“Porque el corazón no quiere entonar más retiradas”, cantaron miles de militantes a Tabaré Vázquez ayer en la plaza Lafone de La Teja, comprometiéndose a redoblar el esfuerzo a dos días del cambio de mando y del fin de la gestión frenteamplista. El presidente, por su parte, respondió a su gente con una emoción indisimulable y una solicitud: “Les pido que no se rindan”, manifestó, antes de recitar “No te rindas”, de Mario Benedetti, con lo cual puso fin a una noche histórica para el partido, en la que entregaron al dos veces mandatario la distinción de presidente de honor.

“El del Frente Amplio es un legado que tenemos que defender, tenemos que apoyar y estar convencidos de su importancia”.

“Si en algún momento de la noche se me escapa un lagrimón espero que lo sepan comprender”, advirtió el presidente a poco de haber subido al estrado, y fueron muchas las ocasiones en las que no pudo contener las lágrimas en el transcurso de la noche: con el efusivo “vamos a volver” del canciller Rodolfo Nin Novoa, en referencia a un futuro nuevo gobierno del Frente Amplio (FA); cuando el presidente de la fuerza política, Javier Miranda, llamó a la militancia a continuar la lucha; y cuando él mismo recordó a quienes lo acompañaron en el camino que comenzó 30 años atrás, al frente de la Intendencia de Montevideo. Especialmente, y con visible congoja, recordó a su esposa, María Auxiliadora Delgado, quien falleció en julio del año pasado.

Acto homenaje a Tabaré Vázquez, el 29 de febrero, en la plaza Lafone. Foto: Ernesto Ryan

Acto homenaje a Tabaré Vázquez, el 29 de febrero, en la plaza Lafone. Foto: Ernesto Ryan

El discurso de Vázquez se extendió durante casi una hora, pero ninguno de los presentes dudó en aplaudir cada una de las menciones que hizo a los hitos de la gestión del FA, que finaliza mañana para dar paso a un gobierno de la “coalición multicolor”, encabezado por Luis Lacalle Pou. Empezó su oratoria en un atril “presidencial”, ubicado a la izquierda del escenario –donde hizo la rendición de cuentas de su gestión– y luego pasó a otro, en el medio del escenario, donde se paró más como un líder político, con una oratoria más directa hacia los militantes.

El mandatario saliente hizo un minucioso repaso por las principales hitos de cada ministerio desde 2005 en adelante, entre ellos, la entrada a los batallones militares para buscar restos de detenidos desaparecidos, el restablecimiento de los Consejos de Salarios y la reducción a la mitad de la tasa de mortalidad infantil. En último lugar, hizo referencia al “legado político” que dejó el FA para el pueblo uruguayo.

Acto homenaje a Tabaré Vázquez, el 29 de febrero, en la plaza Lafone. Foto: Ernesto Ryan

Acto homenaje a Tabaré Vázquez, el 29 de febrero, en la plaza Lafone. Foto: Ernesto Ryan

El del FA “es un legado que tenemos que defender, tenemos que apoyar, tenemos que estar convencidos de la importancia que tiene, y que está por encima de todo esto que hemos hecho”, expresó Vázquez, que luego profundizó en tres aspectos: el crecimiento económico con distribución, la “tranquilidad social” y la institucionalidad democrática. “Tenemos la mejor distribución de la riqueza, que sacó a cientos de miles de personas de la pobreza en estos 15 años de gobierno” y “la mejor democracia de América Latina y el Caribe”, afirmó el mandatario. “Este es el legado que deja el FA para el pueblo uruguayo, y vamos a ser fieles custodios de que se respeten y no se vaya para atrás en los derechos que tienen hoy todos los uruguayos y todas las uruguayas”, enfatizó.

“Vamos a ser fieles custodios de que se respeten y no se vaya para atrás en los derechos tan merecidos que tienen hoy todos los uruguayos”.

“Nuestro Frente Amplio, más allá de la postura que nos dio el pueblo uruguayo, y que respetamos profundamente, va a seguir trabajando para que los uruguayos, las grandes mayorías, puedan cada vez vivir con más justicia social, fraternidad y solidaridad”, manifestó Vázquez, con los ojos brillantes y restos de brillantina en la cara, que quedaron del abrazo de los murguistas que actuaron al comenzar el homenaje. “Por eso les pido, casi les ruego, les pido de corazón, que no se rindan. No se rindan”, insistió, envuelto en una ovación unánime. Algunos segundos después, retomó la palabra y recitó, con entusiasmo, los versos del poema de Benedetti, que obligaron a todos a levantarse de sus asientos y a mantenerse de pie para recibir el “banderazo” y entonar “La ola esperanza”.

Toda la troupe

En las primeras filas estaban los principales cuadros del gobierno. Además del presidente del FA, Javier Miranda, y el canciller Rodolfo Nin Novoa, quienes hablaron antes que Vázquez, estaban varios jerarcas de esta administración y referentes frenteamplistas: José Mujica, Danilo Astori, Lucía Topolansky, Víctor Rossi, Eduardo Bonomi, Ernesto Murro, Juan Andrés Roballo, Jorge Vázquez, Marcos Carámbula, Mario Bergara, Gustavo Leal, Marina Arismendi, Carolina Cosse, Daniel Martínez, Álvaro Villar y Christian di Candia, entre otros.

Tabaré Vázquez, al finalizar el homenaje, el 28 de febrero, en la plaza Lafone.

Tabaré Vázquez, al finalizar el homenaje, el 28 de febrero, en la plaza Lafone.

Foto: Ernesto Ryan

.