Saltar a contenido

Gonzalo Salas

¿Una decisión justa y razonable?

Si el criterio de justicia motiva la implementación y el diseño de la política de Asignaciones Familiares, y dicho criterio trasciende el objetivo de que los jóvenes asistan a centros educativos, quitar la transferencia porque en el hogar no se cumple la exigencia estipulada implicaría caer en una muy grave contradicción: cercenar las posibilidades de compensar desigualdades generadas por la suerte o las circunstancias.