México fue el destino del ex presidente boliviano Evo Morales, quien renunció a la presidencia de su país el domingo como consecuencia de la presión ejercida en su contra por sus opositores políticos, las Fuerzas Armadas y la Policía. Ni bien se conoció la dimisión de Morales, el gobierno mexicano que preside Andrés Manuel López Obrador le ofreció asilo político. En la tarde de ayer el canciller mexicano, Andrés Ebrard, confirmó el pedido de asilo del líder del Movimiento al Socialismo (MAS), que se le otorgó de inmediato. En el momento del anuncio, el diplomático recordó que México se ha caracterizado por respetar los asuntos internos de las naciones y por conceder el derecho a asilo político a quienes sufren persecución política. Agregó que se le otorgó el asilo a Morales “por razones humanitarias y en virtud de la situación de urgencia que se vive en Bolivia, que pone en peligro su vida”.

“Hace minutos atrás hemos recibido la carta con el parte que nuestra Policía Boliviana ha sido rebasada, y en cumplimiento a la misión constitucional el mando militar ha dispuesto que las Fuerzas Armadas ejecuten operaciones conjuntas con la Policía para evitar sangre y luto a la familia boliviana, empleando en forma proporcional la fuerza contra los actos de grupos vandálicos que causan terror en la población”. Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, general Williams Kaliman, ayer en conferencia de prensa.

Mientras esto sucedía, en el sur de La Paz y en la vecina localidad de El Alto se registraban graves incidentes, en los que grupos afines al ahora ex mandatario realizaron protestas callejeras, que tuvieron como respuesta una feroz represión de las fuerzas policiales. Desde la provincia de Chapare, cerca de Cochabamba, este lunes de tarde Morales denunció estos hechos en su cuenta de Twitter: “Después del primer día del golpe cívico-político-policial, la Policía amotinada reprime con bala para provocar muertos y heridos en El Alto. Mi solidaridad con esas víctimas inocentes, entre ellas una niña, y el heroico pueblo alteño, defensor de la democracia”.

“Así fue mi primera noche después de dejar la presidencia forzado por el golpe de Mesa y Camacho con ayuda de la Policía. Así recordé tiempos de dirigente. Muy agradecido con mis hermanos de las federaciones del Trópico de Cochabamba por brindarnos seguridad y cuidado”, tuiteó ayer a última hora Evo Morales, junto con una foto en la que aparece acostado en el piso sobre una manta, y con una carpa hecha con una sábana en la que se ocultó.

Enseguida volvió a tuitear: “Para un presidente indígena que representa al pueblo humilde, la Policía se amotina y da golpe mientras las FFAA piden su renuncia. Para políticos neoliberales que ostentan poder económico, Policía y FFAA reprimen al pueblo que defiende la democracia con justicia, paz e igualdad”.

"Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía", tuiteó en las últimas horas de la noche de ayer.

Paralelamente, la situación institucional del país seguía siendo incierta. En las primeras horas del lunes arribó a La Paz la senadora Jeanine Áñez, segunda vicepresidenta del Senado y quien en las próximas horas podría asumir como presidenta transitoria. De tarde, no obstante, la legisladora fue evacuada de la céntrica plaza Murillo paceña, frente a la que se erige el Palacio de Gobierno, en virtud de los incidentes que se registraban a pocos kilómetros de allí, según informó el diario El Deber.

Áñez podría ser quien asuma la presidencia de Bolivia al ser inviable la sucesión que establece la Constitución por las renuncias de Morales, su vicepresidente, Álvaro García Linera, la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, y el presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda. Este lunes, poco después de llegar a La Paz, Áñez, quien pertenece al derechista Movimiento Demócrata Social, hizo un llamado a la pacificación y brindó garantías a los asambleístas del MAS para que lleguen a la sesión de este martes de la Asamblea Legislativa que analizará la renuncia a la presidencia de Morales y que determinará los pasos a seguir para paliar la profunda crisis institucional.

