Varias personas cercanas al presidente Luis Lacalle Pou se encuentran dentro del millón y medio de uruguayos que fueron víctimas de la masiva filtración de datos personales tomados de una vulnerabilidad en Facebook, que fueron publicados de forma gratuita en un foro de hacking el 3 de abril.

En el registro de datos filtrados en Uruguay, al que tuvo acceso la diaria, se encuentran los números de teléfono de la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón, el vocero de Presidencia, Aparicio Ponce de León, el secretario Álvaro Delgado y la esposa del presidente, Lorena Ponce de León. A ellos se les suma el asesor presidencial Nicolás Martinelli, que también se vio afectado, como informó la diaria el jueves.

Asimismo, la diaria pudo comprobar que ni Lacalle Pou ni el prosecretario de Presidencia, Rodrigo Ferrés, sufrieron la filtración de sus datos personales.

Argimón fue consultada por la diaria y dijo que no estaba al tanto de que había sido afectada.

Como informó la diaria anteriormente, otras personas que fueron víctimas de la filtración son los senadores Guido Manini Ríos (Cabildo Abierto), Óscar Andrade y Claudia Hugo (Frente Amplio) y la exdiputada colorada y actual vicepresidenta de OSE, Susana Montaner.

¿Qué pasó?

Un programa generaba números de teléfono sucesivamente y los introducía en una brecha de seguridad de Facebook que permitía acceder a los números de teléfono de los usuarios. Si Facebook le devolvía información de un usuario, lo agregaba a una base de datos.

En total, la filtración masiva, que se produjo en 2019, afectó a 533 millones de cuentas, 24% del total de usuarios ese año.

Según Alon Gal, director de Tecnologías de la empresa de ciberseguridad Hudson Rock y creador del blog Under the Breach, que investiga y monitorea crímenes cibernéticos, la liberación de estos datos deja a los usuarios expuestos a ser víctimas de spam, estafas o hackeos mediante el uso de ingeniería social.

Además de los números de teléfono asociados al Facebook ID (el código identificador de cada cuenta) y el nombre de la cuenta, la base de datos cuenta en algunos casos con direcciones de correo electrónico, fecha de creación de cada cuenta y otras características como biografía, situación sentimental, fecha de nacimiento, lugares donde las personas estudiaron o trabajaron y equipos deportivos por los que simpatizan.

La directora de Comunicaciones y respuesta estratégica de Facebook, Liz Burgeois, dijo en Twitter que la filtración no era actual, sino que correspondía a “información antigua sobre la que se informó anteriormente en 2019”, y que en agosto de ese año se “solucionó el problema”, evitando hacer comentarios sobre el problema que puede representar que a raíz de una falla de seguridad de la red social se den a conocer los teléfonos de más de 500 millones de personas.

Este caso hace recordar al de la compañía británica Cambridge Analytica, que a mediados de la década obtuvo los datos personales de 80 millones de usuarios de Facebook y los utilizó para optimizar los anuncios de la campaña presidencial de Donald Trump en 2016.