Rodeado de familiares y allegados políticos, el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue liberado este viernes de su presidio, en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba, capital del estado de Paraná, donde dio su primer discurso ante centenares de simpatizantes que realizaron una vigilia durante largas horas a la espera de la salida del ex mandatario.

Tras la decisión adoptada en la noche del jueves por la mayoría de los integrantes del Supremo Tribunal Federal de modificar la jurisprudencia y dejar sin efecto los casos de personas encarceladas por un tribunal de segunda instancia, antes de que se agotaran los recursos legales disponibles para los acusados -cambio que alcanzó a cerca de 5.000 personas privadas de libertad, entre ellas Lula-, se sabía que la salida del ex mandatario de su presidio era inminente, pero fue recién en las primeras horas de la tarde del viernes que la presunción de que Lula sería liberado se transformó en certeza, cuando el juez Danilo Pereira Jr. dio lugar al pedido presentado en la mañana por Cristiano Zanin, el principal abogado de Lula.

Luego de cantar el himno brasileño, desde un escenario que se dispuso especialmente para la ocasión frente a la dependencia de la Policía en la que estuvo preso durante 580 días, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) se dirigió a la multitud. “Ustedes eran el alimento de la democracia que yo precisaba para resistir la canallada que el lado podrido de la Justicia, del Ministerio Público hizo conmigo, intentando criminalizar a la izquierda, al PT y a Lula”, afirmó el ex presidente en medio de un clima altamente emotivo.

Cronología

15 de setiembre de 2016. Lula es denunciado por el Ministerio Público Federal de Paraná bajo la acusación de haber recibido, en el marco de la operación Lava Jato, un apartamento en la localidad paulista de Guarujá de parte de la empresa constructora OAS, como parte de un acuerdo para la asignación de obras de la empresa estatal Petrobras.

12 de julio de 2017. El juez Sérgio Moro condenó al líder petista a nueve años y seis meses de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero. En la acción también fueron condenados los ejecutivos de la empresa OAS José Adelmário Pinheiro Filho, Léo Pinheiro y Agenor Franklin Magalhães Medeiros.

11 de setiembre de 2017. La defensa de Lula recurre al TRF-4 (Tribunal Regional Federal) contra la decisión del juez Moro.

24 de enero de 2018. La 8ª Cámara del TRF-4 decide aumentar la pena de Lula a 12 años y un mes de prisión.

30 de enero de 2018. El ministro Humberto Martins, del Supremo Tribunal Federal (STF), negó el pedido de la defensa de Lula para que la Corte impidiese la prisión del ex presidente.

22 de marzo de 2018. El caso de Lula llega al STF, que accede a analizar el pedido de hábeas corpus solicitado por la defensa del líder petista para evitar que sea encarcelado.

4 de abril de 2018. Los miembros del STF retomaron la sesión y por 6 votos contra 5 el pedido de Habeas corpus fue negado, lo que abrió el camino al encarcelamiento de Lula.

5 de abril de 2018. Luego de ser autorizado por el TRF-4, el juez Sérgio Moro decretó la prisión de Lula, quien al día siguiente se presentó en una dependencia de la Policía Federal de Curitiba, donde comenzó a pagar su pena.

9 de junio de 2019. El sitio periodístico The Intercept publicó conversaciones filtradas de Moro y de los fiscales de la operación Lava Jato en los que queda clara la intencionalidad política que existió en el proceso contra Lula. Si bien estas revelaciones no tuvieron consecuencias jurídicas, sí afectaron políticamente al ex juez Moro, actual ministro de Justicia y Seguridad Pública del gobierno de Jair Bolsonaro.

7 de noviembre de 2019. Por 6 votos favorables contra 5 en contra, el STF decidió modificar la jurisprudencia. Hasta el momento una sentencia de prisión debía comenzar a ser cumplida luego de que fuera confirmada por un tribunal de segunda instancia, pero de acuerdo con la nueva interpretación la pena debería empezar a cumplirse cuando el acusado haya agotado todos sus recursos legales disponibles. De esta manera, se abrió el camino para la liberación de Lula.