Según reseñaron medios bolivianos, Áñez explicó que recibió el respaldo de la Policía y de las Fuerzas Armadas para que se concrete la sucesión. También informaron que está en contacto con organismos internacionales para explicarles la situación actual del país. En la sesión de este martes la Asamblea Legislativa, órgano integrado por los senadores y los diputados, tiene la potestad de elegir un nuevo presidente del Senado para que pueda finalizar el mandato de Morales hasta que se convoquen nuevas elecciones.

Manifestación en apoyo del ex presidente boliviano Evo Morales, ayer, frente a la embajada boliviana en la Ciudad de México.
Manifestación en apoyo del ex presidente boliviano Evo Morales, ayer, frente a la embajada boliviana en la Ciudad de México.

No obstante, el panorama dista de ser claro. Con las Fuerzas Armadas a las puertas del poder, desde el espectro político la figura más prominente en este momento –más que el candidato opositor Carlos Mesa, quien perdió con Morales en las controvertidas elecciones presidenciales celebradas el 20 de octubre– es el líder del Comité Cívico pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho. Abogado de 40 años, ferviente católico y perteneciente a una acaudalada familia oriunda de Santa Cruz de la Sierra, desde siempre bastión de la oposición a Evo Morales, Camacho ganó notoriedad en las últimas semanas al posicionarse como el principal rival político del líder del MAS. El domingo, pocas horas antes de la renuncia de Morales, el líder cruceño ingresó en el Palacio de Gobierno, la antigua sede del Ejecutivo boliviano, portando una bandera boliviana y la Biblia, además de una carta de pedido de renuncia dirigida al ahora ex mandatario.

Repercusiones externas

Después de más de un día de silencio respecto de la situación política en Bolivia, la Organización de los Estados Americanos (OEA) se expidió sobre el tema. La entidad internacional que tiene como secretario general al uruguayo Luis Almagro rechazó este lunes “cualquier salida inconstitucional” a la crisis en Bolivia tras la renuncia del presidente Morales e instó a actuar de manera “urgente” para garantizar la realización de nuevas elecciones. “La Secretaría General llama a la pacificación y al respeto al Estado de Derecho” en Bolivia, sostuvo el órgano central de la OEA en un comunicado, en el que en ningún momento se refirió a la caída del gobierno del líder del MAS como un golpe de Estado.

En el comunicado la OEA pidió al Poder Legislativo boliviano que se reúna “en forma urgente” para “asegurar el funcionamiento institucional y nombrar nuevas autoridades electorales que garanticen un nuevo proceso electoral”. Además, llamó al Poder Judicial a seguir investigando, “hasta las últimas consecuencias”, posibles delitos vinculados a los cuestionados comicios del 20 de octubre.

También en las primeras horas de este martes se expresó sobre Bolivia el gobierno ruso, que dirigió mensajes a otros actores involucrados en la cuestión. En un comunicado, el Kremlin acusó a la oposición boliviana de promover una ola de violencia, al tiempo que empleó el término “golpe” para referirse a lo ocurrido el domingo en La Paz. “Nos causa profunda preocupación que la voluntad del gobierno de buscar soluciones constructivas en base al diálogo fue rechazada en el marco de eventos que tienen un patrón de golpe de Estado orquestado”, se establece en el texto difundido por el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso. Además, el gobierno que encabeza Vladimir Putin pidió que la situación tenga un “abordaje responsable” de “todos los miembros de la comunidad internacional, por los países latinoamericanos vecinos de Bolivia, por los países extrarregionales influyentes y por las organizaciones internacionales”, en lo que puede ser leído como una referencia directa a los gobiernos de Brasil y Estados Unidos, y a la OEA.

La Casa Blanca también se expresó sobre la situación política del país andino. En un comunicado hecho público en la tarde de este lunes, la administración que encabeza Donald Trump expresó: “La renuncia, ayer, del presidente boliviano, Evo Morales, es un momento significativo para la democracia en el hemisferio occidental. Después de casi 14 años y de su reciente intento de anular la Constitución boliviana y la voluntad del pueblo, la partida de Morales preserva la democracia y allana el camino para que el pueblo boliviano escuche sus voces. Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y al Ejército boliviano por acatar su juramento de proteger no sólo a una persona, sino a la Constitución de Bolivia. Estos eventos envían una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán. Ahora estamos un paso más cerca de un hemisferio occidental completamente democrático, próspero y libre”.