El Instituto Nacional de Carnes (Inac) advirtió en un reciente informe que este año habrá cambios arancelarios que “deteriorarán” las condiciones bajo las cuales Uruguay vende su carne al mundo. El jefe de Acceso de Mercados del organismo, el economista Álvaro Pereira, explicó que mientras el país “está en una situación relativamente estancada y sin novedades positivas en 2020” en materia de acuerdos que permitan un acceso preferencial a nuevos mercados, “nuestros competidores han logrado hacer cosas” para mejorar sus condiciones. Lo que determinan los aranceles y su magnitud –así como las cuotas de acceso preferencial– son las condiciones para que cada nación exportadora venda determinado producto a un mercado. Los aranceles pueden reducirse o anularse en función de acuerdos bilaterales entre países o bloques comerciales. En concreto, el Inac detalló que “en Europa se reducirá el volumen del cupo 481 y existirá menos flexibilidad en Hilton y otras cuotas que la carne uruguaya utiliza para acceder a estos mercados”. En estos casos, lo que se define es que una parte de la carne exportada –según esté definido dentro de la cuota, que puede ser exclusiva de Uruguay o compartida con otros países– tiene condiciones preferenciales, pero de ahí en más los aranceles vuelven a su nivel habitual.

A modo de ejemplo, la cuota 481 establecida por la Unión Europea (UE) determina que el resto de los mercados pueden exportar un volumen anual de 45.000 toneladas (peso de embarque) de carne de alta calidad con arancel cero. En 2019 hubo una negociación entre la UE y Estados Unidos que amplió de forma gradual la parte exclusiva de la cuota 481 para ese país y dejó una menor porción para repartir entre Argentina, Uruguay y Australia. El Inac explicó que la nación norteamericana se llevó 45% de la cuota en 2020 y que este año crecerá a 51%. Esto implica “una reducción de 4.500 toneladas en el subcontingente que pueden utilizar terceros países”, una pérdida que en el caso de Uruguay –que utilizó en 2020 45% de ese subcontingente– estaría en torno a las 2.000 toneladas de peso embarque para este año. “Considerando el precio de exportación de los últimos años, esto equivale a una facturación de aproximadamente 18 millones de dólares”, indicó el organismo.

Foto del artículo ''

También hay impactos del brexit, ya que al concretarse la salida de Reino Unido de la UE las exportaciones a ese destino quedan por fuera de la cuota 481, y pagan un arancel de entre 40% y 50%. El Inac consignó que “ha sido infrecuente” que exportadores locales utilicen este cupo preferencial para vender a Reino Unido, pero sí podría haber una afectación por la cuota Hilton, que prevé una reducción arancelaria y se acuerda por países. Hasta ahora, Uruguay podía exportar bajo la cuota Hilton 6.376 toneladas a 28 países de la UE, pero con el brexit el panorama quedó así: 5.606 toneladas para 27 países de la comunidad europea y 770 toneladas para Reino Unido. “Esta división no reduce la cantidad de toneladas disponibles, pero sí afecta la flexibilidad [porque hay un porcentaje a usar únicamente con Reino Unido], lo cual genera menos renta que el estatus actual”, indicó el informe oficial. Además de estos hechos que involucran de manera directa a Uruguay, hay novedades de países competidores en el mercado cárnico que mejoran sus condiciones de acceso preferencial. Australia, tras firmar un acuerdo en 2015 con China, pagará desde este año un arancel de 3,6%, contra 12% que pagan los países del Mercosur; siete exportadores reducirán lo que pagan para acceder a Japón, quedando 13,5 puntos porcentuales por debajo de las condiciones que tiene Uruguay; y tres naciones exportadoras abonarán casi 20 puntos porcentuales menos que la industria local al vender carne a Japón. Pereira, jefe de Acceso a Mercados del Inac, dijo días atrás al programa Valor agregado de la radio Carve que, “a pesar de sus diferencias, estos hechos cuentan con algunas características en común. Los cambios ocurren como resultado de acuerdos y resoluciones entre terceros países en los cuales Uruguay no ocupó un rol protagónico”. Agregó que este nuevo escenario para 2021 es “negativo para la cadena cárnica nacional”. A modo de resumen, el reporte señaló que “en Europa se reduce la flexibilidad y el volumen de algunas de las cuotas que la carne uruguaya utiliza para acceder a estos mercados”, mientras que “en Asia el menoscabo deriva de una mayor brecha arancelaria que imprime presión bajista a los precios de exportación nacionales”. Con este panorama, el informe del Inac concluyó que “en la medida en que Uruguay no alcance acuerdos comerciales con estos países, la brecha arancelaria continuará aumentando en los próximos años” producto de la gradualidad de los acuerdos.