Traducido por la diaria por acuerdo con The Intercept.

Poco antes de que Moro aceptara la invitación para el Ministerio de Justicia, fiscales del Ministerio Público Federal discutían cómo el ingreso del juez en la política podía legitimar las críticas a la operación Lava Jato. Los fiscales del Ministerio Público Federal, en mensajes privados intercambiados en grupos de Telegram con integrantes de la Lava Jato, criticaron duramente a Sérgio Moro por lo que consideraban su agenda personal y política. A lo largo de la campaña electoral de 2018, fueron más allá: para los fiscales resultó claro que Moro infringía sistemáticamente los límites de la magistratura para alcanzar lo que quería.

“Moro siempre viola el sistema acusatorio, y se lo tolera por los resultados”, dijo la fiscal Monique Cheker el 1º de noviembre, una hora antes de que el ex juez anunciara que aceptaba la invitación del presidente Jair Bolsonaro para convertirse en ministro de Justicia. Los integrantes del grupo de tareas de la Lava Jato lamentaban que, al aceptar el cargo (algo que él había prometido que no haría jamás), Moro ponía en eterna duda la legitimidad y el legado de la operación. Los obvios cuestionamientos éticos implicados en la integración del juez al ministerio podrían, al final, dar mayor credibilidad a las alegaciones de que la operación tenía motivaciones políticas.

Una vez que la alineación de Moro con el bolsonarismo se hizo evidente, hasta los mayores partidarios del ex juez dentro de la Lava Jato pasaron a mostrar su descontento de larga data con sus transgresiones. Incluso el coordinador del grupo de tareas, Deltan Dallagnol (que siempre defendió a Moro), y el decano del grupo, Carlos Fernando dos Santos Lima, íntimo del entonces juez, confesó que prefería que no se sumara al gobierno de Bolsonaro.

Un día antes del anuncio de Moro, el 31 de octubre, cuando circulaban insistentes rumores de que el entonces juez participaría en el gobierno de Bolsonaro, la fiscal Jerusa Viecili, integrante de grupo de tareas en Curitiba, escribió en el grupo “Filhos de Januário 3”: “Me siento pésimo. Sólo da énfasis a las alegaciones de parcialidad y partidismo”. Por su parte, la fiscal Laura Tessler, también integrante del grupo de tareas, concordó con esa evaluación: “También me parece pésimo. Ni pensar en el Ministerio de Justicia... Además de que no tiene poder para hacer cambios positivos, va a quemar la Lava Jato. Ya hay gente que dice que eso mostraría su parcialidad al juzgar al PT [Partido de los Trabajadores]. Y el discurso va a impactar. Mal. Y Bozo [por Bolsonaro] está muy mal visto [...] si se une a él va a quemar a Moro”. Viecili completó: “Y quemando a Moro quema la Lava Jato”. Otro fiscal de la operación, Antônio Carlos Welter, enfatizó que la postura de Moro era “incompatible con la de juez”:

31 de octubre de 2018 - “Filhos de Januário 3”

–Isabel Groba [fiscal del grupo de tareas en Curitiba] – 09:24:41 – Es el fin ir a reunirse con Bolsonaro y la semana siguiente interrogar a Lula.

–Jerusa Viecili – 09:25:20 – ¡Estoy de acuerdo con todo, Isabel!

–Laura Tessler – 09:25:27 – Tb!

–Laura Tessler – 09:26:01 – ¡Por el amor de Dios! Que alguien le pida que no vaya a ver a Bolsonaro.

–Antônio Carlos Welter – 09:44:35 – Ministro del Supremo Tribunal Federal sería un cargo judicial, el reconocimiento máximo en la carrera. Como ministro de Justicia va a tener que explicar todas los errores del presidente, va a tener que tragar muchos sapos, y encima va a ser muy criticado por ello. Tengan en cuenta que uno de los fundamentos en el pedido a la ONU para anular el proceso de Lula es justamente la falta de imparcialidad del juez. Y enseguida de las elecciones lo invitan a ser ministro. Si acepta va a confirmar para muchos la teoría de la conspiración. A veces, la invitación, aunque pueda representar un reconocimiento (merecido), va a significar para mucha gente buena e imparcial, que nos apoya, sin hablar de la prensa y el PT, un cambio de postura, incompatible ser juez.

