La ex diputada Beatriz Argimón (Partido Nacional) se alejó el miércoles pasado del sector liderado por Jorge Larrañaga, Alianza Nacional (AN), por la falta de una orgánica en el sector y por la posibilidad de que dentro de la agrupación se busquen alternativas para evadir la denominada ley de cuotas políticas que regirá en las elecciones de 2014.

El semanario Búsqueda informó ayer que el miércoles, la actual integrante del directorio del PN le entregó a Larrañaga una carta en la que manifiesta su desvinculación del grupo, al que se sumó en 2008. Argimón ya venía manteniendo discrepancias con Larrañaga, fundamentalmente porque el sector carece de estructura orgánica donde se debatan los distintos temas. En octubre de 2010, y con el telón de fondo de la autocrítica que se realizaba a nivel de todo el partido, AN reunió a su agrupación de gobierno y aprobó un documento sobre estructura interna elaborado por Argimón, que apuntaba a generar organismos colectivos de decisión, pero que nunca se puso en práctica, lo que generó molestia en la dirigente.

Según pudo saber la diaria, el hecho "determinante" en su decisión ocurrió a mediados de junio, luego de la publicación de una nota en El País donde se confirmaban "comentarios que ya teníamos sobre esta eventual estrategia para dejar mujeres fuera de las listas", según señaló Argimón a Larrañaga en una carta que le envió en junio. La alternativa -eventualmente pensada por varios dirigentes- tiene que ver con los nuevos requisitos que exige la ley de cuotas para el armado de las listas para las elecciones de 2014, que establece que cada tres candidatos debe haber al menos uno "para el sexo de menor representación".

Pese a la importancia que en AN siempre se dio a la presentación de una lista única al Senado, para 2014 ya se adelanta el surgimiento de varias; una del grupo La Federación, de los intendentes blancos Sergio Botana, Adriana Peña, Dardo Sánchez y los diputados Pablo Iturralde y Daniel Mañana, y otra de los "intendentes del litoral", Omar Lafluf, Walter Zimmer y Guillermo Besozzi, además de otra con los actuales senadores del sector. Con esta estrategia las mujeres podrían quedar para un relegado tercer lugar en la lista, con menos chances de ser electas.

Ante dicha publicación, la ex diputada le manifestó a Larrañaga la necesidad de "desmentir" esta estrategia como forma de desactivarla, pero recibió una negativa como respuesta. En la carta, Argimón señalaba que la alternativa pensada por dirigentes del sector "no hace más que dejar a luz la existencia de mecanismos que la dirigencia masculina ha realizado para dejar fuera a las mujeres y a los jóvenes (mostrando claramente la mentira de los discursos preelectorales destinados a prometer la inclusión de estos sectores)". Argimón la consideró "agraviante y ofensiva a la democracia real y a las mujeres todas", y lamentó que además se trate el tema de esta forma "cuando se trabaja por una modernización de nuestro partido; después queremos que la gente nos crea", remata.

Nuevos horizontes

La directora blanca reconoció que el senador, ahora independiente, Jorge Saravia se comunicó con ella a raíz de esta situación, para comenzar a trabajar en la creación de una nueva agrupación dentro del PN. "Quiero algo nuevo, donde realmente poder aportar y donde se pueda también hablar de la nueva agenda", dijo Argimón a la diaria, agregando que probablemente se encuentre con el senador en las próximas semanas.