Saltar a contenido

Pablo Peluffo

“Levantate, nene, que no tenés nada”

El problema que se intenta plantear es: ¿A qué jugamos?, ¿A qué enseñamos a jugar? ¿Son realmente los niños los protagonistas del juego? ¿Somos nosotros los que demandamos un tipo de fútbol priorizando solamente el resultado?