El presidente José Mujica recibió ayer a la diaria en su chacra de Rincón del Cerro. Fue para conversar sobre el peronismo y la izquierda uruguaya, para una nota que se publicará el 6 de abril en el primer número de Lento, la revista que editará este colectivo. Poco más de una hora para hablar de nuestra compleja relación con la política argentina y 20 minutos finales para otros temas de actualidad. Mujica evaluó que en la discusión sobre el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR) jugaron las "pequeñeces electorales que todos los sectores tienen", opinó que las gremiales agropecuarias "hacen política abiertamente" y apuntó que el gobierno puso en lugares claves a militares afines al Ejecutivo porque es "la única garantía que tenés frente a un golpe de Estado". Consideró que la actual Suprema Corte de Justicia (SCJ) es "muy conservadora" y anunció que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) evaluará una propuesta para rever el funcionamiento de las cortes supremas de la región.

-¿Le generan preocupación las diferencias en la interna del gobierno por la política económica?

-Estamos bien. Me preocuparía si no pasara nada, si fuéramos unánimes, si no hubiera compañeros que plantearan otras variantes, porque estaríamos enfermos. Surgen puntos de vista distintos porque la realidad es muy rica y se puede interpretar distinto. Tenemos que tener la habilidad de que no nos desgarren, poderlas sobrellevar y tomar decisiones. Y tener la grandeza de que cuando se toman las decisiones, aunque uno no esté cien por ciento convencido, las tiene que llevar adelante. Desde ese punto de vista, funcionar como partido pero no perder la libertad de opinar.

-¿Molestó que el vicepresidente Danilo Astori haya recordado que el equipo económico tenía una alternativa que hubiera evitado la declaración de inconstitucionalidad del ICIR?

-Y sí. No era demasiado distinto, hubiera tenido el mismo recurso de inconstitucionalidad con estos viejos que están ahí [se refiere a los ministros de la SCJ]. Pero no importa eso, yo no le doy mayor importancia, ésas las veo como pequeñeces electorales que todos los sectores tienen.

-Desde ahora hasta 2014 se viene la parte de los perfilismos más complicada.

-Pero yo no estoy en carrera.

-Pero todo su Consejo de Ministros sí.

-Yo soy el más independiente. No doy pelota ninguna, los quiero a todos.

-¿Les va a pedir a los ministros que quieran hacer campaña electoral que se aparten?

-No sé. Me van a complicar un poco la vida, porque voy a tener que elegir ministros nuevos. Pero no sé lo que piensan hacer. Si se van a meter en las campañas electorales no es muy adecuado [que permanezcan en el gabinete]. Se me va a venir eso encima, pero bueno, la respuesta que te puedo dar es la de aquel inglés al que le avisaron un viernes que se había prendido fuego la fábrica. Dijo: "Qué amargura me voy a agarrar el lunes". Qué voy a hacer. Yo meto la pata a veces por eso mismo. Fui a la Expoactiva [de Soriano] el otro día y vienen y me preguntan: "Oddone dijo esto". Yo lo hubiera echado a Oddone. Todo eso se hace para vender máquinas, para que la gente compre equipos. Al fin y al cabo, la Expoactiva no es un jolgorio, es un evento para propagar la existencia de máquinas que se quiere vender. Y viene el otro con el análisis económico [se ríe], tirando para atrás. Yo no discrepo, tiene razón, pero ya hace dos años que el viento de cola frenó, cuando empezó la cagada en Europa. Eso se nota, valiente novedad. ¿Y qué hacemos? ¿Nos suicidamos? ¿No trabajamos más? Son análisis catastróficos. No podés razonar así porque no hacés nada. No vivís. Yo qué sé, estoy en una esquina y capaz que me muero de un ataque de caspa.

-Se empezó a hablar enseguida de su relación con el campo. "El campo" es otra denominación argentina.

-Es mentira, les decís a 1.200 empresas "el campo". ¿A eso estás reduciendo el campo? O "los productores". En mi barrio está lleno de productores. Llegaron a proponer los tipos [se refiere a las gremiales agropecuarias] a los intendentes que les pusieran el 1% de impuesto a toda la mercadería que se vende. Eso son como 90 millones de dólares. ¿Pero qué ventaja tiene eso? Les descontás a todos, a los chicos también, y los grandes pagan menos. Mirá qué negocio.

-Hay gremiales que representan a ciertos sectores sociales.

-Y claro, seguro, pero no todo el mundo está en las gremiales.

-¿Hacen política esas gremiales?

