En la casa de esta pareja hay una tonelada de leña, repartida en montones a los lados de viejas escaleras de mármol, en cada piso del edificio. Romina y Gonzalo viven en un departamento hecho de madera, muy cerca de la azotea, con otra escalera que le suma un segundo piso al hogar.

Cuando nos juntamos para conversar sobre el disco que hicieron juntos parecen inseparables, sentados en un sillón en el que transcurre la mejor parte de sus vidas, con música y una cocina en la que siempre hay algo en el fuego.

Su primera cita, sin embargo, fue por Zoom, en abril de 2020, con la pandemia recién desatada, cuando resultaba más amenazante que nunca habitar un lugar distinto que no fuera el propio. Ya habían conversado por WhatsApp sobre un proyecto ideado por Gonzalo: un disco, Doméstico, con versiones de canciones interpretadas por artistas uruguayos. Romina eligió “Compassion” de Lucinda Williams.

Antes de conocerse, en 2018, Gonzalo Silva había editado Defectos Especiales -el disco de su grupo Empecinado Flores- y Romina Peluffo Obsesa, su primer álbum (en 2020 llegó su segundo, Piel fina).

En mayo de este año ambos músicos agregaron a su discografía Temporal, un EP de seis canciones grabado a dúo, producido por Santiago Peralta y lanzado bajo el sello Little Butterfly Records en formato digital.

“Al principio nos peleábamos bastante”, dice Romina. “Aparte, estamos en pareja. Hubo momentos en que no sabíamos si íbamos a llegar a buen puerto”. “Fue un aprendizaje en cuanto a negociar, reducir un poco el ego y permitir que alguien pueda opinar sobre lo tuyo”, agrega Gonzalo.

Oliverio pasea entre la mesa de desayuno y la tele. El gato, el más dueño de la casa, fue testigo y protagonista de la creación de Temporal, un disco que surgió de forma casual mientras los dos pasaban tiempo juntos probando y escuchando canciones. “Algo que ayudó a nuestra dinámica de trabajo es que Romina se aprende las letras muy rápido; yo tocaba la guitarra y enseguida ella cantaba las letras”, recuerda su novio.

“Me acuerdo de cuando Gonzalo trajo ‘Turistas’. Me encantó porque era como un cuentito, y me alegraba escucharla. Después yo empecé a tirar ideas para cerrar la letra y la terminamos haciendo juntos”, dice Romina sobre la primera canción de los dos que apareció una tarde en esa casa.

La cantante y compositora entiende que su obra es “autobiográfica y confesional” y que con este trabajo en conjunto aprendió una nueva forma de componer: “Gonzalo escribe desde otro lado. Al principio me resultaba raro. Pensaba ‘¿De quién estás hablando?’ Y si no estás contando algo que te pasó a vos, ¿cómo hacés?”, cuenta sobre sus primeras impresiones. “Las letras también pueden tratar de cosas que tal vez no pasaron, pero nos pueden pasar a nosotros, o a otras personas”, dice Gonzalo, que reconoce que su novia -en esta relación complementaria- lo ayudó a simplificar sus composiciones, a sacarle cosas y con la desafiante decisión de quedarse con la primera versión de una melodía.

“Siento que las canciones ya existen y hay que sacar lo que sobra”, explica Romina. “Si una canción te salió así, sin estribillo, ni puente ni nada, perfecto. Tal vez no necesite nada de eso. Me gusta jugar con lo circular de una melodía, con las repeticiones, y para eso muchas veces tenés que romper la estructura clásica de una canción”.

Los dos comparten el gusto por The Beatles. Nevermind de Nirvana fue el disco de la adolescencia de Gonzalo: “Después seguí con el punk español y eso derivó en el indie de Nacho Vegas”. And Then Nothing Turned Itself Inside-Out del grupo norteamericano Yo la tengo es otro de los discos fundamentales en su vida.

Romina elige el Ok Computer de Radiohead entre sus imprescindibles, también pone en la lista el Mediterráneo de Joan Manuel Serrat, “lo escuché mucho de chica, mi madre era muy fan de él y de George Harrison”, y si se trata de The Beatles, se queda con White Album. El día que quedó pronta “Fantasma” Romina se quedó adentro para cumplir con una sesión de psicoterapia por Zoom. “Escribí una cosa”, le dijo Gonzalo, que se había ido a la azotea y volvió con una canción compuesta en poco tiempo. “No, así está bien, no precisa nada más”, recibió como respuesta.

Así fue creciendo este vínculo artístico y el hilo que entrelaza las canciones de Temporal. “Al infierno” es el corte más nuevo del disco y el primero con videoclip: “Todo empezó con una frase de una canción de El Camarón de la isla y Paco de Lucía, ‘Y tú no me respondías’, que dice: ‘Y al infierno que te vayas yo me voy ir contigo’. Nos parecía una idea muy grandilocuente y decidimos jugar con lo contrario de esa idea”, cuenta Gonzalo. “El disco también puede ser parte de un proyecto temporal, y la canción habla de una relación que puede ser temporal. Los juramentos de amor eterno, a veces no se terminan cumpliendo”.

“Ya tenemos cierta edad. No queremos ser cínicos, pero ta, ‘no me jures nada’”, concluye Romina.

Este jueves 21 de Julio a las 20.30 Romina Peluffo y Gonzalo Silva tocan en Enriqueta (Pasaje Prof. Jerónimo Zolesi, Parque Rodó). Invitado especial: Santiago Peralta. Reservas en la página de Instagram del lugar.