A Rosina Tonarelli, de 33 años, dejaron de verla el 13 de agosto en las termas de Almirón, cerca de Guichón donde vivía, en el departamento de Paysandú. Esa noche mantuvo una pelea con su pareja, que tenía antecedentes de violencia doméstica. En la tarde de este domingo, su cuerpo fue encontrado entre escombros por su familia y por la Policía en el exbasurero de la localidad. Estaba en avanzado estado de descomposición.

Ese mismo día, antes de que se encuentre su cuerpo, su pareja, de 42 años, había sido detenida. El hombre ya había sido detenido antes, pero por falta de pruebas había sido liberado.

La Fiscalía de Paysandú, a cargo de Cecilia Irigoyen, llevó adelante el caso. El hombre fue imputado por homicidio muy especialmente agravado por femicidio, y a su vez, se lo imputó también por violencia doméstica y por tenencia no autorizada de armas de fuego. Se dispuso su prisión preventiva por 120 días mientras continúa la investigación de cara a un juicio oral.