El encuentro, que comenzó ayer, cuenta con la presencia del español José Rodríguez Valdés, responsable de Drogodependencias y adjunto a la Secretaría de Salud Laboral de la Confederación Sindical de Comisiones Obreras de España. la diaria conversó con el especialista, con el sociólogo Julio Calzada, secretario general de la Junta Nacional de Drogas (JND), y también con Cecilia Miller, de la Fundación Luna Nueva, sobre propuestas españolas que Uruguay puede incluir en los programas de prevención.

Lo primero que destacó Rodríguez Valdés fue que el ámbito laboral es un lugar privilegiado para abordar la prevención del consumo de drogas y prevención en general por el simple motivo de que "es probablemente una de las cosas que a las personas más les importa", y que más quieren cuidar, y además es un ámbito en el que la persona permanece muchas horas de su día. Al ser consultado sobre la experiencia española y sobre posibles aspectos a imitar y desarrollar en Uruguay, lo primero que señaló fue: "Yo no vengo a contar nada, vengo a compartir lo que hago y con ánimo de aprender lo que ustedes hacen". Valoró la implementación de espacios tripartitos como ejemplo a seguir porque "es un camino que nosotros hemos recorrido en los últimos años y que ha dejado frutos sabrosos e interesantes". En todo momento equiparó el rol de los empresarios y de los trabajadores, puesto que en ambos recae la responsabilidad de la calidad productiva.

Por su parte, el secretario general de la JND, reflexionó respecto a las cosas que nuestro país puede imitar de la comunidad española: "Tengo presente la premisa de que no hay que inventar lo que está inventado. Esto no implica que se copie modelos que no tienen que ver con nuestra realidad, pero siempre el conocimiento de las experiencias que hay en otros lugares nos evita recorrer, de pronto, largos caminos que otros ya transitaron".

Destacó el trabajo que se ha hecho hasta ahora para enfrentar la problemática, reparando especialmente en el involucramiento de diversos sectores de la sociedad, políticos, profesionales, empresarios y trabajadores. También reparó en la importancia de consolidar ámbitos de intercambio tripartitos "para generar, a partir de ellos, políticas que sean comunes a todos".

En camino

Si bien en el marco del Programa de Prevención Laboral, la Unidad de Asesoramiento Integral en Drogas y Trabajo, que funciona en el Hospital de Clínicas, lleva un registro de datos referidos a la problemática de drogodependencia, la meta es incrementar la información incorporando preguntas a la Encuesta Nacional de Hogares, en el módulo laboral para tener un panorama más amplio sobre la realidad.

Miller sostuvo que la percepción que predomina sobre lo hecho desde 2006 en materia de prevención en el ámbito de trabajo "es que hay confianza e interés, tanto del sector empresarial como de los sindicatos de las empresas". Opinó que la iniciativa demostró en más de una oportunidad que hubo grandes mejoras en la salud de los trabajadores, y que lograron mantener puestos de trabajo que en otras circunstancias se hubieran perdido. Pero, sostuvo que resulta fundamental que los empresarios garanticen la seguridad laboral de los empleados.

En cuanto al compromiso que tienen los altos mandos de las direcciones, dijo que se da tanto en el sector público como en el privado, y mencionó el caso de dos transnacionales, Petrogas por MontevideoGas y Ontur, terminal portuaria de Nueva Palmira. Explicó que si bien éstas tienen sus propias políticas y parámetros, contrarios en algunos casos a los que el programa plantea, aceptaron implementar la política preventiva.

Asimismo existe un acuerdo con la Cámara de la Construcción, lo que involucra a 60.000 trabajadores.