Viejas y nuevas consignas estuvieron en el cancionero de la marcha que este martes organizaron gremios y sindicatos de la educación. Desde la Universidad de la República (Udelar) al edificio del Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) se cantó por la unidad del movimiento estudiantil, por su unión con los obreros organizados, y también estuvieron los clásicos llamados “a la huelga general” para “que vean que el pueblo pelea por la educación”. A esas letras se sumaron los pedidos de renuncia del presidente del Consejo de Formación en Educación (CFE), Víctor Pizzichillo, o cantos contra el presidente del Codicen, Robert Silva, de quien dijeron que “no sabe nada de educación”.

El volumen fue incrementando cuando la marcha pasó por la puerta del Ministerio de Economía y Finanzas, a media cuadra de su destino final, en Libertador y Colonia, donde esperaba un escenario para la oratoria. Si bien se realizó en el centro de la capital, no fue una marcha montevideana. Cuando Marcela Da Col, vicepresidenta de la Federación Nacional de Profesores de Educación Secundaria, pasó lista, estaban colectivos docentes y estudiantiles de Rivera, Tacuarembó, Cerro Largo, Rocha, Salto, Colonia y Maldonado, entre otros departamentos.

Uno de los puntos centrales de la movilización, de la que participaron más de 5.000 personas y varios sindicatos acompañaron con un paro, fue el apoyo a los reclamos de distintos centros de estudiantes de Formación en Educación. En el acto, dos representantes de la coordinadora de dichos centros leyeron una proclama en la que destacaron el carácter nacional de la lucha, que se tradujo en paros, movilizaciones, “talleres formativos” y ocupaciones. Valentina y Agustina, quienes prefirieron que no se conozcan sus apellidos, señalaron que el gobierno no tiene entre sus prioridades “la importancia de asegurar una formación de calidad” a los futuros educadores.

Marcha de la Educación, este martes, por 18 de Julio.

Marcha de la Educación, este martes, por 18 de Julio.

Foto: Ernesto Ryan

En suma, las estudiantes cuestionaron y “llamaron a problematizar la ilegalidad de las ocupaciones”: “Es nuestra medida de lucha histórica y es la única manera que quienes conformamos activamente los procesos educativos hemos encontrado para llamar la atención de las autoridades y hacer oír nuestros reclamos, porque sabemos que los principales medios de comunicación y las mesas de negociación hacen caso omiso a nuestra voz”. En esa línea, repudiaron los desalojos realizados “mediante la fuerza policial y su permanencia en los centros educativos” y rechazaron “la violencia que implican” operativos, muchos de ellos realizados durante la noche”. Las estudiantes sostuvieron que las autoridades del gobierno dejaron clara su intención de “alimentar el miedo del estudiantado”.

Rechazos y reclamos

En suma, reiteraron el pedido de renuncia a Pizzichillo “por desalojar centros por la fuerza” y por el plagio cometido en el documento principal de la reforma curricular en el CFE. También reclaman su salida “por hacer abuso de sus funciones en favor de amiguismos”, cuando intentó incidir en que una estudiante de Maldonado fuera incluida en los cupos de la carrera de Maestro en Primera Infancia, pese a no haber sido sorteada.

Las estudiantes rechazaron “la violenta difamación de la senadora Graciela Bianchi” contra uno de los voceros del Centro de Estudiantes del IPA, de quien difundió una foto acompañada de un comentario que decía que era militante estudiantil desde hace más de diez años, cuando en realidad sólo tiene 22 años de edad. Para la coordinadora de centros de estudiantes ello implicó un “abuso” de la “posición de poder” de Bianchi, quien “busca impunemente generar un relato de odio contra el estudiantado a partir de información falsa”. Finalmente, repudiaron al director de Compras de la Intendencia de Colonia, Hugo Sosa, quien tuiteó días atrás que los estudiantes “están buscando otro Líber Arce”, lo que “no hace más que dejar en evidencia desde qué lugar nos ven”, señalaron.

Movilización por 18 de julio.

Movilización por 18 de julio.