Al día siguiente, el 1º de noviembre, cuando quedó claro que Moro sería designado ministro de Justicia, otros fiscales del Ministerio Público Federal no involucrados con la Lava Jato se sumaron al coro. Hablando en el grupo “BD”, del que formaban parte fiscales de varios estados, dispararon duras críticas al ex juez:

1º de noviembre de 2018 – BD

–Ángelo [Augusto Costas] – 10:00:07 – No confío en Moro, no. En breve vamos a recibir notas de delegados pidiendo añadir hechos a la denuncia. Y si no cumplimos, el propio juez resuelve.

–Monique [fiscal del MPF en Petrópolis] – 10:00:30 – Pienso igual.

–Monique – 10:01:36 – Moro es inquisitivo, sólo manda al MP cuando quiere corroborar sus ideas, decide sin pedido del MP (variasssss veces) y respetuosamente el MPF de Paraná siempre lo toleró por los óptimos resultados alcanzados por la Lava Jato.

–Ángel – 10:02:13 – Él nos ve como un “mal constitucionalmente necesario”, un desperdicio de dinero.

–Monique – 10:02:30 – Si fuera por él, nos ignoraría.

–Ángel – 10:03:02 – Después de todo, si ya hay juez, ¿por qué otro sujeto procesal con las mismas garantías y la misma independencia? Duplicación inútil. Y encima, con poder para molestarlo.

–Monique – 10:03:43 – Y esa fama de Moro es antigua. Desde que yo estaba en Paraná, en 2008, él ya actuaba así. Algunos colegas del MPF de Paraná decían que les gustaba su proactividad, que incluso aprendían con él.

–Ángel – 10:04:30 – Hizo unas concesiones allí, absolviendo aquí para que la gente recurra allá, pero en la investigación criminal, la única cosa que interesa es la dupla policía/juez.

–Monique – 10:04:31 – Moro viola siempre el sistema acusatorio y se lo tolera por sus resultados.

Es particularmente significativo que los fiscales hayan llamado algunas absoluciones de Moro de “concesiones” –destinadas a crear una falsa percepción de imparcialidad–, ya que las absoluciones habían sido citadas por el ex juez y por Deltan Dallagnol justamente para refutar acusaciones de que Moro era el verdadero jefe de los fiscales.

Cuando Moro fue finalmente confirmado como ministro de Justicia, el fiscal Sérgio Luiz Pinel Dias, que actúa en la Lava Jato en Río de Janeiro, escribió en el grupo “MPF Gilmar Mendes” que, desde ese momento, sería muy difícil “alejar la imagen de que la Lava Jato integró al gobierno de Bolsonaro”:

1º de noviembre de 2018 - Grupo MPF Gilmar Mendes

–Thanéa Danelon [fiscal del MPF y miembro del grupo de tareas de San Pablo] – 10:19:01 – Buen día, gente. ¿Qué hay sobre Moro en el Ministerio de Justicia?

–José Augusto Simões Vagos [fiscal, miembro del grupo de tareas en Río de Janeiro] 10:44:57 – Es inoportuno.

–Sérgio Luiz Pinel Dias [fiscal del MPF y miembro del grupo de tareas de Rio de Janeiro] – 10:50:51 – Thaméa y colegas, personalmente me parece mal para el legado de la Lava Jato, por mejores que sean sus intenciones de intentar influir desde adentro... Para mí, Lava Jato, además de ser un símbolo, es un método de actuación de nuestras instituciones que nos ha permitido, hasta aquí, surfear juntos una excelente ola. Pero será difícil, muy difícil, hoy y probablemente en el futuro, con la asunción de Moro en el ministerio, apartar la imagen de que la Lava Jato integró al gobierno de Bolsonaro. Veo, por ese motivo, con mucha preocupación este paso del Moro.

