En octubre de 2020 las horas mensuales asignadas al cirujano y director del Hospital de Maldonado y San Carlos, Guillermo Acosta, en calidad de cirujano retén de guardia, fueron 576, a las que deben sumarse las 160 horas presenciales (40 por semana) que cumple como director del hospital.

En suma, Acosta habría trabajado más horas que las que tiene un mes. Eso sin contar las que también dedica a su labor en los sanatorios Mautone y Cantegril y como profesor de Medicina en la Universidad Claeh, con sede en Punta del Este.

Acosta asumió el cargo de director del Hospital de Maldonado y San Carlos el 10 de julio de 2020. Con motivo de su designación, en una conferencia de prensa aseguró que iba a llevar el cargo “lo mejor posible, con honradez y con mucho trabajo”.

Sin embargo, desde el inicio de su gestión se observa un marcado ascenso en los honorarios que cobró por guardias de cirugía en ambos hospitales, según los datos de los recibos de sueldos a los que accedió la diaria.

Además de su sueldo como jerarca del hospital, según consta en un recibo de la Comisión de Apoyo del 7 de agosto de 2020, Acosta cobró 40.730 pesos adicionales por honorarios de guardias. En otra factura, con fecha del 7 de octubre de 2020, ese mismo concepto por honorarios aumentó a 125.625 pesos, y en los recibos de febrero y marzo de 2021 alcanzó la cifra de 156.222 pesos.

Por otra parte, desde que comenzó la crisis sanitaria, el Hospital de Maldonado no ha advertido sobre una emergencia asistencial que justifique la contratación de cirujanos de guardia y en el Hospital de San Carlos no se realizan operaciones de emergencia, ya que no cuenta con las condiciones apropiadas. Tampoco se abrieron convocatorias al resto de los cirujanos, ni se realizó un llamado a licitación.

Otra de las presuntas irregularidades, según las fuentes del sector de la salud consultadas, es que el cargo que ocupa Acosta en la dirección del hospital implica una dedicación total; sin embargo, luego de su designación como director no renunció a sus trabajos en los dos centros privados y no hay registros de que ASSE lo haya autorizado para continuar con su labor en dichos centros.

“Si tiene asignadas horas en un lugar donde no se hacen cirugías [San Carlos] es porque no las está cumpliendo. Lo grave es que sea él mismo quien se adjudica esas horas”, expresó el diputado del Frente Amplio Eduardo Antonini, quien en marzo elevó un pedido de informes, casi simultáneamente a Sebastián Cal, diputado de Cabildo Abierto.

En aquel momento, Cal dijo que se trata de una “irregularidad grave que debería generar una investigación administrativa” y descartó que la denuncia tenga algún vínculo con la situación que se originó tras la remoción del representante de Cabildo Abierto en el directorio de ASSE Enrique Montagno.

Los diputados pretenden determinar si Acosta recibió esos honorarios con la anuencia de las autoridades, o si, en cambio, se los atribuyó a sí mismo. En primera instancia, quien autoriza las contrataciones y la remuneración es la Comisión de Apoyo, que depende de Acosta.

“En medio de la pandemia se asignan recursos para una guardia innecesaria, cuando podrían destinarse insumos y más personal calificado. Se despilfarra el dinero público, que debe estar destinado a la emergencia sanitaria”, sentenció Antonini.

El diputado del FA indicó que hasta el momento aún no hubo respuesta a los pedidos de informes, ya que continúan dentro de los plazos legales. No obstante, cuestionó que las autoridades de ASSE no se hayan comunicado con los diputados para ofrecer una respuesta y que no hayan iniciado una investigación administrativa.

“Queremos saber si los superiores, tanto la directora de la Región Este de ASSE [Laura Ayul] como la gerencia general del órgano y el directorio de ASSE estaban al tanto de esto. En ese sentido, preocupa que ASSE no haya iniciado una investigación administrativa luego de que se enviaron los pedidos de informes”, agregó.

Este martes, durante una visita al hospital Elbio Rivero, de Maldonado, el presidente de ASSE, Leonardo Cipriani, respaldó a Acosta. Cipriani admitió que estaba al tanto de la situación y de los pedidos de informes de los diputados Antonini y Cal.

El presidente de ASSE señaló que los pedidos están siendo estudiados por el área de recursos humanos para poder responderles a los diputados, y agregó que los honorarios no corresponden a horas autoadjudicadas, sino que fueron asignadas mediante el Decreto 500 de ASSE, sobre la Aprobación del procedimiento administrativo y disciplinario aplicable al funcionario público de la Administración Central.

Según esta disposición, se “agiliza y da flexibilidad” al evitar “la realización o exigencias de trámites, formalismos o recaudos innecesarios o arbitrarios que compliquen o dificulten” los procedimientos administrativos de ASSE.

En ese sentido, explicó que, con base en dicho artículo de 2009, “se da un complemento de horario por función”, en este caso al director. Aseguró que hasta el momento, de acuerdo a los documentos a los que tuvo acceso, no habría irregularidades.

“El primer informe que tengo marca que está todo dentro de la normalidad y todo dentro del decreto, en el hospital de Río Branco y en el de Minas hay una situación similar”, contestó. Asimismo, destacó que “lo bueno de esto” es que les permite “rever” estas situaciones, porque deben actuar “siempre dentro de la normativa”, agregó.

Consultado por la diaria acerca de la denuncia de los diputados, Acosta dijo que no dará declaraciones a la prensa y que responderá “por la vía administrativa”.