El Senado resolvió no iniciar un juicio político contra el intendente de Paysandú, Bertil Bentos (Partido Nacional, PN), tras el caso de La Casita del Parque, por el que el ahora ex secretario general de esa comuna Horacio de los Santos fue procesado por “contribución a la explotación sexual de personas menores de edad”.

Los ediles del Frente Amplio (FA) de Paysandú resolvieron iniciar el trámite de juicio político, votando en la Junta Departamental el pasaje del caso a la cámara alta. Pero los senadores del oficialismo y la oposición no dieron lugar al proceso.

Ayer se presentaron dos informes: uno del oficialismo y otro del PN, que también fue votado por el Partido Colorado. Mientras el FA entendió que a Bentos sí le corresponde la “responsabilidad política” del caso, la oposición entendió que el jerarca actuó correctamente. El primero de estos dos informes resultó aprobado con los votos de la mayoría oficialista.

El texto de la minoría fue escrito por Francisco Gallinal (PN), que evaluó que Bentos actuó no sólo como “un buen jefe departamental, sino incluso con la diligencia del buen padre de familia”: “investigó, sumarió, despidió, hizo todo con rapidez y eficacia, de la misma manera que con rapidez y eficacia las autoridades nacionales con responsabilidad en la lucha contra la prostitución infantil recibieron el apoyo del gobierno de Paysandú”. El informe destaca que “en ninguna de las actuaciones practicadas al efecto por la justicia penal” aparece el nombre de Bentos “ni referenciado, ni como testigo ni mucho menos como indagado”. Además, sostiene que los ediles del FA no pudieron explicar de qué delito se lo acusaba, porque “no hubo de su parte ni delitos graves, ni siquiera faltas leves”.

En tanto, el informe del FA, escrito por el senador suplente Óscar López Goldaracena, explica que para que exista juicio político, el acusado debe haber cometido “violación de la Constitución u otro delito grave”. “El mal desempeño, por sí solo, no puede sustentar un juicio político, aunque igualmente exista responsabilidad política”, asegura. Por tanto, argumenta que no encuentra mérito para separar a Bentos del cargo de intendente, en la medida en que “no se advierte un proceder violatorio de la Constitución, ni que Bentos haya cometido él un delito grave”.

No obstante, el informe del FA advierte que esto “no quiere decir que esté eximido de responsabilidad política, que sí la tuvo”: “resulta obvia la negligencia desplegada en el cumplimiento de los deberes inherentes a la función pública que desempeña”. Esta responsabilidad, sostiene, “deberá ser juzgada por los ciudadanos de Paysandú en la próxima elección departamental”.

De los Santos fue procesado tras constatarse su participación en una fiesta en un predio municipal, La Casita del Parque, en la que hubo drogas y menores de edad que ejercían la prostitución.