Tras dos años sin actividad de selecciones a nivel continental –lo último fue la Eliminatoria de febrero de 2020–, la Conmebol abre la temporada del deporte del 40x20 –dimensiones de la cancha– nada más ni nada menos que con la 13ª edición de la Copa América. La selección nacional, que viene preparándose casi sin pausa desde hace tres meses, tuvo como base el Polideportivo del Club Nacional de Football. El equipo partió este miércoles rumbo a tierras guaraníes para jugar el certamen desde este fin de semana.

El torneo comenzará el sábado, pero Uruguay recién saltará a la cancha el domingo 30 cuando enfrente a Colombia en la Arena de la Secretaría Nacional del Deporte de Paraguay desde las 15.00. Tras la fecha libre, la celeste se medirá con Ecuador, Chile y Brasil en el marco del grupo A. Los dos primeros de cada zona se clasificarán a las semifinales, mientras que el resto jugará la ronda consuelo para definir las posiciones finales y, sobre todo, para la conformación de los bombos en el sorteo de la próxima edición de la competencia.

La celeste De Simone

Para Uruguay será el inicio de un nuevo ciclo. Tras el paso de Diego D’Alessandro como director técnico (hoy trabaja en el área de Desarrollo de la Asociación Uruguaya de Fútbol, AUF), llegó la chance para Gabriel de Simone. El nuevo estratega desembarca en la selección después de una década dirigiendo al Club Banco República y, antes de eso, una carrera como jugador en la que defendió al mismo equipo de Pocitos y a varios clubes en Italia.

“Empezamos a trabajar a finales de octubre para mirar jugadores con una frecuencia de tres veces por semana. Al finalizar el torneo local hicimos la primera reducción pensando en profundizar los trabajos y que pudieran agarrar el modelo de juego. También hablamos con los jugadores del exterior que iban a venir. Si bien hay otros a los que queremos ver, decidimos para esta ocasión que fueran los que citamos, un poco por características y otro poco por los puestos en los que juegan”, explicó el flamante entrenador sobre el proceso que comienza. Los hombres que militan en el extranjero a los que se refiere De Simone son cinco, una cifra inédita para un representativo de futsal uruguayo. Federico Fedele, Maximiliano Navarro, Agustín Sosa y Nicolás Martínez vinieron desde Italia, mientras que Xande de los Santos (brasileño nacionalizado) lo hizo desde Finlandia. “Ellos llegaron el 18 de enero, pero lo que hicimos antes fue acercarles el modelo a través de algunas herramientas tecnológicas”, señaló el director técnico.

De Simone apuntó además que “respecto de los jugadores del medio, aprovechamos a verlos para evaluar el nivel y quiénes se adaptan mejor al modelo. Elegimos los 14 que pensamos que para este campeonato podían llevar adelante de la mejor manera la propuesta del cuerpo técnico”. En cuanto a lo que se pueda esperar de Uruguay en el grupo, es claro que Colombia asoma como el rival a vencer: “La serie está dentro de lo que podíamos esperar. Colombia es difícil y no tenemos información últimamente, porque al igual que nosotros está sin competir. No tenemos claro cómo llega pero la expectativa nuestra es pasar la serie, y ese partido es clave. Chile y Ecuador también, nosotros no podemos regalar nada. Esperemos estar a la altura”.

Borrón y cuenta nueva

El futsal uruguayo afronta a partir de este torneo el inicio de un nuevo ciclo, en el que intentará volver a competir a pleno en los primeros planos. Sin lograr la clasificación a los últimos tres mundiales, y quedando en sexto lugar en las pasadas Eliminatorias, nuestra selección ha perdido terreno en un concierto sudamericano cada vez más fuerte. Para esta ocasión no hay grandes novedades en cuanto a los nombres. Las figuras son prácticamente las mismas de los últimos años, destacándose la presencia de Maximiliano Navarro, Juan Custodio y Agustín Sosa. Hay un detalle para nada menor: el regreso de Richard Catardo, que hace cinco años que no vestía la celeste por diferencias con la dirigencia de aquel momento. Jugando la Liga Sudamericana para Uruguay se rompió el talón de Aquiles y estuvo meses recuperándose sin recibir apoyo económico de la AUF. Ahora se firmó un acuerdo por el que todos los jugadores de la selección están cubiertos en caso de lesiones en entrenamientos o en competencia.

“Estoy contento de volver, uno siempre quiere estar en la selección. Creo que jugar varios años en la liga argentina me ayudó a crecer y aprendí mucho. Hoy me siento un jugador con más concepto que cuando jugué mi último torneo con la selección en 2017. Espero poder ayudar al equipo”, sostuvo Catardo, reciente campeón con Peñarol, donde brilló en el cierre de temporada.

“La expectativa, como siempre que defendemos a la selección, es ser competitivo y poder realizar un buen torneo. Es un proceso nuevo con un cuerpo técnico que hace su primera experiencia y algunos jugadores que hacen su debut en la mayor, pero todos venimos con el mismo objetivo de pasar la fase de grupos. Creo que no tuvimos mucho tiempo de trabajo por la pandemia, comparado con otras selecciones que, al jugar el mundial en 2021, vienen con un proceso más largo que el nuestro. Nosotros no tenemos rivales fáciles y sabemos que va a ser un torneo duro, va a servir para ver dónde estamos parados de cara a la próxima eliminatoria”, agregó el popular Mascota de cara a lo que se viene.

Los dos de siempre

Brasil y Argentina son los candidatos indiscutidos para ganar la Copa América. El nivel de estos países está un par de escalones por arriba del resto, algo que refleja no sólo el historial sino el presente. En el reciente Mundial de Lituania 2021 los argentinos fueron vicecampeones y los brasileños se quedaron con el bronce. En cuanto al trofeo continental, la Canarinha, con diez títulos, es la máxima ganadora, seguida por la selección albiceleste con dos. La última vez que se disputó la copa fue en San Juan, Argentina, en 2017, coronando a Brasil en la final sobre los locales. En esa edición Uruguay logró meterse en las semifinales y culminó en cuarto lugar por detrás de Paraguay, un habitué en el tercer escalón del podio. Chile iba a recibir el evento en 2019, pero las revueltas sociales de aquel año en Santiago y otras ciudades obligaron a cancelar el torneo. En 2021 el anfitrión en realidad iba a ser Brasil en Río de Janeiro; sin embargo, los crecientes casos de covid-19 derivaron en que la Confederación Brasileña de Fútbol desistiera de albergar la copa, apareciendo rápidamente Paraguay como alternativa a un mes del inicio.

El camino

Sábado 29/1
Fecha libre
Domingo 30/1
15.00 Uruguay – Colombia
Lunes 31/1
11.00 Ecuador – Uruguay
Miércoles 2/2
11.00 Uruguay – Chile
Jueves 3/2
17.00 Brasil – Uruguay

Los elegidos

Goleros
Mathías Fernández (Peñarol)
Christian Gaitán (Boston River)
Líberos
Maximiliano Navarro (Lido di Ostia / Italia)
Xande De los Santos (Kemi / Finlandia)
Alejandro Aunchayna (Peñarol)
Laterales
Juan Custodio (Peñarol)
Brandon Díaz (Peñarol)
Richard Catardo (Peñarol)
Agustín Sosa (Sangiovannese / Italia)
Luciano Cosentino (Malvín)*
Federico Fedele (Cosenza / Italia)
Pivots
Ignacio Salgués (Peñarol)
Nicolás Ordoqui (Peñarol)
Nicolás Martínez (Regalbuto / Italia)

*Cambio de último momento por Yhordi Segui, que dio positivo de Covid-19 previo al viaje.

.