8 de noviembre de 2019. Lula es liberado de la prisión luego de que el juez Danilo Pereira Jr. diera lugar al pedido realizado por la defensa del ex presidente.

Luego Lula dedicó varios minutos a saludar y agradecer a una larga serie de personas que lo ayudaron de diferente manera durante su reclusión, entre ellas dirigentes políticos y sociales, además de familiares, y en medio de su discurso besó a su novia, la socióloga Rosángela da Silva. Tras el momento de las salutaciones, Lula comenzó a hablar en clave política, atacando en numerosas ocasiones al actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a quien acusó de esconderse en las redes sociales para mandar mensajes y no contactarse directamente con el pueblo. Lula además fue duro con Sérgio Moro y Deltan Dallagnol, los principales articuladores de su encarcelamiento, y dijo: “Ellos no encarcelaron a un hombre, ellos intentaron matar una idea, y una idea no se mata”.

“Yo salgo de acá a los 74 años con el corazón lleno de amor, porque el amor va a vencer”, afirmó el ex dirigente sindical, que anunció que hoy estará presente en un acto en el Sindicato de Metalúrgicos ubicado en la ciudad paulista de São Bernardo do Campo, y que luego se va a dedicar a recorrer el país. “El pueblo está pasando más hambre, el pueblo está peor”, agregó Lula, que cerró su discurso diciendo: “Quiero que sepan que salgo con el mayor sentimiento de agradecimiento que una persona puede tener por otra”, haciendo referencia a la fidelidad de la militancia, que se mantuvo inalterable y se redobló durante su reclusión.

Foto: Henry Milleo (AFP)
Foto: Henry Milleo (AFP)

La vigilia

En la mañana de ayer el abogado Cristiano Zanin, jefe del equipo que representa judicialmente al ex mandatario, luego de hablar con el propio Lula se presentó en la sede de la Justicia Federal de la ciudad de Curitiba, donde le entregó un escrito al juez Danilo Pereira Jr., que está reemplazando a la jueza Carolina Lebbos, de la 12ª Cámara Federal de Curitiba, quien actualmente está de vacaciones y es la responsable de la ejecución de la pena de Lula. Luego del encuentro con el juez, Zanin se mostró cauto y afirmó ante los medios de prensa presentes que “Lula puede ser liberado hoy o no”, pero a la vez dijo que “la decisión del STF [Supremo Tribunal Federal], aplicando la Constitución, también da una luz de esperanza de que es posible que haya justicia. Es importante recordar que nuestra batalla jurídica continúa. Nuestro foco es realmente la declaración de nulidad de todo el proceso”. Según la revista Fórum, Zanin recordó además que todo el proceso de su representado estuvo marcado por “groseras violaciones a las garantías fundamentales, estuvo repleto de irregularidades, por lo que nosotros esperamos que el STF también juzgue con celeridad el pedido de hábeas corpus que está pendiente desde noviembre del año pasado y que anule todo el proceso, reconociendo la suspensión del ex juez Sérgio Moro”.

Daniel Martínez sobre liberación de Lula: “una inmensa alegría”

El candidato del Frente Amplio, Daniel Martínez, manifestó ayer su “inmensa alegría” ante la noticia de la liberación del ex presidente brasileño.

Martínez dijo a la diaria que se trataba de una “detención injusta”, que tenía “un móvil político”. “Igual que la destitución de Dilma [Rousseff] por un problema administrativo menor, como reconoció [Michel] Temer. Que se haga justicia con Lula, y ojalá que también con todo lo que fue un proceso vergonzante”, agregó.

Martínez está confiado y tiene “esperanza” de que la justicia independiente “triunfe sobre la partidización”. “Es una apuesta a que el pueblo brasileño encuentre el camino para recuperar la lucha que permitió sacar a tanta gente de la pobreza, y que la agenda de derechos, en una nación tan vulnerada, vuelva a cobrara fuerza. Es una alegría enorme”, concluyó el ex intendente de Montevideo.

