Estamos en 1941. Un U-Boot alemán en misión de espionaje es repentinamente descubierto. A pesar de la orden de sigilo total, varios destructores le siguen el rastro desde la superficie. El capitán Prochnow deduce que hay un espía a bordo, uno que está transmitiendo mediante código Morse. La única ubicación posible para esto es el cuarto de control del submarino, donde están su segundo oficial Rumenigge, los timoneles Klinsmann y Hoss, el técnico de radio Petersen y el operador de radar Bauer. ¿Quién de ellos está saboteando la misión? Envianos un mensaje encriptado a [email protected].

Foto del artículo ''

Solución de la entrega anterior: la propia doctora de Interpol ha contaminado accidentalmente las muestras con su ADN.