– Mónica Campos de Ré [fiscal general de la República actuante en el Núcleo Criminal de Combate a la Corrupción en el MPF de la 2ª Región, parte de la Lava Jato] – 10:54:12 – Estoy de acuerdo!

La procuradora Isabel Cristina Groba Vieira, de la Lava Jato en Curitiba, opinó en el grupo “Filhos de Januário 3”: “Es realmente pésimo. El nombre de la Lava Jato no puede ser ensuciado”.

“Error fundamental”

Las críticas a Moro venían acumulándose desde mucho antes del anuncio oficial de que él sería empleado de un presidente con una trayectoria marcada por la apología de la tortura, de la dictadura y de declaraciones misóginas y homofóbicas. A tres días de la segunda vuelta de las elecciones, el 25 de octubre, los fiscales Jerusa Viecili y Paulo Roberto Galvão lamentaron que Moro y el propio grupo de tareas dieran la impresión de favorecer la candidatura de Bolsonaro.

Galvão se mostraba especialmente preocupado por el silencio del grupo de tareas en relación con las declaraciones de Bolsonaro contra la libertad de prensa y su desprecio por el debido proceso legal. Estas posiciones eran criticadas por la Lava Jato cuando las manifestaban otros políticos. A Galvão le incomodaba también el silencio de los colegas frente a los ataques dirigidos contra las protestas anti-Bolsonaro que se sucedían en universidades, así como a Jerusa Viecili:

25 de octubre de 2018 – grupo “Filhos de Januário 3”

–Jerusa Viecili – 14:45:52 – Disculpen que vuelva a este asunto, pero sólo en esta semana, muchas personas, e incluso colegas y colaboradores, me preguntaron por la falta de manifestaciones del grupo de tareas ante algunos posicionamientos de los candidatos a la presidencia. El hecho es que siempre nos posicionamos ante varias amenazas a nuestro trabajo, y en los últimos días hemos permanecido en silencio, incluso ante amenazas de candidatos a la independencia del Ministerio Público (nombramiento de fiscal general de la Rpublica fuera de la lista triple) y a la libertad de prensa. En otros tiempos, por otros motivos, pero igualmente relevantes y peligrosos, divulgamos comunicados, convocamos conferencias de prensa y amenazamos con renunciar (!). Ahora hay periodistas que escriben en Twitter que la Lava Jato es como un caso de desaparecido político, porque ya consiguió lo que quería. Me parece muy grave quedarnos en silencio cuando uno de los candidatos se manifiesta contra el nombramiento del fiscal general por lista triple ante cuestiones ideológicas. Más grave aun: asistimos pasivamente a amenazas a la libertad de prensa cuando somos los primeros en afirmar la importancia de la prensa para el éxito de la Lava Jato. Igualmente grave, hay candidatos que divulgan nombres de futuros ministros que están siendo investigados y enfrentan procesos por corrupción. Nuestra omisión también tiene peso e influencia. Yo, sinceramente, no quiero (y eso lo dirá la historia) que la Lava Jato sea vista, en el futuro, como persecución al PT y, mucho menos, como corresponsable de los sucesos electorales de 2018.

Tres horas después, el fiscal Paulo Roberto Galvão dijo en el mismo grupo: “Gente, nosotros somos fiscales de la República. Cumplimos nuestra función en la lucha contra la corrupción, y no podríamos haber hecho otra cosa, aunque supiéramos que de ello podría surgir electo alguien antidemocrático (y lo sabíamos porque estudiamos y conocíamos el ‘riesgo Berlusconi’)”. Para él, el grupo de tareas no podía ser acusado de haber intentado influir en las elecciones presidenciales, porque sólo hizo su trabajo. “Desgraciadamente, Moro indirectamente y Carlos Fernando directamente se equivocaron al dejar transparentar preferencia (el primero) o decir abiertamente su preferencia (el segundo)”, ponderó.

