“Hoy ha sido un día particularmente intenso y queremos apelar, a través de los medios de comunicación, a bajar un poco la ansiedad”. Fueron las primeras palabras de Luis Lacalle Pou, presidente de la República, este jueves en conferencia de prensa, antes de anunciar nuevas medidas económicas en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

El mandatario se refirió a “alguna información que circulaba” sobre una “posible muerte por coronavirus en nuestro país”, y dijo que si bien entiende la “voluntad de tener una primicia”, se debe “generar certidumbre en estos tiempos donde no la hay”. Acto seguido, informó que se hicieron 245 test de coronavirus y 21 resultaron positivos, por lo tanto, los casos confirmados de la enfermedad en Uruguay ascienden a 238.

Más adelante, el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, detalló que hay 18 personas internadas por coronavirus, de las cuales 12 están en sala común, dos en cuidados intermedios y cuatro en CTI. “Hasta el momento, ningún fallecido”, enfatizó el jerarca. Además, indicó que se hicieron 130 test a trabajadores de la salud, de los que 13 dieron positivos ‒e integran la lista total de casos ‒.

El “fondo coronavirus” y cómo se financia

Yendo al plato fuerte de la conferencia, Lacalle Pou se refirió a las nuevas medidas impulsadas por el gobierno, entre las que está la creación del “fondo coronavirus” para “seguir haciendo frente a las erogaciones”, y adelantó que “no va a alcanzar” para los gastos que tienen planificados. “Hemos cambiado el orden de prioridades; hasta el 13 de marzo eran unas, pero cambió todo. En el día de mañana [por el viernes] la ministra de Economía [Azucena Arbeleche] lo va a explicar: el ahorro público sigue siendo una meta, pero hoy pasa a segundo lugar. Continúa siendo una forma de entender el ejercicio del gobierno, pero hoy hay que tomar otro tipo de acciones”, señaló, con la jerarca sentada a su lado.

El presidente sostuvo que “una vez más, los vulnerables van a ser los más atendidos”. Por lo tanto, entre las medidas sociales que Pablo Bartol, titular del Ministerio de Desarrollo Social, profundizará hoy en conferencia, está “la extensión de canastas alimenticias para aquellos más vulnerables y un aumento en la Asignaciones Familiares”. Luego explicó que el “fondo coronavirus” se va a nutrir “de las arcas públicas” y también “de ingresos de funcionarios públicos, porque es momento de que todos hagamos un esfuerzo”.

“Se va nutrir del 20% que se le va a desconectar al presidente de la República, a los ministros, a los legisladores, a los directores de entes autónomos, para colaborar con el país en este momento de dificultades”, informó Lacalle. Agregó que también se nutrirá de un porcentaje, que irá de 5% a 20%, de los salarios públicos y jubilaciones que superen los 80.000 pesos líquidos.

“Estos números los estamos redondeando, por eso mañana [por el viernes] la ministra en la conferencia les va a explicar bien los números exactos. Queremos decirles, con una enorme tranquilad, que sabemos que Uruguay está pasando mal, y que hay un sinnúmero de gente que se ha quedado sin trabajo y que no tiene alimentación. Todos tenemos que empujar del carro, empezando por los gobernantes, por el presidente de la República; no sólo en la dedicación horaria, afectiva, anímica e intelectual, sino también económica”, sostuvo. Acotó que el descuento salarial se hará por los próximos dos meses, “con la posibilidad de extenderlo según siga esta situación económica en nuestro país”.

El presidente, Luis Lacalle Pou, durante una conferencia de prensa.

El presidente, Luis Lacalle Pou, durante una conferencia de prensa.

Foto: Ernesto Ryan

“No es una medida simpática sino solidaria”

Cuando se abrió el espacio de preguntas para la prensa, el presidente ahondó en detalles sobre la medida de reducción salarial. Por ejemplo, dijo que los trabajadores de la salud quedan excluidos, “por razones obvias”, ya que “están en el primer frente de batalla”. Por otro lado, informó que la medida abarcará a los mandos militares, a las jubilaciones militares y a las de los ex presidentes. Dijo que la rebaja “no es una medida simpática sino solidaria”, y que por ende no entrará en “discusión con los sindicatos”, porque no lo hizo “estos días” y no lo va a “hacer ahora”.

