Sobre un artículo publicado en La Diaria el 31 de diciembre, quiero aclarar:

  1. Que en la actualidad no soy asesor formal de ningún candidato ni precandidato en ninguno de los ámbitos de la vida político-partidaria.

  2. Que mi único vínculo formal actual -fuera del ejercicio de la medicina- es gremial en el SMU como Director de la Unidad de Negociación.

  3. Que entiendo que existe un conflicto de interés en el ejercicio de mi cargo gremial con la actividad formal en cargos de asesoría o de otro tipo en entidades político partidarias y/o en cargos jerárquicos en instituciones empleadoras de trabajo médico.

  4. Que como ciudadano y en el entendido que la labor que desarrollo me ha permitido acumular conocimientos e ideas acerca del rumbo que creo deseable para el futuro del sector salud, considero que tengo derecho a intercambiar mis ideas y expresar mi forma de ver con cualquiera que me lo solicitara, sea del sector político que fuera, con la condición de no hacerlo en plano de un asesoramiento formal.

  5. Que soy adherente al FA, que he militado en el FA desde los 14 años y que he participado de los programas de gobierno desde la misma fecha; a su vez, dejo constancia una vez más que estoy con licencia por tiempo indefinido como suplente en el Senado mientras siga con mi cargo en el SMU, demostración esta que pone en evidencia mi concepción acerca de la necesidad de evitar superposición de cargos y actividades que pudieran significar un potencial conflicto de interés.

  6. Que desde hace un par de meses he participado de algunas reuniones invitado por un grupo de personas con las que hemos reflexionado sobre lo que puede ser lo mejor para el SNIS y la salud en un futuro mediato, en perspectiva de 10 a 15 años, toda gente cercana a Daniel Martínez, lo cual, una vez más, no me hace ser su asesor formal de campaña ni de otro tipo.

  7. Finalmente, y para evitar distorsiones y oportunismos -que suele haber-, dejar constancia que con el equipo de negociación del SMU, tanto en 2017 como en 2018, hemos alcanzado importantes logros que son tangibles para el colectivo médico y para los usuarios, de modo que me remito a ellos para quienes estuvieran pretendiendo levantar suspicacias.

Sin más, Saludos cordiales y feliz año.

Nota de la redacción:

La salud y los precandidatos

En la nota “¿Quiénes asesoran a los precandidatos en materia de salud?”, publicada en la anuaria del 31/12/2018, difundimos nombres de especialistas que son tomados como referencia por los precandidatos a la Presidencia de la República al momento de abordar temas vinculados a la salud.

A raíz de declaraciones públicas de algunos involucrados, aclaramos que la nota fue elaborada tras la consulta a los precandidatos y a sus entornos más cercanos. De la información recabada no se debería concluir que fueron designados formalmente como asesores (entre otras cosas, porque no es algo que los precandidatos hagan oficialmente, menos a esta altura de la campaña). Todas fueron mencionadas como personas de referencia al momento de armar sus bases programáticas y, en algunos casos, también porque han participado en reuniones temáticas convocadas por los propios precandidatos.