Un día después, Jerusa Viecili insistió en el asunto: “Ya nos desvirtúan diciendo que los que hablamos contra la corrupción estamos a favor de Bolsonaro [emoji sonriendo], pero no voy a insistir más. El hecho es que el grupo de tareas siempre ha comentado todo (desde los allanamientos en favelas hasta la Ley de Abuso de Autoridad, amnistía, indulto, etcétera...) y ahora no comenta independencia del Ministerio Público, libertad de prensa y órdenes de allanamiento en las universidades”.

Manifestación en apoyo al presidente Jair Bolsonaro y el ministro de Justicia, Sérgio Moro, en Brasilia.
Manifestación en apoyo al presidente Jair Bolsonaro y el ministro de Justicia, Sérgio Moro, en Brasilia.

Moro asume, los reclamos aumentan

En la noche de la segunda vuelta, antes de que se anunciara el resultado, los fiscales de la Lava Jato y otros miembros del MPF se mostraron irritados en el grupo “BD” con la esposa de Moro. Incluso después de que el ex juez ya había “felicitado al electo”, Rosângela celebró explícitamente la victoria de Bolsonaro en sus redes sociales:

28 de octubre de 2018 – grupo BD

–Alan Mansur PRPA [fiscal del MPF en Pará] – 20:21:05 – La esposa de Moro festejando la victoria de Bolso en las redes.

–José Robalinho Cavalcanti [presidente de la Asociación Nacional de Fiscales] – 20:21:29 – Error craso.

–José Robalinho Cavalcanti – 20:22:09 – Compromete a Moro. Mucho.

–Janice Agostinho Barreto Ascari [fiscal de la República de la 3ª Región] – 20:25:30 – Moro ya felicitó al presidente electo. Como pierde la oportunidad de estar bien, puta que lo parió.

–Luiz Fernando Lessa [fiscal de la República de la 2ª Región] – 20:25:56 – Esa gente del interior.

–Luiz Fernando Lessa – 20:26:02 – Es muy simple.

Confirmada la victoria de Bolsonaro, el fiscal Luiz Fernando Lessa ironizó sobre el anhelo de Moro en formar parte del gobierno. En el grupo “BD” se dirigió al entonces presidente de la Asociación Nacional de Fiscales de la República, José Robalinho Cavalcanti: “Robalinho, ya tenés lugar en la toma de posesión, al lado del [Hamilton] Mourão? ¿Con tus medallas?”.

Las críticas a la parcialidad y al partidismo del juez se intensificaron a medida que la especulación acerca de un cargo para Moro en el gobierno de Bolsonaro aumentaba. Al comentar un posteo en el sitio El Antagonista, que informaba sobre la supuesta intención de Bolsonaro de nombrar a Moro como titular del Supremo Tribunal Federal e integrar el grupo de tareas al gobierno bajo un “consejo” que presidiría Deltan Dallagnol, el fiscal Paulo Galvão reclamó en el grupo “Filhos de Januário 3”: “Es increíble cómo cada vez que habla fuera de los tribunales, Moro dice estupideces”. Cuando Laura Tessler respondió con una defensa moderada acerca de Moro (“Él quiso detener los rumores, pero sin cerrar las puertas”), Jerusa Viecili respondió: “Ese ‘sin cerrar las puertas’ es lo que es peligroso para un juez”.

El 31 de octubre, en la víspera del anuncio, la preocupación de los fiscales cedió lugar a la rabia y hasta al pánico cuando en el grupo “Winter is Coming” se posteó un artículo de O Globo con la noticia de que Moro viajaría a Río de Janeiro para un encuentro con Bolsonaro en casa del presidente recién electo. Mientras el siempre leal Deltan Dallagnol defendía a Moro en solitario, los otros fiscales manifestaban su indignación:

31 de octubre de 2018 – Winter is Coming

–Janice Ascari [fiscal de la República de la 3ª Región] – 08:06:11 – Moro se perdió en la vanidad. Qué pena.

–João Carlos de Carvalho Rocha [fiscal de la 4ª Región] – 08:10:31 – Se ha perdido y puede arrastrar a la Lava Jato. Con esa adhesión al gobierno electo, toda la operación queda con cara de “República do Galeão”, una de las primeras erupciones del moralismo redentorista en la política brasileña [en 1954] y que plantó las semillas para lo que vino diez años después.

