Saltar a contenido

El Chenlo, anoche, terrible pecho frío

Lo más olímpico

El día arrancó helado, gélido, congelante en La Serena, pero con la calidez en el corazón por la aparición de Milvana, que a tantos floridenses y amigos nos tocó tan de cerca. Seguro que eso le puso luz a la jornada, que en mi acción social arrancó compartiendo el desayuno con un hermano porteño que hasta ayer desconocía la existencia de la cruel y sangrienta dictadura de Augusto Pinochet (¡!).