Si algo era previsible para la noche del martes en la cancha de Larre Borges era que el equipo que dirige el ingeniero Gerardo Jauri diera batalla. Porque así fue en los tres partidos anteriores de la serie, y porque así es el espíritu de este grupo de jugadores de las alas rojas. No basta con ponerles del otro lado a los campeones defensores, tampoco bastan los 21 puntos de Luis Santos ni los 17 de Donald Sims. Olimpia consiguió competir y tuvo la osadía de llevarse el cuarto partido de la serie de cuartos de final y forzar un quinto y definitivo encuentro.

El resultado fue 81-77, y algunas explicaciones se pueden obtener revisando estadísticas colectivas, como los 20 putos anotados por el ganador tras pérdidas de Biguá, que, dicho sea de paso, lredondeó una mala noche en esa faceta, con 17 entregas de balón, contra apenas nueve del equipo de Colón. La eficiencia olimpista en la defensa, que se tradujo en robos y pérdidas de los de Villa Biarritz, se tradujo en 19 puntos de ataque rápido para los de Jauri, una decena más que los nueve que obtuvieron los dirigidos por Diego Cal por esa vía.

Pablo Macanskas, de Olimpia, en la cancha de Larreborges.

Pablo Macanskas, de Olimpia, en la cancha de Larreborges.

Foto: Ernesto Ryan

Fue un encuentro de muy magros porcentajes de campo. Olimpia anotó 5 de 22 en triples (22%), mientras que Biguá anotó 8 triples, pero tiró 39 veces (20%).

Con más de 20 cambios de liderazgo en el marcador, los primeros tres cuartos estuvieron atravesados por una paridad propia de los playoffs, altos niveles de tensión competitiva y la sensación de que sería un encuentro tanto a tanto hasta el final. Pero no lo fue, porque en el último período un equipo se adueñó del score, ampliando a diferencias de más de 10 puntos, que llegaron a ser 13.

Isaac Hamilton, con 24 puntos, fue el goleador del encuentro, seguido de Brandon Nazione con 15 unidades y 13 rebotes. Con 13 puntos terminaron Abel Agarbado y Juan Viana.

Hinchas de Olimpia, en la cancha de Larreborges.

Hinchas de Olimpia, en la cancha de Larreborges.

Foto: Ernesto Ryan

El partido valió la supervivencia para Olimpia, que ahora buscará dar el batacazo el próximo lunes a las 22.15 en el Palacio Peñarol. En el partido de primera hora se cerrará la otra serie que viene igualada 2-2, entre Urupan y Trouville, a las 20.00.

Este jueves, en Larre Borges, Malvín buscará desde las 21.15 llevar otra serie a quinto encuentro cuando enfrente a Peñarol, que de momento gana 2-1. El viernes, a las 21.15, regresará con el tan esperado tercer partido la serie que tiene al clásico más populoso del básquetbol uruguayo: Goes-Aguada. Por el momento están 1-1 e iban a jugar el jueves, pero el fallecimiento de Alejandro Mazzeo, presidente de Aguada, fue la razón de la postergación por 24 horas.