A las 9.36, Ascari agregaría en el mismo grupo: “Si Vivo acepta ser ministro de Justicia, para mí será la señal de que está apuntando a entrar en la próxima campaña presidencial”.

Simultáneamente, el asunto movilizaba al grupo “Filhos de Januário 3”.

31 de octubre de 2018 - “Filhos de Januário 3”

–Jerusa Viecili – 08:48:20 – Espero que no sea verdad [emoji de vergüenza].

–Jerusa Viecili – 08:48:20 – https://glo.bo/2JrHJrR

–Deltan Dallagnol – 08:51:47 – Óptima decisión para las penitencias tb.

–Deltan Dallagnol – 08:52:47 – Él va a chequear allí. Estuvo un año solo. Creo que el personal será sensible, pero veremos.

–Deltan Dallagnol – 08:54:16 – Creo que no va a cambiar nada de lo que ya piensa sobre la Lava Jato en ese punto.

–Jerusa Viecili – 08:55:38 – No se trata de convertir a la gente. Es sobre preservar la Lava Jato.

–Laura Tessler – 08:57:25 – Tb me parece pésimo. Ministerio de Justicia ni pensar [...] además de que él no tiene poder para hacer cambios positivos, va a quemar la Lava Jato. Ya hay gente diciendo que eso mostraría su parcialidad al juzgar al PT. Y el discurso va a tener llegada. Mal. Y Bozo está muy mal visto [...] si se une a él va a quemar a Moro.

–Jerusa Viecili – 08:59:58 – Y quemando a Moro quema la Lava Jato.

–Isabel Groba – 09:18:58 – Es realmente pésimo. El nombre de la Lava Jato no puede ser ensuciado.

–Andrey Mendonça [fiscal del grupo de tareas en Curitiba] – 09:19:27 – Para ministro del Supremo Tribunal Federal me parece muy bueno. Como ministro de Justicia creo que va a dar asidero –con razón– a los argumentos de politización de la Lava Jato.

–Andrey Mendonça – 09:20:24 – Me acuerdo de un fiscal italiano en un artículo q habló sobre la operación “mani pulite”. Termina diciendo: y nunca entren en política.

–Isabel Groba – 09:22:30 – ¡Eso! Y para ser ministro del STF necesita que haya vacantes. Entonces, aunque en un futuro próximo, eso quedaría para un momento posterior. Y luego, como ministro puede rechazar las medidas reaccionarias que vengan.

–Isabel Groba – 09:23:17 – Como ministro del Supremo Tribunal Federal.

A medida que aparecían en la prensa las noticias de que Moro estaba negociando con Bolsonaro un superministerio con poderes expandidos, en el grupo “BD” el procurador Ângelo Augusto Costa llamó la atención sobre el precedente peligroso que se estaba creando: “¿No es mucho? Creo que el propio Bolsonaro va a tener miedo. Eso sin hablar de quién viene después. Moro, OK, pero nada es eterno. Este superministerio de Justicia puede convertirse en una máquina de persecución política”.

Incluso los pocos defensores que el juez aún conservaba admitieron lo que era impensable en cuanto se conoció la noticia de que había aceptado el ministerio: que los constantes reclamos del PT –de persecución por parte de la Lava Jato y de partidismo y motivación política por parte de Moro– ganarían credibilidad, y que todo el trabajo de la Lava Jato sería contaminado por la aventura política de Moro:

1º de noviembre de 2018 – grupo “BD”

–Monique Cheker – 10:50:46 – Un general en actividad no tendría “argumento de autoridad” para atropellar al sistema acusatorio. Moro sí, con su diploma en Harvard y con el nombre de la Lava Jato.

–Monique Cheker – 10:51:23 – Pero estoy de acuerdo con el discurso de Robalinho de que ya pasamos cosas peores.

–Janice Ascari – 10:55:15 – Moro aceptó.