-Abiertamente. Es como los tontos de la izquierda que se creen que la derecha no hace política dentro del Ejército o de las Fuerzas Armadas. Por favor, es lo único que les preocupa. A la Fiesta de la Aviación fueron todos los ex presidentes. Andá a ver si van a una fiesta de la Universidad de la República o del PIT-CNT. Viste cómo cuidan el garrote.

-El gobierno ha puesto en lugares estratégicos de las Fuerzas Armadas (FFAA) a militares cercanos al Ejecutivo. ¿Fue algo pensado?

-Ah, no, jabón. Seguro. Hay que hacer política en todos lados. Ese cuento de que las FFAA tienen que ser independientes... En ningún lado son independientes, o están para un lado o están para el otro. La única garantía que tenés frente a un golpe de Estado algún día es que haya oficiales que estén para el otro lado, y soldados.

-¿Pero qué predomina hoy en las FFAA?

-Predomina la derecha, abiertamente. Porque la izquierda es tan tonta que, como tiene la herida de los derechos humanos, de lo que pasó, no se preocupa. ¿Sabés cuál es la crítica que nos tendrían que estar haciendo? Que está lleno de gente de izquierda que entra a las FFAA, pero esa crítica no la hacen porque no va nadie. Y no va nadie porque los despreciamos. ¿Y sabés por qué los despreciamos? Porque no nos planteamos la cuestión del poder. Y no la planteamos porque ahí vemos cómo nos ha entrado el liberalismo adentro. El Poder Ejecutivo está constituido cuando tiene el Ministerio del Interior y el Ministerio de Defensa. Cuando tiene el garrote en la mano, ahí está constituido.

-Teniendo en cuenta las últimas decisiones de la SCJ, ¿debería plantearse la cuestión judicial también como una cuestión de poder?

-Hay un movimiento en América, que se va a plantear en la Celac, de rever el funcionamiento de las cortes supremas. Algún país centroamericano y Correa [Rafael, el presidente de Ecuador] lo están planteando. Porque hay países, por ejemplo Francia, donde hay un tribunal constitucional que funciona para decir si algo es inconstitucional o no de entrada, cuando una norma se aprueba. Y falla y punto. Nosotros tenemos todo dentro de la misma bolsa. Pero hay lugares donde lo que viene a ser la corte tiene una integración proporcional a lo electoral, directamente. Acá supuestamente es una cosa independiente. Supuestamente.

-¿Le parecería bien rever el funcionamiento de la SCJ?

-Yo creo que el país necesita una reforma constitucional. Ése es uno de los puntos. Habría que estudiar el asunto. En el próximo período puede ser que se inaugure con una cosa de ésas.

-¿Cómo interpreta las últimas decisiones de la SCJ?

-Daría la impresión de que es una corte muy, muy conservadora. Pero todavía no veo claro para dónde va.

-El semanario Búsqueda informó la semana pasada que usted pensaba enviar una carta a sus socios del Mercosur.

-Va a haber un replanteo en el Mercosur. Me están haciendo una carta en la cancillería. Tenemos que preguntarnos para dónde va el Mercosur, porque hay una fiebre de acuerdos internacionales que presionan por todos lados. Y como la agenda internacional de la OMC [Organización Mundial del Comercio], en mi humilde manera de pensar, se fue al carajo, el mundo que va a venir ahora en lo inmediato va a funcionar en bloques. Nosotros tenemos que decir para dónde vamos y qué vamos a hacer.

-¿Ese replanteo significa discutir la agenda externa del bloque o también que se dé más espacio a Uruguay para moverse con libertad en forma bilateral?

-Son dos caminos que pueden ser complementarios. Si permanecen demasiado cerrados, tendremos que pedir cierta libertad de acción. Uruguay, por ejemplo, puede hacer un acuerdo con Corea, que muy bien nos vendría. Pero lo ideal sería que pudiéramos tener el grado de madurez como para lograr un acuerdo del bloque. Estamos sometidos todos a un problema común: el principal demandante que hay en la región es China. ¿Qué vamos a hacer con ese postre? Nos separa la cultura y nos separa el oceáno. Ahora, ¿y los negocios? Cada vez vienen más fuertes. Hay un cambio de la gran puta en el mundo. El otro día en la Expoactiva de Soriano había una cantidad de tractores Mahindra, y según los datos estadísticos es el tractor que más se fabrica hoy. Es de la India. Nosotros no teníamos ni noticia de que existía.

-Los países de la región no han discutido una política común respecto de China.

-No. Estamos cayendo en algunas tonterías. En la Celac algunos decían: "Acá está el 30 y pico por ciento de la economía mundial". Sí, pero 60 parlamentos y 60 gobiernos, y del otro lado del océano hay más de un tercio de la economía mundial con una dirección única. No seas malo.