Izquierda

Estas viendo todos los artículos con la etiqueta "Izquierda".





E. de León | Impuestos y Estado

El referéndum de Colonia y el futuro de la izquierda

Durante marzo en Colonia ocurrió un acontecimiento de gravedad que pasó desapercibido para la mayoría del país: un movimiento local juntó firmas contra un impuesto -una tasa o tributo- que recauda para financiar la provisión de un bien público. Es la tasa de alumbrado. Y la semana pasada la Corte Electoral por unanimidad emitió un fallo sobre su ilegalidad.


Ana Laura de Giorgi

Feministas, sí, pero de izquierda

“El conflicto básico en las sociedades capitalistas es entre los capitalistas y los trabajadores. Pero el capitalismo se mantiene y se recrea sosteniéndose en la explotación mucho más intensa que hace de la mujer, tanto como trabajadora remunerada como en cuanto ama de casa, con su trabajo invisible y gratuito. Sólo será posible una sociedad justa e igualitaria cuando hombres y mujeres dejen de ser explotados al mismo tiempo. Las mujeres no podemos esperar más; no hay un conflicto grande y otro pequeño, no hay uno principal y otro secundario. La lucha debe ser al mismo tiempo por un Uruguay nuevo”.(*)


Cuenta con 31 diputados y ocho senadores

Nació un nuevo partido de izquierda en Italia

Sinistra Italiana [Izquierda Italiana] surge de la unión de Sinistra Ecologia e Libertá con el movimiento Futuro a Sinistra, escindido del Partido Democrático (PD), y dirigentes que pertenecieron al Movimiento 5 Estrellas. Esta nueva organización política, que cuenta con 31 de los 630 diputados y ocho de 315 senadores, nació como un movimiento, pero el domingo, en su congreso, se convirtió en un partido político. Se suma así a una izquierda italiana que ya está fragmentada en varias formaciones, de las cuales la más importante es el PD, que a su vez está atravesando dificultades internas tras el fin del gobierno de Matteo Renzi.




Por Mauricio Bruno

La izquierda desaparece

Para sobrevivir como práctica, la izquierda debe amputarse la identidad; para sobrevivir como crítica, debe amputarse el discurso. Debe hacer como la derecha: renovar la estética sin perder la ética. O como dice que hace la derecha: no hablar, hacer; renunciar a decir “soy la izquierda”. ¿Por qué? Porque si un candidato a presidente puede decir “soy de izquierda” y “soy de derecha” en la misma oración sin que la opinión pública concluya que es un cínico o un delirante, hay que asumir que la marca “izquierda” ya no sirve, caducó, con el perdón de los buenos señores franceses que se sentaron de ese lado en la Asamblea Nacional Constituyente hace más de 200 años.