–Janice Ascari – 10:55:19 – https://politica.estadao.com.br/blogs/fausto-macedo/moro-aceita-ministerio/?utm_source=twitter:newsfeed&utm_medium=social-organic&utm_campaign=redes-sociais:112018: y y utm_content = ::: y utm_term =

–Luiza [Luiza Cristina Fonseca, vicefiscal general de la República] – 10:56:16 – Moro aceptó.

–Alan Mansur – 10:57:25 – GloboNews dice que Moro aceptó y hará una nota en momentos.

–Monique Cheker – 11:00:03 – La gente de la Unión de Abogados surtiendo...

–Monique Cheker – 11:00:03 – @onyxlorenzoni Diputado. La AGU es función esencial de la Justicia prevista en la Constitución. No necesita ser vinculada a ningún ministerio. @jairbolsonaro

–Monique Cheker – 11:00:03 – Trending topic que se están esparciendo.

–Ángel Augusto Costa – 11:00:39 – De alegría, ¿no?

–Ángel Augusto Costa – 11:00:51 – Siguiente paso, la lista triple.

–Alan Mansur – 11:00:56 – Tiene toda la técnica y el conocimiento para ser un excelente ministro de Justicia y tratar de poner en práctica todo lo que él cree. Sin embargo, el hecho de haber aceptado, en este momento, entrar en la política y de esta forma es muy malo para la imagen de imparcialidad del sistema de justicia y del MP en general.

–Alan Mansur – 11:01:59 – Se lo acusará aun más de parcialidad. Y siempre quedará el comentario de que Moro hizo todo eso para asumir el poder.

–Alan Mansur – 11:02:46 – Desde el punto de vista técnico él será un excelente ministro, y creo que va a ayudar mucho a la organización del sistema. Pero tendremos que lidiar con esta crítica constante.

Minutos después, los fiscales del grupo “BD” empezaron a preocuparse por cómo el nombramiento de Moro serviría de munición para el PT contra la operación Lava Jato. “Creo que el PT debe de estar de fiesta ahora para justificar todo su discurso”, escribió Alan Mansur. Peterson de Paula Pereira, fiscal de la República en el Distrito Federal, dijo que la decisión de Moro mostraba cómo actuaba contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva: “Queda claro que él tenía a Lula como trofeo”, dijo. Para Monique Cheker, el movimiento del ex juez daba la imagen de que había usado a la Lava Jato como trampolín político:

1º de noviembre de 2018 – grupo “BD”

–Monique Cheker – 11:27:01 – Sería diferente si fuera directo al Supremo Tribunal Federal. Sería perfecto. Los políticos deben cumplir los plazos de incompatibilidad. ¿Por qué no los jueces y miembros de la Fiscalía? El distanciamiento es importante en una República. No basta con ser honesto, hay que parecer honesto.

–Alan Mansur – 11:28:04 – [imagen no encontrada]

–Monique Cheker – 11:28:23 – Y el “trampolín” de todo esto fue terrible: Moro ayudó a liquidar a la izquierda, su esposa hizo propaganda para Bolsonaro y él ahora asume un cargo político. No podemos ver eso como algo natural.

El 6 de noviembre, días después de que Moro aceptara la invitación, incluso Deltan Dallagnol, el fiscal más leal a Moro, confesó estar preocupado por los daños causados a la reputación y a la credibilidad del trabajo realizado durante cinco años por la operación Lava Jato. Él y la procuradora Janice Ascari coincidieron en que la conducta de Moro generaba “una preocupación sobre futuras alegaciones de parcialidad”. Sin embargo, los dos continuarían defendiéndolo.