La noticia de la liberación obviamente no fue bien recibida por el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien ayer, en el marco de una ceremonia de formación de la Policía Federal, sin hacer alusión a la decisión adoptada el jueves por el STF elogió a sus ministros, entre ellos a Moro.

El mandatario ultraderechista recordó un episodio ocurrido en el año 2017 en el que el ex magistrado no lo saludó, y afirmó que eso sucedió porque Moro en ese momento no podría, por el cargo que ostentaba, aproximarse a políticos, ni tampoco formar parte del gobierno.

Luiz Ignácio Lula da Silva al momento de salir de la sede de la Policía Federal, ayer, en Curitiba, Estado de Paraná, Brasil.
Luiz Ignácio Lula da Silva al momento de salir de la sede de la Policía Federal, ayer, en Curitiba, Estado de Paraná, Brasil.

“Él estaba cumpliendo su misión. Si esa misión que tenía no hubiese sido bien cumplida, yo tampoco estaría aquí”, afirmó Bolsonaro, atribuyéndole en parte a Moro su triunfo en las elecciones presidenciales realizadas el año pasado. “Por eso digo que parte de lo que pasa con la política en Brasil se lo debemos a Sérgio Moro”, agregó el ex capitán del Ejército.

El que sí hizo una referencia directa –pero sin nombrarlo– a la decisión del STF que dejó sin efecto el cumplimiento de penas de prisión para aquellos que hayan sido condenados en segunda instancia fue el vicepresidente brasileño, el general Hamilton Mourão. Mediante sus redes sociales, el jerarca se cuestionó si el Estado de derecho en su país no está imbuido de “gusto a política”. “El Estado de derecho es uno de los pilares de nuestra civilización, asegurando que la ley sea aplicada igualmente para todos. Pero hoy, 8 de noviembre de 2019, cabe la pregunta: ¿dónde está el Estado de Derecho en Brasil? ¿Tiene gusto a política?”, se preguntó.

José Mujica y Alberto Fernández también se pronunciaron

En Buenos Aires, donde está presente para participar del segundo encuentro del Grupo de Puebla, el ex presidente José Mujica brindó declaraciones a Subrayado tras conocerse la liberación del ex mandatario brasileño: “Es muy posible que vaya a ver a Lula. Si el cuero me da espero poder ir a verlo”.

“Si creyera en Dios le tendría que agradecer esto que está sucediendo en Brasil”, agregó Mujica, quien dijo no dudar de la inocencia de Lula: “Sabíamos como vivía”, dijo. A su vez, manifestó el deseo de que la liberación sea tomada como “una fiesta para la tolerancia, tanto en Brasil como en nuestra América Latina”. Lula, según Mujica, “puede aportar concordia y tolerancia” dado que “nunca dejó de ser un dirigente sindical que trata de componer en todo lo que puede”.

Por su parte, Alberto Fernández, presidente electo de Argentina y anfitrión del encuentro del Grupo de Puebla, anunció que se reunirá mañana con el canciller durante los gobiernos de Lula, Celso Amorim, que asistirá la reunión, así como la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

“Conmueve la fortaleza de Lula para afrontar esta persecución (solo esa definición le cabe al proceso judicial arbitrario al que fue sometido). Su entereza demuestra no sólo el compromiso, sino la inmensidad de ese hombre”, tuiteó Alberto Fernández tras finalizar el discurso de Lula.
Partidarios de Luiz Inácio Lula da Silva celebran el fallo de la Corte Suprema, frente a la sede de la Policía Federal, donde estaba preso, el 8 de noviembre, en Curitiba, Estado de Paraná, Brasil.
Partidarios de Luiz Inácio Lula da Silva celebran el fallo de la Corte Suprema, frente a la sede de la Policía Federal, donde estaba preso, el 8 de noviembre, en Curitiba, Estado de Paraná, Brasil.

.