“Estaba tranquilo haciendo radio”, se repetía Martín Garabal, mientras esperaba para filmar una nueva escena de División Palermo, muchas veces a la intemperie y tomando café de mala calidad.

“Fue tortuoso y al mismo tiempo espectacular. Creo que el resultado final va a reflejar todas las horas de trabajo que le dedicamos”, dice sobre su labor como guionista y actor en la serie con producción de Netflix dirigida -y también actuada- por su amigo y compinche Santiago Korovsky. En esta comedia de inusual registro, Garabal encarna a un oficial de policía.

Dibujante, guionista, actor, humorista: hace todo al mismo tiempo. También es diseñador de audio y sonido, hizo televisión, cine, radio y dibujos animados. Mira series y películas a diario y de todas formas cree que “nunca se está del todo preparado” a la hora de afrontar un nuevo trabajo como el que implica la elaboración de un guion para una serie de tevé: “Siempre es un nuevo desafío. No podés entender las reglas de lo que estás construyendo hasta que no tenés cierto grado de involucramiento”, afirma.

Su inusual capacidad memorística le permite recordar nombres y señales de historietas, libros, películas y canciones con las que nunca tuvo un vínculo siquiera cercano. “Tengo mucha memoria para todo. Y cuando escucho una canción me imagino la banda de sonido de una escena. Hay gente que vive la música desde un lugar más emocional. A mí me pasa que escucho una melodía y enseguida le agrego una historia. Es más, tengo una playlist con canciones que elegí para una comedia romántica que todavía no hice”, dice.

Foto: Matías Jovet

Foto: Matías Jovet

De todas las series que vio, y que lleva anotadas en un archivo Excel, destaca Curb Your Enthusiasm. “Cada vez la disfruto más. Me vuelve loco. Creo que la última temporada fue mejor que las anteriores. Son todos unos viejos que siguen haciendo escuela. No es que dejaron un legado. Lo están haciendo ahora”, opina sobre la creación de Larry David. Arriba en su lista también se ubican The Office y Extras, en sus versiones originales escritas por Ricky Gervais, Louie, Arrested Development y Community.

Alberto es uno de sus personajes más reconocibles, y uno de sus preferidos a la hora de disfrazarse: “Me interesa la decrepitud porque desde los 18 años me veo a mí mismo cayéndome a pedazos”, dice, y agrega: “Tengo una mirada oscura en cuanto al paso del tiempo; cuando hacés humor hablás de los temas que te angustian, y yo encaré por ahí”.

“Lo gracioso del asunto es que cuando le pusimos cara a Alberto, en el corto Jorge & Alberto Coiffeur, una chica en Youtube dejó un comentario que decía: ‘Martín hace tan bien de viejo que empiezo a creer que es normalmente un viejo con máscara de joven’. De hecho me despierto a las siete de la mañana y si salgo de casa, tiendo a volver temprano. Así que es muy probable que me esté haciendo el joven para Tik Tok”, recuerda.

Garabal trabajó también con Martín Piroyanski. “Me gusta mucho Famoso. Es el trabajo al que le tengo más cariño. También me hizo muy feliz. Es de las pocas cosas mías con las que me río y me divierto. Por ahí no lo vio mucha gente, pero tuvo un público muy fiel y me gusta la combinación que logramos con Alexis Moyano. Y después tengo un aprecio fundamental por Últimos cartuchos”, dice sobre el ciclo radial-audiovisual que condujo junto a Miguel Granados. “Fue un programa que durante cuatro años me permitió trabajar con mi hermana, conocer a un montón de gente, y que provocó un cambió a nivel cultural -al menos en una parte de una generación- que es algo que jamás había imaginado”.

Últimos cartuchos fue el mayor suceso de la radio argentina en el momento más crudo de la pandemia; su éxito también alcanzó el territorio uruguayo y otros de habla hispana. El ciclo había comenzado en FM Blue en enero de 2017 y terminó en noviembre de 2020 en los estudios del multimedio Vorterix. Dejó una marca comparable con la de Radio Bangkok, el programa que conducían Lalo Mir y Bobby Flores a fines de la década de 1980 en la Rock & Pop FM. Su encare del formato audiovisual terminó siendo fundante de una nueva forma de entender la radio que hoy se ha vuelto moneda corriente.

“Fue un gran sostén”, reconoce cuando piensa en el programa y en cada una de las mañanas -de lunes a viernes- en las que, recién despierto y encerrado en su casa, prendía el micrófono y la cámara de su computadora mientras miles de personas hacían lo mismo y se conectaban a internet para ver y escuchar qué gracia iba a inventar junto a Granados y los productores Victoria Garabal y Lucas Fridman.

“Nosotros le hacíamos compañía a la gente y la gente nos hacía compañía a nosotros. Y eso nos daba un hábito y una razón para encarar el día en un momento en que no entendíamos nada de cómo venía la mano. El programa también era una excusa para seguir hablando después, más tarde, con muchos oyentes. Alguien me recomendaba una serie y yo le recomendaba otra. Por ejemplo, con el comediante uruguayo Bruno Conti hablaba a diario. Él escuchó Últimos cartuchos desde el primer día que arrancamos en Radio Blue, y todos los días nos escribía algo copado. Fue un gran amigo. La noticia de su fallecimiento me partió al medio. Era un pibe muy talentoso y con una bondad tremenda”.

Garabal llega hoy jueves a La Trastienda junto a la actriz Charo López, el guionista, podcastero y novel actor Adrián Lakerman, y el dibujante, animador y comediante Alexis Moyano.

Los integrantes de este cuarteto porteño comparten inquietudes, una particular afición por la comedia experimental o deforme y la responsabilidad por los contenidos del podcast Un mundo maravilloso. A quienes vayan a ver Workshow Martín les promete “una hora de actuación en vivo”. Confiesa que “no hay guion”, aunque sí “una estructura previa y una línea de ideas”: “Vamos a improvisar; cada uno trae sus propios personajes, pero nos lanzamos a la aventura”.

Workshow. Jueves 16 de junio a las 21.00 en La Trastienda (Daniel Fernández Crespo 1763) Entradas en Abitab.