Foto: Ernesto Ryan

En relación a los reclamos de la coordinadora de centros de estudiantes, reiteraron su pedido de que la reforma curricular que la ANEP y el CFE prevén aplicar el año que viene se postergue hasta 2024 y que ese tiempo se use para intentar generar mayores acuerdos. Al respecto, pidieron que se genere “una discusión genuina” entre quienes hacen a la educación a diario, “con el objetivo de construir una universidad autónoma y cogobernada”, ya que “el carácter universitario no es un simple título como propone la reforma”, sostuvieron.

En relación a los tiempos, criticaron que la reforma “no contempla plazos reales de discusión”: “Se nos dice que el tiempo es tirano y que es urgente reformar nuestra educación, pero nos preguntamos por qué y para quién es tirano”. Al respecto, cuestionaron si ello “justifica la imposición de una reforma elaborada a las apuradas al punto que se incurre en plagio” por la “falta de tiempo para una elaboración original”. “¿O acaso este apuro responde a intereses ajenos a la educación?”, se preguntaron, y plantearon que ante las críticas las autoridades de la ANEP piden “propuestas alternativas, pero no dan el tiempo para generarlas”.

Olvidos

Cecilia Klein, secretaria general del Sindicato de Docentes de Formación en Educación, fue la oradora en representación de los trabajadores de la educación y rechazó que las autoridades del gobierno digan que con el paro y las ocupaciones se deja a los estudiantes sin clase. Al respecto, Klein señaló que “se olvidan de decir que durante meses los sindicatos han realizado reclamos por otras vías” y que fueron las propias autoridades las que “hicieron los recortes brutales a la enseñanza”.

Movilización por 18 de Julio.

Movilización por 18 de Julio.

Foto: Ernesto Ryan

También lamentó que exista “una persecución brutal personal y mediática” sobre los sindicalistas y lanzó que quizás los integrantes del gobierno “no saben lo que es pisar el aula todos los días y lo difícil que es enseñar en salones fríos y húmedos”. Sin embargo, criticó que “no dudan en gastar 95.000 dólares para regalar una camiseta de la selección, convirtiendo una prueba diagnóstica en una competencia”, en alusión a la campaña de la ANEP para los estudiantes que participan de las pruebas PISA. En suma, señaló que las autoridades “desprestigian” la lucha de los sindicatos, pero ellas “se desprestigian solas” cuando “cometen plagio, lo admiten y siguen como si nada”, y también criticó la exclusión de la docente de la Udelar Andrea Díaz de un curso sobre laicidad que se brinda desde el CFE.

Por su parte, la integrante de Sidfe criticó que los gobernantes digan que las ocupaciones son ilegales y planteó que “si los seres humanos no hubieran protestado contra lo que en algún momento fue legal aún existiría la esclavitud, las mujeres no votarían y los homosexuales serían encarcelados”. Klein dijo que el movimiento sindical siempre fue un actor fundamental en el fortalecimiento de la democracia y, en ese sentido, rechazó los grafitis realizados en la casa del presidente del Codicen, “así como los intentos de adjudicar este accionar al movimiento popular”.

Desde la intergremial universitaria, la estudiante Mariana Caffa y el docente Héctor Cancela señalaron que la Udelar fue “desconocida” por el Poder Ejecutivo en su mensaje de Rendición de Cuentas. En ese sentido, señalaron que el presupuesto de la institución cayó más de 5% en términos reales en relación a 2019 y plantearon la necesidad de contar con recursos incrementales para atender el aumento en la matrícula estudiantil, el desarrollo en el interior y para generar posibilidades para jóvenes investigadores.

Foto del artículo 'Miles marcharon en reclamo por más presupuesto para la educación pública y por la postergación de la reforma en la ANEP'

Foto: Ernesto Ryan

En ese sentido, señalaron que los trabajadores de la Udelar, que tienen los salarios más sumergidos del Estado, “viven una situación cada vez más precaria”, ya que “aumenta la cantidad y la diversidad de las tareas”, pero caen los salarios y el presupuesto de la institución. Además, reclamaron más presupuesto para actividades de extensión y becas estudiantiles, ya que más de la mitad de quienes las solicitan no acceden a ellas por falta de recursos. Por su parte, Caffa y Cancela señalaron que las autoridades de la Universidad Tecnológica ya fueron informadas de que el gobierno modificará la ley de creación del organismo, y en particular su forma de gobierno. Según los integrantes de la intergremial, el ejecutivo se plantea eliminar el cogobierno en esa institución, algo que rechazaron.