¿En qué rubro te desempeñás?

Trabajo como ilustradora, muralista y diseñadora gráfica. Hace ocho años que pinto murales en la calle y en espacios interiores. Participé en varios festivales de arte urbano en Uruguay y otros países. Otra actividad que desarrollo es la serigrafía; aprendí esta técnica en el taller de Óscar Ferrando hace nueve años, y ahora produzco con constancia en mi taller de Casa Wang, espacio que comparto con varios colegas en Ciudad Vieja. La ilustración también es una actividad frecuente en mi rutina; fui seleccionada para la muestra internacional de ilustración de la Feria Internacional de Ilustración de Bolonia, en Italia.

Foto del artículo ''

Foto: Alessandro Maradei

¿Cómo afectó la pandemia tu vida?

Los primeros meses fueron de mucha incertidumbre, el rubro artístico en general sin dudas fue muy perjudicado; varios de los murales que tenía agendados y los talleres que tenía programados para dar se cancelaron o se pospusieron, estos fueron meses de pausa. Personalmente me sirvió el freno para evaluar mis prácticas artísticas, repensar el ritmo de mi trabajo y las elecciones de mis actividades.

Foto del artículo ''

Foto: Alessandro Maradei

¿Qué te complicó y qué fue lo más sencillo?

También fue una pausa económica y me tuve que reinventar, mi ingreso se redujo en la venta de mis serigrafías. Al principio trasladé el taller de serigrafía a mi casa, y aunque mi forma de imprimir es muy artesanal, tuve que acomodar todas las herramientas e insumos a un espacio más pequeño. Me puse a crear en casa con otros tiempos, y jugando sin presión de terminar para alguien o en cierto tiempo. Fueron unos meses de experimentación. Hace poco volví al taller en Casa Wang, que comparto con varios amigos y colegas, valorando la suerte de tener un espacio de trabajo en común y poder compartir nuestras rutinas y prácticas artísticas. De a poco estoy retomando proyectos de murales. Ahora estoy pintando uno en la calle Charrúa, casi Bulevar Artigas.

Foto del artículo ''

Foto: Alessandro Maradei

¿Qué te parece que va a pasar?

Mi sensación con respecto a lo que va a pasar varía con los días. En los días positivos siento que esta situación nos muestra el privilegio de poder cuestionarnos, evaluar nuestras elecciones y ser más responsables con nuestro consumo. Otros días, más negativos, creo que todo va a volver a la misma “normalidad” de antes, donde los grandes responsables de la crisis ecológica y social en la que estamos nunca pararon y nunca lo van a hacer. Siento esa contradicción constante. El equilibrio lo encuentro refugiándome y compartiendo con los amigos, que me impulsan a seguir creando.

¿Te gustó este material fotográfico? Mirá más imágenes capturadas por el equipo de fotografía de la diaria.
Más artículos de Fotografía