El presidente explicó que para aplicar esta medida hace falta una ley, que el Ministerio de Economía y Finanzas y Presidencia ya están trabajando para redactar el proyecto, y que “lo ideal” sería terminarlo el fin de semana para poder presentarlo en el Parlamento el lunes o el martes. Detalló que ya conversó sobre la iniciativa con líderes de otros partidos de la coalición, pero no el Frente Amplio (FA), y subrayó que los salarios no se descontarán “para ahorrar, sino para gastar”. “Esto es para la gente, es solidaridad pura”, enfatizó.

“La solidaridad no es obligada”

A todo esto, Joselo López, secretario general de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE), dijo a la diaria que las medidas informadas por Lacalle Pou no fueron las que les comunicó este jueves más temprano, cuando junto con otros representantes del gremio se reunieron con el mandatario. Según el sindicalista, Lacalle Pou les dijo que el ahorro para volcar a las medidas por el coronavirus saldría del descuento de “10% de los salarios de 80.000 pesos nominales hacia arriba”. “Después, de tarde, mandó un mensaje en que nos dijo que estaban ajustando eso, que no iba a ser así, y en conferencia informó que iba a ser a partir de los 80.000 pesos líquidos, o sea, de cerca de 120.000 nominales”, sostuvo.

Agregó que dentro de COFE tienen “mucha incertidumbre” y entienden que “se debe preservar la negociación colectiva”, algo que no sucede cuando el gobierno “les informa lo que van a hacer”. Además, subrayó que la “solidaridad no es obligada”, por lo tanto, no “se puede plantear esto como un aporte solidario, porque es un impuesto al sueldo para los salarios más altos”. Agregó que con esta medida el gobierno “toma por el camino más corto” y “nuevamente se le impone al salario o al trabajo y no al gran capital”.

Agregó que Lacalle Pou dijo que la solidaridad es “entre todos”, pero en realidad esta medida “no es entre todos”. “Los que vamos a aportar somos los trabajadores, los jubilados y, por suerte, los militares; pero el gran capital, que se ha beneficiado con muchas medidas que está tomando el Poder Ejecutivo ahora, no está comprendido en esta medida que tomó el gobierno”, finalizó.

Las primeras respuestas desde el FA

En una línea similar se manifestaron varios integrantes del FA, que saludaron la solidaridad a la que convocó Lacalle Pou, pero también manifestaron sus discrepancias.

“Si es que pague más quien tiene más ¿por qué solidaridad obligada para los trabajadores y colecta voluntaria para todos los demás?”, se preguntó a través de Twitter la diputada del Movimiento de Participación Popular (MPP) Bettiana Díaz.

“Que pongan el hombro también los de mayor patrimonio y los de muy altos ingresos”, indicó por el mismo medio el candidato a la Intendencia de Montevideo Daniel Martínez:

Por su parte, el también diputado del MPP Daniel Caggiani también pidió al Ejecutivo “una hoja de ruta” y que las medidas no sean “en cuenta gotas”:

Mario Bergara recurrió a un hilo para señalar que no se revelaron los detalles que permitan evaluar realmente las medidas y subrayar que “queda en el aire cómo se va a implementar la solidaridad del empresariado y de los sectores más privilegiados” porque “el aporte tiene que ser de todos y todas quienes estamos en condiciones de hacerlo”. Además, tal como lo ha hecho el PIT-CNT, pidió “un marco de diálogo” del gobierno con los partidos políticos y las organizaciones sociales, para dar “una perspectiva de plan” para que las medidas anunciadas hasta ahora no sean “una sumatoria de planteos que a veces aparecen inconexos”.

Por otra parte, la candidata a la IM por el FA, Carolina Cosse, opinó en la misma línea y dijo que la coalición de izquierda propuso al gobierno propuestas y es sano que el presidente “deje participar”. “Aislarse no suma”, añadió.

.