Ir al contenido

Internacional | Martes 04 • Abril • 2017

Ni lo sueñen

Todos los partidos políticos paraguayos están invitados a participar, mañana, en un diálogo nacional promovido por el presidente, Horacio Cartes. Lo convocó para superar la crisis política que surgió a partir de que un grupo de senadores de varios partidos instalaran un senado paralelo y aprobaran una enmienda constitucional que habilita a un referéndum sobre la reelección presidencial.

El gobierno anunció el diálogo después de una serie de protestas violentas que se extendieron desde el viernes hasta la madrugada del sábado en Asunción, en el marco de las cuales se prendió fuego el Congreso y un policía entró disparando su arma a una sede del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y mató a un líder juvenil opositor.

La invitación fue extendida a los líderes de los partidos con representación parlamentaria, los presidentes de las dos cámaras del Congreso -Roberto Acevedo, del Senado, y Hugo Velázquez, de Diputados- y a Edmundo Valenzuela, el presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya.

El PLRA, que es liderado por un sector contrario a la reelección pero también tiene en sus filas a un sector que la apoya, anunció ayer que sólo se presentará al diálogo si el gobierno retira el proyecto de enmienda constitucional que presentó ante el Senado y que el viernes fue votado en la sesión del senado paralelo. Además, el presidente del PLRA, Efraín Alegre, exigió que se tomen medidas contra los altos cargos policiales responsables del operativo en el que murió el líder juvenil Roberto Quintana. El dirigente no explicó a qué refería su pedido, que fue planteado después de que Cartes destituyera al ministro del Interior, Tadeo Rojas, y al jefe de la Policía Nacional, Críspulo Sotelo. Además, ayer fue procesado con prisión preventiva el suboficial de la Policía acusado por el homicidio de Quintana, Gustavo Florentín, que estaba suspendido en la institución y se encontraba en un régimen de arresto domiciliario en la comisaría por un delito de violencia doméstica, según informó la prensa paraguaya. Después de matar a Quintana, Florentín no fue enviado a una cárcel común sino a la Agrupación Especializada, donde cumplen condenas otros policías, ya que el juez consideró que su vida podría estar en peligro.

El proyecto de enmienda constitucional fue redactado entre Honor Colorado -sector del Partido Colorado que respalda a Cartes-, el Frente Guasú, del ex presidente Fernando Lugo, y la corriente interna del PLRA que es liderada por Blas Llano. Los “llanistas” quieren hacer una alianza con el Frente Guasú para, en las elecciones de 2018, llevar a Lugo como candidato. Por su parte, Honor Colorado quiere postular a Cartes. En ambos casos es necesario que se rehabilite la reelección, prohibida en la Constitución desde 1992.

Senadores, diputados, gobernadores y autoridades del Partido Colorado que respaldan la reelección manifestaron que la enmienda no será retirada del Congreso. El gobernador de Itapúa, Luis Gneiting, uno de los líderes de Honor Colorado, pidió que se los respete como “un grupo de personas que piensan diferente”. En una conferencia, los referentes colorados responsabilizaron a los opositores a la enmienda por los actos de violencia del viernes y los llamaron a participar en el diálogo con Cartes.

Después de aprobar la enmienda, los senadores que respaldan la reelección se dirigieron a la Cámara de Diputados para que el proyecto se vote allí. Sin embargo, el presidente de la cámara baja, Hugo Velázquez, resolvió suspender la votación debido a las protestas que se desarrollaban en los alrededores del Congreso. El cargo de presidente de la cámara le da la potestad de decidir qué proyectos se tratan y cuándo, y ayer anunció que este no será tratado hasta que no culmine el diálogo auspiciado por Cartes.

Pese a este compromiso asumido por el presidente de la Cámara de Diputados, los opositores a la reelección recurrieron ayer nuevamente a la Justicia para solicitarle que tramite rápidamente el recurso de inconstitucionalidad que se presentó la semana pasada contra la instauración del senado paralelo, que comenzó el martes. De esta forma, lo que buscan los opositores es que se declaren ilegítimas todas las decisiones adoptadas por esos senadores. Considerando que ese pedido no sería atendido, los senadores opositores a la reelección presentaron ayer, en nombre del Senado, un recurso de amparo para que la Cámara de Diputados no pueda tratar el proyecto. Esta es una de las varias iniciativas legales que han tomado en estos días contra el proyecto de enmienda. La jueza María Rosa González aceptó el recurso de los senadores y solicitó una serie de informes a la Cámara de Diputados, impidiéndole, al menos por el momento, que trate la iniciativa.


Etiquetas