La fórmula del Partido Nacional (PN), integrada por Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón, vive jornadas de intensa actividad en el intento de conformar la coalición con la que pretende llegar al balotaje del 24 de noviembre. Ayer a las 18.00 los nacionalistas fueron recibidos en la Casa del Partido Colorado (PC) por todos los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y por muchos militantes que siguieron de cerca la reunión. En la puerta de la sede esperaban los ex integrantes de la fórmula colorada Ernesto Talvi y Robert Silva, y el ex presidente Julio María Sanguinetti.

En la sala de reuniones del CEN, el secretario general de PC, Guido Machado, leyó una declaración en la que oficializa el apoyo de todo el PC a los candidatos nacionalistas. En el texto se señala que el Frente Amplio (FA) es una fuerza política “que gobierna el país desde hace 15 años con la oposición permanente del PC, por razones que han sido expuestas por los órganos partidarios, por los representantes colorados en el Parlamento y por los candidatos de nuestro partido en la pasada elección”, y que “la situación del país reclama un cambio de rumbo que sólo puede ser conducido por una nueva coalición de gobierno que sustituya a la actual”.

“El estancamiento de la economía y la altísima presión fiscal, con el consiguiente cierre de empresas y pérdida de puestos de trabajo; el déficit de las cuentas públicas y el creciente endeudamiento que es su consecuencia; los malos resultados del sistema educativo, que perjudican especialmente a los niños y jóvenes provenientes de los sectores más humildes de la población; el auge de la delincuencia en todas sus formas, especialmente las más violentas; el alineamiento internacional del Uruguay con dictaduras que violan sistemáticamente los derechos humanos; todo ello es prueba irrefutable de que el país necesita un cambio de gobierno”, se señala en el texto.

Además, se indica que en la reciente campaña electoral “quedaron de manifiesto coincidencias programáticas significativas entre el PC y el PN, que demuestran que el cambio necesario es también viable”. Además, se subraya que Lacalle Pou “ha enfatizado que, en caso de ganar, acordará su programa con todas las fuerzas que integren la coalición en que se apoyará su gobierno”. “Esa coalición es, pues, en las actuales circunstancias, el instrumento más adecuado para que el PC pueda concretar las iniciativas contenidas en su propio programa y para que el Uruguay vuelva a ser un país de oportunidades, socialmente integrado y que convive en armonía”, se agrega.

Luis Lacalle Pou, Ernesto Talvi, Robert Silva y Julio María Sanginetti, en la Casa del Partido Colorado.

Luis Lacalle Pou, Ernesto Talvi, Robert Silva y Julio María Sanginetti, en la Casa del Partido Colorado.

Foto: Ernesto Ryan

Por último, se señala que en la elección del 27 de octubre, “enfrentada a la disyuntiva entre la continuidad y el cambio, la ciudadanía votó para quitarles la mayoría parlamentaria a los representantes de la continuidad y dársela a los partidos comprometidos con el cambio”. Por lo tanto, por todo lo expuesto, el CEN del PC, “sin perjuicio del reconocimiento de la libertad de cada ciudadano”, recomienda a “los colorados y a la ciudadanía en general” el voto por la fórmula presidencial Lacalle-Argimón en el balotaje, “en el entendido de que sólo ella responde a la voluntad de cambio y a las necesidades del país”.

La palabra de Lacalle

Al terminar, Lacalle Pou se puso de pie y dijo que no era fácil explicar lo que sentía en ese momento, porque estaba acostumbrado a recibir aplausos de los militantes blancos, pero no de los colorados, lo que le hacía sentir “un enorme peso arriba de los hombros”. “Quien habla siente una enorme emoción y obligación. La sentí el 30 de junio cuando el partido me puso delante de la fila, la sentí este domingo, pero ahora me termina de caer la responsabilidad ante esta declaración, y sobre todo lo que aquí se respira, se respira república, democracia; aquí se respira futuro”, expresó.

Con respecto al proceso electoral de este año, dijo que siempre pensó que terminaría con una coalición con los dos partidos: “Sabíamos que se iba a dar, también sabíamos que no iba a ser sólo entre nosotros, y esto a los más veteranos les va a requerir cambiar el chip. Estamos en un proceso político histórico del país y, como todo lo nuevo, genera nerviosismo, pero también es una enorme oportunidad”. Con relación a la elección del domingo pasado, subrayó que “la ciudadanía le dio un peso político” al PC y, “lejos de lo que algunos piensan, tenemos la oportunidad de representar a la mayor cantidad de gente”. Lacalle Pou no perdió la oportunidad de mencionar al FA; aseguró que en los últimos 15 años “hemos padecido” una sola verdad, “amparada por las mayorías absolutas, pero generada por la soberbia”. “Nosotros tenemos una preciosa oportunidad de tener un país plural, de muchas verdades, un país diverso, que sepa pensar la historia”, agregó. Sobre el final del discurso dijo: “Estoy aquí para pedirles y buscar el apoyo de hombres y mujeres del PC, no para una elección, sino para gobernar el país, para que el país sea más justo, más libre y más próspero”, afirmó.

