La transición bilateral entre ministerios comenzó oficialmente este martes, como había anunciado el lunes el presidente electo, Luis Lacalle Pou, durante la presentación de su equipo de gobierno. Fueron varios los ministros entrantes y salientes que comenzaron a intercambiar información previo al cambio de gobierno, que tendrá lugar el 1º de marzo. Esos datos serán procesados por el gobierno entrante y presentados a la población a mediados de febrero, anunció el futuro presidente en su discurso del lunes. Algunos informes ya fueron publicados por los ministerios en sus redes sociales.

Los encargados de dar inicio a la ronda de encuentros fueron el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, y el designado canciller por el presidente electo, Ernesto Talvi, que se reunieron en el Palacio Santos. En una conferencia de prensa, Nin Novoa expresó “una gran satisfacción y hasta una emoción por este acto cargado de republicanismo”. Contó que le entregó a Talvi una serie de carpetas que contienen “una radiografía” de la cancillería y “de las actividades que el ministerio tiene para desarrollar en delante”. A su vez, señaló que Talvi dispondrá de una oficina allí mismo para trabajar en la transición. Por su parte, el futuro canciller señaló que en el contexto regional Uruguay “está dando el ejemplo” como país “institucional, republicano y creíble”, y agregó: “Tenemos empresas que están dispuestas, entre otras cosas, a comprometerse con el país por 30 años, lo que va a implicar que tendrán que lidiar con seis gobiernos. Ese es un testimonio del diferencial enorme de Uruguay”. El futuro canciller dijo que a partir de ahora, junto con su equipo, estará en “contacto permanente” con el ministro “para coordinar” las decisiones “más importantes”, que refieran a temas que “trasciendan el horizonte de este gobierno”.

Más tarde, en las instalaciones del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) se reunieron el ministro Ernesto Murro y quien lo sucederá en el cargo, el líder del Partido Independiente, Pablo Mieres. El futuro ministro contó que durante el encuentro recibió un informe, acompañado de documentación, sobre lo actuado por la cartera y “cuestiones que están en la agenda para adelante”. Comentó que hablaron brevemente de las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de la Ley de Negociación Colectiva. También dijo que conversaron sobre la posibilidad de “flexibilizar” los Consejos de Salarios: “Sustituir los Consejos de Salarios por rama no está arriba de la mesa. Sí hablamos de tener cierta flexibilidad, porque las necesidades de los trabajadores y los empresarios no son las mismas en todas las empresas”, dijo Mieres. “Fue un diálogo muy fluido”, resumió.

Por su parte, Murro manifestó que “los Consejos de Salarios van a cambiar para peor y eso va a perjudicar a los trabajadores, empresarios, jubilados y pensionistas”. El ministro explicó que entiende que se puede ir en ese camino “por lo que dijo la futura ministra de Economía [y Finanzas, Azucena] Arbeleche hace pocos días delante de [un grupo de] empresarios, por lo que han dicho algunas figuras que integran el equipo de gobierno y por lo que dice el documento 'Compromiso por el país', firmado por los partidos que integran la coalición sobre atender todas las observaciones de la OIT”. Si esto ocurre, Murro sostuvo que los Consejos de Salarios se “reducirán sustancialmente”. “Nosotros hemos seguido el camino de atender aquellas observaciones que entendemos que contemplan la realidad nacional y que mantienen la sustancia de los Consejos de Salarios. Ese es el proyecto de ley que hemos enviado al Parlamento. Veremos qué va a hacer el nuevo gobierno”, expresó.

Ernesto Murro y Pablo Mieres, ayer, en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Ernesto Murro y Pablo Mieres, ayer, en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Foto: Ernesto Ryan

Sobre las 15.00, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, recibió a quien será su sucesor, Jorge Larrañaga. El futuro jerarca dijo que recibió el “informe correspondiente” del ministerio “para tomar contacto con los aspectos más importantes”. Larrañaga dijo que su principal prioridad será “luchar contra la delincuencia” y reiteró que se declarará la emergencia nacional en materia de seguridad. Recordó varias medidas que implementará durante su gestión y que ha planteado durante la campaña, pero subrayó que “en el próximo tiempo, más que anunciar, tenemos que concretar”. “Por nuestra parte hubo años de formulación de críticas, [ahora] tenemos que dar respuestas de acuerdo a nuestro pensamiento de cómo llevar adelante la gestión. Esta es la realidad frente a la que nos encontramos”, resaltó.

Otras reuniones que hubo durante el día fueron entre la ministra de Turismo, Liliam Kechichian, y su sucesor, Germán Cardoso; la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, y el futuro titular de ese cargo, Pablo Bartol, y la reunión entre el actual ministro de Industria, Energía y Minería, Guillermo Moncecchi, y quien lo sucederá, Omar Paganini. Este jueves a las 15.00 habrá un encuentro entre el ministro de Defensa Nacional, José Bayardi, y el designado por Lacalle Pou para ocupar ese puesto, Javier García. En tanto, las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MSP) se reunirán con las entrantes a las 14.00.

No te olvides

Este martes el líder del sector del Partido Nacional (PN) Todo por el Pueblo, el senador electo Juan Sartori, emitió un comunicado en el que expresa que brindará su apoyo al gobierno de Lacalle Pou, a pesar de que no fue tomado en cuenta a la hora de seleccionar los integrantes del equipo de gobierno ni recibió ningún cargo, aun cuando fue “la puerta de entrada de miles de votantes”, dice el texto. El único nombre del sector de Sartori que se manejaba como una posibilidad para integrar el gabinete era el del otorrinolaringólogo Andrés Saibene, de quien se dijo que podría ser designado subsecretario o director general del MSP, algo que finalmente no ocurrió. “Le trasladamos al Presidente nuestra intención personal de trabajar desde el Senado en estos cinco años, y le elevamos, a su pedido, un listado de compañeros bien calificados para su consideración”, sostuvo Sartori en el comunicado. “Los cargos es algo que no le quita el sueño a nuestro sector, lo hemos dicho desde el primer día”, añadió el dirigente.

El comunicado sostiene que el sector del empresario “recogió votos con perfil de izquierda y del llamado electorado flotante”. Además, hace referencia a un informe interno de la Mesa Política del sector, que concluye que “el PN ganó por unos 38.000 votos y que el Sartorismo con su sector aportó 97.000 votos, la gran mayoría de ellos captando votantes de afuera de PN; asegurando la segunda vuelta o balotaje y en definitiva el triunfo en noviembre”.