El ex precandidato del Partido Nacional (PN) Juan Sartori sostiene que lo que ocurrió en la campaña hacia las elecciones internas ya pasó. Ahora es tiempo de dar vuelta la página y prepara su camino a las nacionales de octubre. En entrevista con la diaria, habló de su relación con el candidato Luis Lacalle Pou, del programa nacionalista, de la reforma constitucional Vivir sin Miedo y de lo que proyecta hacer en el Parlamento durante la próxima legislatura.

¿Cómo definirías el sartorismo?

Es una fuerza política nueva que surgió hace poco tiempo: llevamos menos de un año desde que declaré la candidatura. Una de las definiciones es que no creemos en las ideologías. Somos de los que piensan que una idea es buena porque funciona y resuelve problemas, no porque venga de la izquierda o de la derecha. Somos muy pragmáticos y modernos.

¿Cómo creés que son tus votantes?

Son personas que quieren renovación en la vida política, no sólo en las personas sino en la manera de hacer las cosas. Tienen una visión más abierta a algo que tenga menos enfrentamientos ideológicos. No son de izquierda o de derecha, quieren que nos enfoquemos en temas como la generación de empleo. Es una generación nueva que vive una cosa pragmática moderna y más nueva.

En el día de las internas, en el acto en la casa del PN recibiste insultos. ¿Cómo los tomaste?

En todos los ámbitos siempre hay algún desubicado. Creo que la visión es que las competencias políticas en el momento son enfrentamientos, pero a partir de ahí se mira hacia adelante y se trata de trabajar juntos.

Las últimas encuestas dan una intención de voto a Luis Lacalle Pou bastante inferior que antes de las internas. ¿Por qué creés que está pasando eso?

Las intenciones de voto van cambiando.

Pero bajó bastante. Hay encuestas que muestran que cayó siete puntos.

Sí, creo que lo que hay que hacer ahora es empezar una campaña diferente en la que gran parte del objetivo es dejar atrás los enfrentamientos internos y empezar a formar un gran equipo para trabajar en la misma dirección: la victoria del PN. Hay un crecimiento de alguno de los otros candidatos, y la cosa se va moviendo. Ahora lo que tenemos que hacer es potenciar las similitudes. Que haya ganado un candidato no quiere decir que todas las otras corrientes tengan diferencias con él.

El sábado en la Convención Nacional se aprobó el programa de gobierno. ¿Cuáles de tus propuestas se incluyeron?

Ya durante la campaña gran parte de los programas eran comunes. Por ejemplo, en la parte económica todo el aspecto de la rebaja de tarifas, que es tan necesaria para darles oxígeno a la gente y a las empresas. Además, la rebaja del costo del combustible –que yo decía que había que hacerla el primer día, en la primera hora– está en el programa. Cerca de la mitad de las ideas que todos teníamos están. Pero también hay ideas nuestras que no están y eso me parece bueno, porque los sectores políticos tienen que tener banderas propias: eso es lo que hace que el PN sea más diverso y fuerte.

¿Vas a insistir con la tarjeta Medicfarma?

Esa propuesta generó mucha polémica sin ningún tipo de razón fundamentada. Hoy se implementa en la mayoría de los países, no sólo del primer mundo, sino del continente. También se implementa [en Uruguay] para una franja de la población: quienes están en salud pública ya tienen acceso a los medicamentos. Me encantaría poder seguir adelante con ella.

“Lo mejor es un Estado fuerte, que dé garantías pero que funcione de manera eficiente. Eso es lo que hay que lograr.”

¿Qué te parece el shock de austeridad?

Hoy hay una necesidad de administrar mejor. No hay duda de la mala gestión en los ámbitos del gobierno. Con el presupuesto actual se pueden generar resultados mucho mejores.

Pero, más allá de no gastar más, se habla de recortar 900 millones de dólares.

Pero en cosas que son innecesarias. Esos 900 millones se explican por comprar de una manera más transparente y mejor. No hay recortes en los temas importantes.

Se habla de no reponer funcionarios públicos.

Pero no se recorta nada. Lo mejor es un Estado fuerte, que dé garantías pero que funcione de manera eficiente. Eso es lo que hay que lograr. No se trata de recortar por recortar ni de mantener cosas que no funcionen bien. Lo que tiene que primar es el sentido común, y hoy el sentido común demuestra que las pérdidas en las empresas públicas estuvieron fuera de cualquier nivel normal.

La semana pasada tuviste un encuentro con Lacalle Pou. ¿De qué hablaron?

Fue una conversación privada. Lo primero en la generación de confianza es poder tener esos ámbitos privados. Era importante, después de todo el enfrentamiento en la interna, poder tener una discusión franca en la que aclaráramos todos los temas y [viéramos] cómo seguir adelante.

¿Cómo es tu relación con Lacalle Pou?

Tenemos una relación de compañeros de partido, de líderes de partido de la misma generación. Por una cantidad de aspectos estamos casi destinados a llevarnos bien en los próximos años. Ahora la relación política recién empieza, porque llevo sólo seis meses en el ámbito político. Creo que va a ser una relación franca de trabajo, juntos en el convencimiento de que podemos lograr algo bueno para el país.

Foto del artículo ''

¿Creés que en una coalición de gobierno hay que incluir al candidato de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos?

Estoy convencido de que cualquier persona que se mete en la política es porque tiene vocación de que las cosas mejoren en el país. Podemos no estar de acuerdo en cómo, pero hay que reconocer la representatividad. En octubre se verá la composición de todas las visiones y opiniones que tiene que tener en cuenta el próximo gobierno, porque el próximo Parlamento seguramente no tenga mayoría, y si andamos todos peleándonos y diciendo “yo hablo con este y no con aquel”, va a ser muy difícil hacer funcionar las cosas para salir adelante.

