De la casa, en su casa y con una demostración de básquetbol incluida. Santiago Pepo Vidal es de esas fichas que le inflan el pecho a cualquier hincha. Hablar del Pepo en Biguá es cosa seria. Es cierto, no es el único club en el que ha jugado, pero eso no es cosa común en el basquet de estos tiempos. Sin embargo Biguá es su casa, y es el club en el que hoy está rindiendo coo el gran armador que es.

Con su invalorable aporte, que injustamente las estadísticas reducirán a 18 puntos y 12 asistencias, Vidal se floreó de la mano de Donald Sims y Victor Rudd. Anotadores de cuatro triples cada uno, los extranjeros del pato pusieron 23 y 18 puntos respectivamente.

Fue 92-78 el resultado para superar a un equipo de Olimpia que quiso, que puso sus argumentos sobre el rectángulo de juego y por un rato torció la eterna historia de esta serie. Llegó a estar al frente el equipo de Gerardo Jauri por casi 10 puntos en el tercer cuarto, pero todo lo que sube, tiene que bajar, y el vuelo de Olimpia se acabó temprano. La LUB se quedó sin su mejor equipo de la temporada regular, los de Colón no estarán en la definición.

Estadísticas completas

Marvin Phillips y Skyler Hogan, de Olimpia, y Martín Rojas, de Biguá.

Marvin Phillips y Skyler Hogan, de Olimpia, y Martín Rojas, de Biguá.

Foto: Ernesto Ryan

Ahora Biguá espera por el ganador de Nacional y Urunday que, este jueves, jugarán desde las 22.00 horas para ver si la serie debe llegar a un quinto partido el sábado, o si Nacional será el otro finalista.