Saltar a contenido

Federico Ivanier

Los libros tienen la culpa de todo

Entender un proyecto de ley es complejo, por eso muchas veces se los embandera con eslóganes simples... y engañosos. El de “ley de fotocopias” es un ejemplo: ha tratado de embanderarse con palabras simpáticas. Es “en defensa del derecho a estudiar”, “en contra del lucro” y “a favor del acceso a la cultura”. El problema no es el eslogan, sino el cómo.