En las internas no es obligatorio hacer una rendición de cuentas a la Corte Electoral. ¿Vos la vas a hacer?

No. Hoy estamos enfocados hacia adelante. Estamos preparando la campaña, que además es muy corta porque son dos meses y medio; además, es diferente porque ahora es sólo un sector del partido.

Entonces, ¿tu campaña va a ser más austera?

Por ser más corta, pero vamos a seguir trabajando con toda la fuerza.

Habías dicho que no serías un buen parlamentario. Sin embargo, vas a encabezar una lista al Senado. ¿Te convence estar en el Parlamento?

Yo siempre dije que era una persona con más experiencia en lo ejecutivo, en realizar cosas y en tomar decisiones. El trabajo legislativo es un poco distinto. Pero también dije que aprendía rápido, y creo que en esta corta vida política aprendí muchas cosas. Encabezar una lista al Senado es, más que nada, asumir el compromiso que la gente me pide en la calle todos los días. Mi primer suplente va a ser Alem García, un legislador con muchísima experiencia, que pasó años en el Parlamento y me va a poder apoyar y aconsejar. La idea es armar equipo para hacer el mejor trabajo posible. También creo que el cargo lo hace la persona: se puede ser un senador ejecutivo, pragmático, dinámico y que tenga una identidad propia.

¿Le vas a dar espacio a García para que asuma la banca?

La idea es armar un equipo y, cuando el más capacitado pueda hacer un trabajo, mantener esa visión. Algún día voy a estar de vacaciones... Pero lo que quiero es asumir y hacer el trabajo lo mejor posible, no es para nada una figuración.

“Me gustaría sacar algunos privilegios en el Parlamento, como terminar con las partidas de prensa, los pases en comisión y muchas cosas que permitirían un mejor manejo”

¿No te gustaría ser ministro o intendente?

No sé. Cuando tomé esta decisión en mi vida, fue para estar a disposición de mi país. Fui precandidato a la presidencia de la República, un cargo ejecutivo que me parecía que tenía la capacidad de ejercer bien. En el futuro hay que ver qué se precisa y qué podemos hacer, pero mi idea no es aspirar a ningún cargo ahora. Por otra parte, nuestra ambición es en mayo presentar el máximo de candidatos a intendente en todos los departamentos que podamos.

¿A quiénes vas a apoyar?

Cuando anunciemos las listas a Diputados, seguramente los candidatos tengan proyección para ser intendentes si les va bien.

Como senador, ¿cuál sería el primer proyecto de ley que presentarías?

Recién llevo 30 días en esto. Vamos a empezar a organizarnos, a anunciar las listas, pero imagínense una línea muy similar a la que tuvimos. Cuando dije que algunas ideas que no están en el programa, esas serían prioritarias para pasarlas a través del Parlamento. Además, me gustaría sacar algunos privilegios en el Parlamento, como terminar con las partidas de prensa, los pases en comisión y muchas cosas que permitirían un mejor manejo en el Parlamento, y lo mismo en las intendencias.

Dijiste que vas a apoyar la reforma Vivir sin Miedo, del senador Jorge Larrañaga. ¿De qué manera lo vas a hacer?

Vamos a tener la papeleta disponible. Seguramente la ensobremos. Tengo pendiente una discusión con Larrañaga.

¿Sobre qué?

A nivel general. Todavía no tuvimos tiempo de reunirnos. Él fue el impulsor de la iniciativa, y sería importante tener su opinión de cómo le gustaría que apoyemos. Aún no se hizo mucha coordinación. Sería bueno que yendo hacia octubre armemos la coordinación necesaria. Siempre dijimos que era un buen instrumento adicional y una buena señal de que estamos combatiendo la inseguridad.

Algunos de tus dirigentes fueron impulsores del prerreferéndum contra la Ley Integral para las Personas Trans. ¿Qué te parece la ley?

La visión mía y de nuestro movimiento es moderna, de una sociedad diversa y tolerante. No tengo una posición en contra. Pero me parece bueno que dentro de mi movimiento haya gente que tiene posiciones personales. Así como nosotros quizá seamos parte del programa común pero con alguna diferencia, dentro de mi sector también tenemos ideas comunes y algunas ideas con las que no estamos todos de acuerdo.

¿Cuál es la situación del portal de noticias Ecos?

Es la misma situación de los últimos cinco años. Sigue funcionando con su equipo de periodistas, sin ningún problema y con absoluta independencia periodística.

¿No va a ser un órgano de campaña?

Nunca lo fue. Es un medio independiente. Es difícil manejar esa relación de ser político y dueño de un medio, porque si escriben algo todo el mundo asume que lo digo yo y si me molesta y los llamo es un problema con los periodistas, entonces lo mejor es mantenerlo lo más separado posible y de la misma manera que viene funcionando. Hubo un cambio de editores y redactores, pero gran parte del equipo sigue trabajando con exactamente la misma idea.

Las listas

Sartori encabezará la lista de su sector, Todo por el Pueblo, al Senado, y su suplente será el ex diputado Alem García. En el segundo lugar irá la actual senadora Verónica Alonso y su suplente será quien fue la mano derecha en la campaña, Óscar Costa. El tercer lugar posiblemente lo ocupe el propio García, dijo Sartori. En Montevideo, el titular de la lista a Diputados será el propio Sartori, y su suplente será quien fuera jefe de su campaña, Pablo Viana. El segundo lugar lo ocupará Martín Elgue. Según Sartori, también estarán en la nómina el actual diputado Álvaro Dastugue y Angelina Vungue, que “hizo una excelente votación”.

.