Un informe difundido este miércoles en el marco del Día Nacional de la Visibilidad Trans reveló que Brasil continúa siendo el país donde se cometen más homicidios de personas trans en el mundo. Según el documento, que fue elaborado por la Asociación Nacional de Travestis y Trans (Antra), sólo en 2019 se registraron 124 casos, lo cual se traduce en un asesinato cada casi 48 horas. La cifra es menor a la de 2018 (163), pero duplica el número de muertes violentas de miembros de estas poblaciones cometidos el año pasado en México (65), el país que aparece segundo en la lista.

La gran mayoría de las personas que fueron asesinadas el año pasado en esta población eran mujeres trans y travestis (121), que según el informe constituyen “un grupo de alta vulnerabilidad a la muerte violenta prematura” en Brasil, con una esperanza de vida aproximada de 35 años. La exposición es aun mayor para quienes se dedican al trabajo sexual, especifica la Antra.

Foto del artículo 'Brasil es el país donde se cometen más homicidios de personas trans'

Sólo en 7% de los transfemicidios y travesticidios algún sospechoso fue arrestado. “La sensación de impunidad es muy grande y esto claramente alienta a que se cometan nuevos crímenes”, denuncia la Antra en el informe. “Es común buscar noticias sobre asesinatos de personas trans y encontrarse con que los detenidos fueron liberados o, incluso, absueltos. La impunidad acaba reforzando ciclos de violencia y minando la confianza de las personas en las leyes”, agrega la organización.

De acuerdo con el estudio, 82% de las víctimas eran negras o mulatas y, en 59% de los casos tenían entre 15 y 29 años de edad. El estado en el que se registró el mayor número de asesinatos fue San Pablo, con 11, lo que significa un aumento de 50% respecto de 2018.

Foto del artículo 'Brasil es el país donde se cometen más homicidios de personas trans'

Brasil es también uno de los países menos seguros para vivir para quienes integran la comunidad LGBTI: se registran 11 agresiones por día contra esta población. De hecho, el país cayó en el ranking de los 74 países más seguros para las disidencias sexuales, al pasar del puesto número 55 en 2018 al 68 en el último año.