“Desde que lanzamos la campaña [Vivir sin Miedo], desde el oficialismo, desde el Frente Amplio [FA], se lanzó una suerte de jaurías de prejuicios y de traumas ideológicos contra el proyecto de reforma”, dijo ayer el senador y precandidato del Partido Nacional (PN) Jorge Larrañaga (Alianza Nacional) sobre la declaración de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (INDDHH). El lunes, la INDDHH cuestionó las consultas populares que se están llevando adelante –la reforma de la Constitución propuesta por Larrañaga y el prerreferéndum contra la Ley Integral para PersonasTrans– por considerar que son regresivas en materia de derechos humanos.

Ayer, el precandidato dio una conferencia de prensa acompañado del ex ministro del Interior Juan Andrés Ramírez, uno de los redactores de la reforma de la Constitución, y Alejandro Abal Oliú, ex decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República.

Ramírez dijo que el texto de la INDDHH fue publicado en “una muy mala oportunidad política”, y sentenció que la propuesta es “absolutamente descabellada”.

La institución planteó que cuando hay iniciativas “de reformas regresivas” en materia de derechos humanos, es responsabilidad de todo el aparato estatal –en particular del Poder Judicial, el Tribunal de lo Contencioso Administrativo y la Corte Electoral– pronunciarse sobre si se va a “favorecer o no” procedimientos de reformas constitucionales o legislativas que vulneren derechos humanos.

Pablo Abdala y Jorge Larrañaga, ayer, en el Palacio Legislativo.

Pablo Abdala y Jorge Larrañaga, ayer, en el Palacio Legislativo.

Según Ramírez, es cuestionable que quede en manos de la Corte Electoral “impedir un plebiscito”. Larrañaga aseguró que se trata de una reforma garantista, y se reservó la posibilidad de tomar acciones a nivel parlamentario. Sobre el punto de la reforma que habilita los allanamientos nocturnos, Ramírez dijo que contrariamente a lo que dice la INDDHH, “es para proteger derechos humanos”. “Desde el punto de vista técnico la Constitución tiene una interpretación evolutiva. En 1830 para hacer una allanamiento nocturno se entraba con antorchas, pateando las puertas [...] para Uruguay es fundamental que hoy sí se puedan hacer por orden escrita del juez; no es regresivo, es actualizar [la norma] a las condiciones del siglo XXI”. Los nacionalistas afirmaron que los otros tres puntos de la reforma tampoco son “regresivos”. El plebiscito propone además el cumplimiento completo de las penas en los delitos graves, la prisión perpetua revisable en los casos de delitos gravísimos y la creación de una Guardia Nacional conformada por militares.

Por su parte, el precandidato del PN Carlos Iafigliola (Movimiento Adelante), que promueve un prerreferéndum contra la ley trans a través de la campaña Todos Somos Iguales, dijo a la diaria que los integrantes de la Institución son “unos fantasmas” porque “desde 2012 se violenta el primer derecho humano que es el de la vida, con la ley del aborto, y no dijeron nada”.