablar de sí misma, pero recordó que es “una gran defensora del diálogo y de la apertura”. “Cuando trabajé en la IM tuve diálogo y relación con el sindicato, y fuimos resolviendo bien las cuestiones sobre la marcha. En los cinco años que fui presidenta de Antel no hubo ningún conflicto, gracias al diálogo intenso, y como ministra he participado en la conformación de mesas de diálogo. Esa va a ser mi propuesta: dialogar con seriedad”, dijo.

La precandidata no descartó volver a participar en debates, y aseguró que siente que la campaña tendría que ser “cuerpo a cuerpo con la gente”, y “la gestión también”. Dijo además que en 2019 hubo una gran lección “de que debe haber una nueva fórmula de hacer política y gestión; una gestión encerrada en un edificio no tendría sentido”.