6 de noviembre de 2018 – chat privado

–Deltan Dallagnol – 11:50:41 – Jan, no sé cuál es tu posición sobre la ida de Moro al Ministerio de Justicia, pero tenemos una preocupación sobre futuras alegaciones de parcialidad. No creo que tengan fundamento, pero tengo miedo del peso que eso pueda tomar en la opinión pública. En mi perspectiva personal, hoy, Moro y Lava Jato están íntimamente vinculados en el imaginario social, entonces defender a Moro es defender a la Lava Jato, y viceversa. Aunque yo tenga alguna ponderación personal sobre su salida, que le transmití directamente a él, es algo que –si estás de acuerdo–sería importante defender [...] En cuanto a la delación de Palocci, tema en el que pueden entrar, expliqué esa cuestión en la entrevista que me hizo Folha hace unas semanas. No sé si llegaste a verla, entonces la mando aquí [...] Besos. https://www1.folha.uol.com.br/poder/2018/10/deltan-dallagnol-critica-discurso-hipocrita-a-favor-da-lava-jato.shtml

–Janice Ascari – 12:55:05 – Hola, querido, nuestro pensamiento es convergente. También me preocupa este aspecto de su parcialidad, porque pone en duda, también, el trabajo de la Fiscalía. Pretendo, además de defender a la Lava Jato, como hago siempre, claro (hasta cuando no concuerdo con algunas cosas, je je), mostrar que el Ministerio de Justicia tiene muchas cosas de las que ocuparse más allá de la Lava Jato, que seguirá con o sin Moro.

En otro grupo, integrado por fiscales y asesores de prensa de la fuerza de trabajo en Paraná, uno de los periodistas revela que Carlos Fernando dos Santos Lima “hinchaba” para que Moro rechazara la invitación del presidente de extrema derecha: “El mismo Carlos Fernando dijo estar haciendo fuerza para que no acepte”. “Creo que lo que yo tenía para decirle, se lo dije. Ahora queda rezar para que él no acepte”, prosiguió Santos Lima, de acuerdo con el relato de su asesor.

En respuesta a nuestros contactos, el portavoz del grupo de tareas de la Lava Jato envió lo que ya se ha convertido en su respuesta estándar, evitando cualquier comentario sobre el contenido del reportaje y prefiriendo insinuar falsa y superficialmente que las conversaciones pueden no ser auténticas: “El fragmento del material enviado al grupo de tareas no permite constatar el contexto ni la veracidad del contenido. Las autoridades públicas fueron objeto de ataques de hackers criminales, lo que hace imposible comprobar si hubo ediciones en el material supuestamente obtenido. La operación Lava Jato se sostiene en pruebas robustas y denuncias consistentes, analizadas y validadas por diferentes instancias del Poder Judicial. Los integrantes del grupo de tareas guían sus acciones personales y profesionales por la ética y la legalidad”.

La fiscal Monique Cheker dijo que “no tiene registro del mensaje enviado y, por lo tanto, no reconoce la supuesta manifestación”. “La fiscal afirma también que son públicas y notorias las incontables manifestaciones de apoyo a la operación Lava Jato y al entonces juez Sérgio Moro”, agregó. El fiscal regional de la República Luiz Fernando Lessa aclaró que, desde recientes ataques a Telegram, ya no posee la aplicación ni los mensajes intercambiados a través de esa aplicación, de modo que no reconoce los mensajes. Los demás procuradores que no forman parte del grupo de tareas fueron buscados y no respondieron hasta la publicación de este texto. Los comentarios se publicarán si se envían a The Intercept.

The Intercept publicó el primer reportaje sobre el #VazaJato hace menos de tres semanas. Desde entonces, el trabajo periodístico realizado por The Intercept, así como por Folha de São Paulo y el periodista Reinaldo Azevedo, de BandNews, demostró claramente que Moro violó repetidamente las normas éticas de la magistratura, no ejerciendo su poder judicial “pautado por la ética y por la legalidad”, sino cometiendo diversas desviaciones éticas y atropellando los procedimientos legales.

Mientras que estas revelaciones conmocionaron a buena parte de los brasileños, la imagen que emerge de las conversaciones es que el comportamiento antiético y politizado de Moro ya era muy conocido entre los fiscales. Cuando quedó claro que los desvíos de Moro podrían causar perjuicios al trabajo del grupo de trabajo, los fiscales pasaron a expresar sus críticas –al menos cuando pensaban estar hablando de forma privada– con claridad, sinceridad y furia.