Saltar a contenido

Juan Scuro

Foto principal del artículo 'No bastardeen la laicidad' · Ilustración: Ramiro Alonso

No bastardeen la laicidad

Así como las formas “dolosas” y las “culposas” son cosas diferentes, la laicidad es una cosa y la persecución ideológica en su nombre es otra.