En conferencia

“Muy emocionante, muy emocionante”, le decía Talvi a Lacalle, a propósito de las palabras que acababa de expresar en el CEN mientras se acomodaban para brindar una conferencia de prensa, en otra sala de la Casa del PC, junto a Argimón, Silva y Sanguinetti. Lacalle señaló que estar en la sede del “compañero histórico de acuerdos y desacuerdos de 183 años” le generaba una “profunda emoción” y una “profunda responsabilidad”. “El compromiso que venimos a asumir con Beatriz es el de ser candidatos de varios partidos. La candidatura del PN, la que me trajo hasta la segunda vuelta, ya queda atrás. Sin renunciar, obviamente, a tradiciones e historia, hoy la fórmula se convierte en una fórmula multicolor y recibe un apoyo histórico, de peso, de mucha trascendencia”, sostuvo. Además, Lacalle dijo que lo que le piden al PC, además del apoyo electoral, es que “destine sus mejores hombres y mujeres para el proyecto nacional”. “Con el PC y el resto de los socios estamos a la vuelta de la esquina de hacer un esfuerzo y lograrlo”, sostuvo.

Luego, el candidato blanco dijo que ni del PC ni de ningún socio de la coalición espera un cheque en blanco, porque “aquí no se está entregando algo, sino comprometiendo algo”. “Aquí vinimos a buscar compañeros de ruta; el 27 de octubre claramente los uruguayos les dijeron a sus gobernantes que queda un FA aislado, sin capacidad de hacer acuerdos con otros partidos, mientras que del otro lado está la oportunidad que con madurez debemos saber interpretar y aprovechar, de una mayoría política, en el Parlamento. Hoy tenemos la oportunidad de decirle al país que hay un sostén parlamentario que después tendrá su correlato en el Poder Ejecutivo para llevar adelante las decisiones importantes que tiene el país”, agregó. Además, dijo que si la gente termina votando la fórmula que integra, el próximo va a ser uno de los gobiernos con “más espalda política y popular de los últimos años”.

Luis Lacalle Pou (c), ayer, en la Casa del Partido Colorado.

Luis Lacalle Pou (c), ayer, en la Casa del Partido Colorado.

Foto: Ernesto Ryan

Por otro lado, Talvi fue consultado sobre si le gustaría ocupar algún cargo ejecutivo en el posible futuro gobierno de coalición. Dijo que hasta el balotaje le presentarán a la ciudadanía “un proyecto alternativo” al que hoy nos gobierna, y después verán quiénes son las mejores mujeres y los mejores hombres para llevar adelante ese proyecto. “Si algo nos sobra es talento y capacidad en los equipos de todos los partidos que van a integrar la coalición”, aseguró.

Por último, Lacalle Pou fue consultado por las declaraciones del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que manifestó su deseo de que gane las elecciones. El candidato blanco contestó: “Si el día de mañana yo soy presidente de la República y hay una elección en Brasil, lo último que haría es decir quién prefiero que gane, porque me voy a tener que relacionar con cualquiera que gane”, señaló. Por lo tanto, afirmó, no le parecieron bien las declaraciones.

Robert Silva: “Después se verá el tema de los cargos”

A pesar de que Lacalle Pou afirmó que su posible gabinete estará formado por integrantes de todos los partidos, el ex candidato a vicepresidente por el Partido Colorado dijo que todavía no se habló de nombres. Afirmó que el PC trabaja “por la concreción de políticas públicas que atiendan las necesidades de la gente y hagan factibles sus sueños. Queremos concordar [con el PN] en cuanto a las acciones a desarrollar, después se verá el tema de los cargos”. Silva declaró a la diaria que “la construcción colectiva de futuro se hace a partir de la acción de gobierno”.

Tabaré Viera: Es un “respaldo político”

El actual diputado de Batllistas dijo a la diaria que la nueva conformación del Parlamento requiere “este acuerdo”. Dijo que no hay que entenderlo como algo sólo electoral: “Se trata de coincidir en las propuestas de gobierno para tener un respaldo político”. “En eso están trabajando los técnicos, y el documento se va a firmar en unos días, pero la voluntad es de apoyar al cambio, es lo que hablamos durante toda la campaña”. Sobre anteriores coaliciones que se rompieron antes del final del período, dijo que esta será fructífera, “siempre que se cumplan los acuerdos y no haya cambios de circunstancias”.

Conrado Rodríguez: Coincidencias en el diagnóstico

El diputado electo comentó a la diaria que los equipos técnicos de los partidos se van a reunir en las próximas horas y que se terminará de elaborar un documento que comenzó a redactar Pablo da Silveira, asesor de Lacalle Pou. “Seguramente los partidos de oposición van a suscribir. Hay muchas coincidencias en cuanto al diagnóstico”, dijo. Aseguró que las conversaciones para conformar la coalición se iniciaron a nivel parlamentario entre legisladores: “Esto es algo de lo que se viene hablando desde hace mucho tiempo. Obviamente, no se sabía quién iba a encabezar la coalición, pero estábamos convencidos de que el camino era abonar las coincidencias”

Gustavo Zubía: “Previsible”

“Crónica de una reunión anunciada”, dijo el ex fiscal Gustavo Zubía –y diputado electo por el sector Tercera Vía, del PC– sobre la reunión de ayer. Señaló que el encuentro era “previsible” y que le pareció “muy bien”, ya que es parte del “juego de roles y de las posiciones políticas”. Consultado sobre si le gustaría tener un cargo en el Poder Ejecutivo de un posible futuro gobierno de coalición, respondió que no, porque en este momento está “férreamente dedicado a experimentar una nueva sensación”, la de estar “sentado en la Cámara” de Diputados. “Primero es necesario modificar las reglas del juego que hoy tenemos. Hasta que no se modifiquen el Código del Proceso Penal y la Ley Orgánica Policial, ¿qué se puede hacer en la cancha del Ejecutivo? Muy poco”, finalizó.