“Cuando se metieron con la familia y empezaron a despojarla de derechos hasta hacerlas trizas y considerar a los padres como extraños para sus hijos, en poco menos que en sus enemigos, cuando la legislación desnaturalizó los hondos lazos de la unidad y la confianza en el seno del grupo familiar, ahí fue, sin duda alguna, que tuvo inicio formal el proceso de caída que nos trajo a esta emergencia en la que hoy estamos”, dice en el capítulo “Aquí estoy”, del libro Vengo a cumplir, del ex comandante en jefe del Ejército y candidato a la presidencia por Cabildo Abierto (CA), Guido Manini Ríos.

Este lunes el candidato presentó el breve texto, de 118 páginas, en formato de bolsillo, prologado por Rodolfo M Fattoruso, en un hotel de Palermo. En conversación con la prensa, el candidato dijo que el libro surgió con la intención de que las personas lo conozcan mejor y tiene un formato de entrevista, con preguntas hechas por los militantes.

En las primeras páginas Manini habla sobre su infancia y sus primeros pasos en el Ejército. “Me acuerdo que en el año 72 –yo estaba en segundo de liceo– fue un año muy complicado, un año en el que las noticias de atentados, muertos, detenidos, en el marco de las acciones de organizaciones subversivas que existían en aquella época. Yo era un adolescente y veía soldados en la calle. Un día nos enteramos por la prensa que acribillaron a cuatro soldados y hubo una gran conmoción [...]. Uno como que empieza ya a pensar, a visibilizar ideas y caminos, a sentirse parte de la realidad”. Cuenta que por este motivo decidió ser militar.

Foto del artículo 'Guido Manini Ríos admitió no tener pruebas sobre los vínculos del gobierno con el narcotráfico que denunció'

Sobre su gestión como comandante en jefe, relata: “Hicimos propuestas interesantes para ayudar a la gente marginada, dándole cabida en los cuarteles, educándolos, dándoles nociones de oficios, etc. Lo propusimos de buena fe, para ayudar a quienes más lo necesitaban, pero ni siquiera se nos contestó... En los últimos meses en mi gestión, a raíz de ciertos desencuentros con el Poder Ejecutivo sentí el apoyo de mucha gente, militares y civiles, que me hizo ver que realmente mi presencia en el escenario político podía aportar un viento renovador que devolviera esperanza [a] muchos uruguayos”.

Sobre la actualidad

Así como es breve el libro, también fue breve la presentación: no duró más de media hora. El candidato de CA dijo que desde que tenía 20 años hasta el momento en el que “dejó el cargo” en las Fuerzas Armadas hizo lo mismo, pero “ha habido algunas voces que buscan siempre descalificar, en esa política baja electoral en la cual se ha dicho que uno utilizó su carrera para el lanzamiento político; la respuesta está en el libro”, declaró.

“Yo quiero ser parte de esto; si estamos una guerra quiero ser parte de ella, me toca”, dice Manini sobre la antesala de la dictadura.

Además, dijo que no tiene pruebas para aportar a la Fiscalía sobre las posibles conexiones del gobierno con el narcotráfico. El sábado el candidato participó en un encuentro con vecinos de Malvín y aseguró que “hay bandas poderosas con conexiones a alto nivel del gobierno, que pudieron hacer posible que ese cargamento récord [de cocaína] llegara a Europa”. Aclaró: “Lo que dije en un acto es que nadie puede creer que un cargamento valuado en cerca de 1.000 millones de dólares lo haya armando y exportado una sola persona. Uno percibe que hay grandes bandas de narcotraficantes actuando en eso, y probablemente tengan contacto con altas esferas de poder para realizar ese tipo de actividades sin ser detectadas”.

Manini se refería al cargamento de cuatro toneladas y media de cocaína que, en agosto de este año, autoridades alemanas encontraron en un barco contenedor procedente de Uruguay, cuyo destino era la ciudad belga de Amberes. Manini aseguró que no sólo él tiene la percepción de que hubo corrupción: “Vemos cómo nuestros vecinos también perciben que hay grandes bandas y que tienen que tener algún tipo de soporte”, dijo.

Sobre la posibilidad de que participe en debates, reiteró que está dispuesto a hacerlo con el candidato del Frente Amplio, Daniel Martínez, y con el del Partido Colorado, Ernesto Talvi. En el caso del colorado, explicó, porque “ha tergiversado algunos de mis dichos, pero también he dicho que no pierdo el sueño por el debate”.

Guido Manini Ríos durante la presentación de su libro.

Guido Manini Ríos durante la presentación de su libro.

Foto: Ernesto Ryan

En varias oportunidades Talvi dijo que discrepa con el candidato de CA. En una entrevista con la diaria el 5 de julio, aseguró que tiene diferencias “oceánicas” con Manini y en otra oportunidad declaró a Informativo Sarandí: “Manini ha dicho que los venezolanos tienen que ir al banco de suplentes o que son ciudadanos de clase B. También dijo que él viene a oxigenar la democracia. No precisamos mesías que vengan a oxigenar nuestra democracia”, aseguró.

Sobre el ministro de Defensa, José Bayardi, Manini aseguro que si tiene un motivo para sancionarlo, que lo haga. “Es muy malo que un ministro haga campaña política desde su cargo, hablando desde el total desconocimiento de las cosas. El ministro es candidato a diputado por un sector del Frente Amplio [Vertiente Artiguista] y está hablando sobre el candidato a presidente por otro partido. No corresponde”, dijo.