Este viernes se desarrollaron las elecciones de las nuevas autoridades del Colegio Médico del Uruguay, que asumirán el mes que viene y se mantendrán en los cargos hasta octubre de 2024. De acuerdo al escrutinio primario, votaron 10.694 de los 14.035 profesionales habilitados; la proporción es un tanto inferior a las elecciones anteriores, las de 2018, cuando habían votado 10.288 médicos sobre un total de 12.239 habilitados.

La lista que obtuvo más votos fue la 7, liderada por la oncóloga Lucía Delgado, que, de acuerdo al escrutinio primario, obtuvo 3.056 votos al Consejo Nacional -máximo órgano de conducción del Colegio-. En segundo lugar, con 1.851 votos, se ubicó la Lista 4, oficialista, liderada por el médico Fernando Repetto, actual subgerente del Banco de Seguros del Estado, que integra también el actual presidente del colegio, Blauco Rodríguez. En tercer lugar en la votación para el Consejo Nacional quedó la Lista 3, liderada por Óscar Cluzet, con 1.706 votos. La cuarta lista, la 1, encabezada por Daniel San Vicente, obtuvo 237 votos.

Los resultados definitivos se darán a conocer dentro de algunos días, y se sumarán los 1.307 votos observados, pero, de acuerdo con los resultados primarios, la Lista 7 obtuvo cuatro cargos en el Consejo Nacional, la Lista 4 tres y la Lista 3 dos; la Lista 1 perdió su representante.

A nivel de los Consejos Regionales, de acuerdo a los resultados primarios, la Lista 7 fue la más votada en el de Montevideo y en el Regional Sur; los otros tres regionales los ganó la Lista 3, que impulsaba la Federación Médica del Interior (FEMI).

Detalles de la votación

Las elecciones del Colegio Médico del Uruguay son obligatorias y están reguladas por la Corte Electoral. En Montevideo, la sede de votación fue en el Platense Patin Club, en donde se montaron 24 circuitos. En los departamentos del interior del país se instalaron 32 circuitos en los lugares más variados, desde oficinas electorales departamentales hasta salones de organizaciones sociales, culturales, deportivas, educativas, religiosas y en algunas instituciones públicas.

La jornada se desarrolló con alcohol en gel y tapaboca mediante, en medio de un clima electoral de importante disputa por la conducción de un órgano que está destinado a velar por el cumplimiento ético en el ejercicio de la medicina.

Esta campaña electoral del Colegio Médico fue muy peleada: las listas 7 y 3, que se presentaron como tales por primera vez, dispararon fuertes críticas contra la administración de Rodríguez. Tal vez esas disputas fueron las que llevaron a reducir la cantidad de votos en blanco y anulados con respecto a las elecciones de 2018: el escrutinio primario contabilizó este viernes 1.288 votos en blanco total al Consejo Nacional, 509 en blanco parcial y 740 anulados; en total, suman 2.537, lo que representa 23% del total de votos, una proporción 12% inferior a la de 2018, cuando la suma de votos en blanco y anulado al máximo órgano de conducción había sido de 35,1%.

Lista ganadora a nivel nacional

El Colegio Médico “ha perdido el rumbo y con ello, credibilidad y prestigio”, decía en su plataforma la Lista 7, en la que deslizaba que el colegio “es percibido como un ente recaudador al servicio de la autopromoción de alguno de sus dirigentes”.

Esta lista propuso formar “otro Colegio”, “plural, abierto, participativo”. Anunció que asegurará la educación médica continua en todos los ámbitos del país, la consolidación de una Comisión de Bioética “pluralista, laica, vinculada con la academia”, y que reactivará “los cometidos de la Comisión de Conciliación y Mediación” para resolver conflictos entre médicos y la sociedad e impedir así la judicialización. Explicitó que apoyará las condiciones de trabajo justas y que coordinará acciones con todos los gremios médicos, con la academia y los prestadores de salud para mejorar la calidad de atención y garantizar el cumplimiento de los principios éticos de la profesión. En cuanto a la gestión, se planteó un colegio “eficaz y transparente”, con rendición de cuentas anuales y con informes de evaluación y desempeño de los y las consejeras.

Como el resto de las listas, proponía reformar la Ley del Colegio Médico para modificar su estructura, la remuneración de las autoridades y la forma de elegirlas. Sobre este último punto, propone que se voten candidatos y no listas, para evitar que resulte electo presidente alguien que no integra la lista más votada, como ocurrió en 2018, cuando las listas opositoras a la ganadora votaron como presidente del Consejo Nacional a Rodríguez, que había obtenido tres de los nueve cargos de ese órgano.

Otra de las reformas grandes propuestas por la Lista 7 es la de rediscutir el aporte económico que están obligados a hacer los médicos al colegio. Para eso, propone suspender el pago de la cuota así como el sueldo de los consejeros “durante al menos seis meses” hasta alcanzar una forma “más justa, solidaria y equitativa” de subvencionar el colegio.

Las contrincantes

Una de las principales propuestas de la Lista 4 fue la eliminación del cobro de la cuota obligatoria. La idea impulsada por el grupo de Repetto es que el pago sea voluntario y motivado por beneficios que les resulten atractivos a los médicos, para que estén dispuestos a pagar la cuota.

Otra de sus ideas era bajarle el rango de ley al Código de Ética Médica e impulsar la conciliación obligatoria en los consejos regionales.

La Lista 3, liderada por Óscar Cluzet, tuvo el apoyo de FEMI, del Sindicato Anestésico Quirúrgico y de la lista del Sindicato Médico del Uruguay Gremialismo Auténtico. También tuvo durante la campaña un discurso crítico hacia la gestión del colegio: “Ha perdido su esencia, está desdibujado y necesita cambios”, expresaba su plataforma electoral.

Cluzet, miembro de la Academia Nacional de Medicina, cirujano, intensivista y emergentólogo con formación en bioética, impulsó la recertificación médica voluntaria, que es un proceso de evaluación que certifica que un profesional ha actualizado su conocimiento y mantiene la destreza. En este proceso se trabaja desde hace varios años, pero todavía no hay médicos recertificados en el país.

¿Qué es el Colegio Médico del Uruguay?

Fue creado en 2009 por la Ley 18.591 con el objetivo de garantizar el ejercicio de la profesión médica de acuerdo a los deberes y principios éticos que la rigen. Es una persona pública no estatal. Está dirigido por un Consejo Nacional, compuesto por nueve integrantes -se ubica en Montevideo y tiene competencia en todo el territorio nacional- y cinco Consejos Regionales -Montevideo, Sur, Este, Oeste y Norte- integrados por cinco miembros que tienen competencia en sus regiones.

La inscripción de los médicos en el Colegio es obligatoria para ejercer su profesión. Según la ley, debe financiarse con un aporte obligatorio de los médicos, de hasta 0,5% de las remuneraciones que reciban por su actividad profesional; hasta el momento se ha aplicado una cuota fija, que en el último período se situó en 540 pesos.

.